OFENDIDOS

OFENDIDOS
EFE
Mikel Labastida
MIKEL LABASTIDA

Ya suponían Buenafuente y Silvia Abril que les crecerían ofendidos por todas partes después de presentar la gala de los Goya. Es inevitable que suceda hoy en día ante cualquier acontecimiento. Por eso en los anuncios previos a la ceremonia hacían humor con eso. Lo que no imaginaban era qué motivos empujarían a algunas personas y colectivos a sentirse dolidos. Eso es realmente complicado de predecir. Por ejemplo, la lógica invita a pensar que nadie puede encontrar ninguna pega a la actuación de Rosalía, que interpretó una preciosa versión del «Me quedo contigo» de Los Chunguitos. Pues como nunca llueve a gusto de todos surgió una asociación de gitanas feministas para acusar a la cantante de haber despojado el tema musical de su carácter original, lo que para ellas es una 'desgitanización' en toda regla. Y se armó. Por más que hasta Los Chunguitos hayan salido a defender a la artista, la formación se ha mantenido en su postura férrea de ofenderse. Y no ha habido desofendedor que las desofenda.

A estas se unieron los admiradores de Blas de Lezo, que se mostraron muy contrariados porque Cobeaga dijo que no tenía interés ninguno en rodar una película sobre su figura. Es curioso porque la mayoría de los que protestaban presumían de no ir nunca a ver cine español, pero aún así les escocía la negativa del director. Tal vez puedan proponer el proyecto a Clint Eastwood o Mel Gibson, cineastas a los que muchos de ellos confesaban sentirse más cercanos. En el bando de los ofendidos tras los Goya se encuentran también, por distintos motivos, defensores de Israel, seguidores de Amaia y 'haters' de 'Campeones'. Todo muy variado.

Merece la pena destacar además que durante el fin de semana ha surgido un nuevo rol, el ofendido prematuro, el que se molesta antes de que suceda el acto. Fue lo que ocurrió cuando Évole anunció que iba a entrevistar a Maduro. Y como en los tiempos actuales todo va tan deprisa hubo quien consideró urgente ofenderse cuanto antes, como si diesen premio al primero. Luego la entrevista resultó impecable, pero había quien alegaba que había sido simplemente una medida preventiva.