De temporada: melocotón

De temporada: melocotón

Es una de las frutas estrellas del verano que, además de servir de postre, puede aparecer en exquisitos platos salados

ISABEL LÓPEZ

Llegaron al mercado en mayo y no nos abandonarán hasta finales de septiembre. Los melocotones, con sus variedades de nectarinas y paraguayos, son la fruta veraniega por excelencia junto a la sandía y el melón. Podemos elegirlos rojos, amarillos, grandes o más pequeños, de carne más o menos compacta, pero cuando son de calidad todos comparten un olor suave, aromático y afrutado. El melocotón se consume sobre todo como postre. En crudo, muchas personas pelan la fruta porque no les gusta su textura aterciopelada, aunque en ella se encuentran la mayor parte de las vitaminas; con lavar bien el melocotón antes de consumirlo es suficiente. Además, el melocotón brinda postres como helados, sorbetes y tartas. Simplemente asados en el horno y bañados con un yogur natural batido con un poco de pimienta rosa constituyen un postre diferente y ligero para el verano.

Como ocurre con otras frutas, el melocotón se ha ido introduciendo en los recetarios de cocina para combinarlos con otros alimentos, sobre todo en platos salados. La lista es larga e incluye aperitivos para ir abriendo boca: con quesos frescos y pan de centeno, la alianza resulta espectacular. Si utilizamos melocotones en almíbar y los rellenamos de atún en conserva obtendremos un sabor inesperado. Y fresco de nuevo el melocotón ofrece sugerentes ensaladas si las unimos a jamón serrano, a nueces con una salsa de yogur o a espinacas y queso feta.

En platos calientes, esta fruta, pasada por el horno, acompaña perfectamente la carne de pollo, de pato o de cerdo, sea lomo o costillas. Si cocemos los melocotones y los trituramos obtendremos una salsa ideal para esas carnes pero también para una lubina al horno. Y son un relleno perfecto, junto a una lámina de queso, para unos filetes de carne. Hay muchas opciones para todos los gustos.

Tempraneros y tardíos

Los primeros melocotones llegaron a las fruterías procedentes de Sevilla, Huelva y Valencia. En estas semanas abundan más los de Murcia, Extremadura, Barcelona y Tarragona, y en septiembre los cultivados en Lleida y Aragón, incluidos los muy valorados de Calanda, que cuentan con denominación de origen. Estos melocotones 'pata negra', de color amarillo crema o pajizo, son embolsados, uno a uno en el propio árbol en los últimos dos meses de crecimiento, lo que garantiza que la fruta no entra en contacto con agentes externos ni productos fitosanitarios. Además, el melocotón proporciona un plato frío sorprendente para los días de calor. Hay que utilizar medio kilo de melocotones, una vez pelados y deshuesados, y la misma cantidad de tomates, además de un pimiento verde pequeño, cebolla y varios dientes de ajo (el número depende del gusto de cada cual). Troceados los ingredientes se ponen en el vaso de la batidora con vinagre de manzana y aceite de oliva y se tritura bien hasta obtener una crema fina; después se añade la sal. Un par de horas en el frigorífico serán suficientes para que el gazpacho esté listo para comer.