Una princesa y un general golpista se enfrentarán por el poder en Tailandia

Una princesa y un general golpista se enfrentarán por el poder en Tailandia

La hermana mayor del rey y el actual primer ministro se verán las caras en las elecciones del 24 de marzo, las primeras desde 2011

ZIGOR ALDAMASHANGHÁI

Hace ya muchos años que la política tailandesa es un circo en el que las piruetas de sus acróbatas resultan cada vez más peligrosas. Pero nunca antes se había visto un salto con más tirabuzones que el protagonizado en las últimas horas por Ubolratana Mahidol, la hermana mayor del rey Maha Vajiralongkorn. A sus 67 años, esta mujer a la que todo el mundo se refiere como princesa, aunque no ostenta oficialmente ese cargo por haberse casado en 1972 con un extranjero -un estadounidense del que se divorció en 1998-, ha decidido presentarse como candidata a primera ministra en las elecciones generales que el país celebrará el próximo 24 de marzo.

Es la primera vez que un miembro de la realeza tailandesa busca ponerse al frente del Gobierno, y el asunto es todavía más enrevesado. Porque Ubolratana representará al partido Thai Raksa Chart, que está alineado con el ex primer ministro Thaksin Shinawatra. Ese polémico político, considerado representante de las zonas rurales, gobernó entre 2001 y 2006, momento en el que los militares protagonizaron un golpe de estado que lo abocó al exilio. Su hermana, Yingluck Shinawatra, corrió una suerte similar: gobernó entre 2011 y 2014, cuando la actual Junta Militar se la quitó de encima con otro golpe de estado. También huyó de Tailandia antes de ser condenada a cinco años de cárcel.

Ahora Ubolratana tendrá que hacer campaña contra el general golpista que ostenta el cargo de primer ministro, Prayuth Chan-ocha, y que también ha confirmado que se presentará a las elecciones como candidato del Partido Palang Pracharat, que muchos consideran sucesor de la Junta. Curiosamente, la formación política cuya enseña abanderará la 'princesa' es más cercana al sentir republicano, mientras que la de Prayuth es muy monárquica.

El combate se presenta apasionante, pero todavía no es seguro que se lleve a cabo. Porque ya ha habido críticas a la elección de Ubolratana como candidata. Entre ellas, por parte del propio rey del país, que ha manifestado que se opone a que su hermana se presente a las elecciones. Por su parte, el líder del Partido Popular por la Reforma, Preechaphol Pongpanit, cercano también a los militares, interpuso una queja ante la Comisión Electoral Central alegando que la ley prohíbe que los partidos políticos utilicen a la monarquía con fines electorales. La duda que la Comisión tendrá que resolver antes de dar el visto bueno a la candidatura es si Ubolratana debe ser considerada como parte de la familia real, aunque en 1972 ya se apartó de la misma, o si no es más que una ciudadana normal y corriente, como ella misma afirma.

«Quiero dejar claro que no tengo ningún título real y que vivo como una plebeya. Por eso, quiero ejercer los derechos y las libertades que me concede la Constitución como tal», escribe Ubolratana en una publicación de Instagram en la que también agradece el apoyo recibido desde que se hizo pública su nominación como candidata. «Estoy profundamente emocionada. Quiero que tengamos todos la oportunidad de construir juntos una era de felicidad en nuestro país. Estoy dispuesta a hacer los sacrificios necesarios para llevar a Tailandia hacia el progreso y la prosperidad», apostilla la hermana del rey, que ha protagonizado películas, e incluso divertidos vídeos navideños disfrazada de Santa Claus.

El Partido Avanzar hacia el Futuro, por su parte, critica que los candidatos no sean miembros del Parlamento, exige la dimisión de Prayuth antes de los comicios, y muestra su preocupación sobre las condiciones en las que se celebrarán. «No se cumplen los estándares internacionales», denuncia la formación. No en vano, los más críticos con Prayuth temen que la votación sea una farsa para legitimar a los golpistas en las urnas y perpetuar así el régimen que impusieron hace un lustro.

Él lo niega. «Debe haber un gobierno y un líder de ese gobierno que estén legitimados y reconocidos por el pueblo, que pongan el interés del público por encima del interés personal, y que estén dispuestos a trabajar por la prosperidad de los ciudadanos», ha afirmado Prayuth al dar a conocer su candidatura este viernes. «Estoy dispuesto a sacrificar mi vida para proteger al país y estoy convencido de que podré sumar fuerzas con otros ciudadanos para desarrollarlo y avanzar en paz, unidad, y sin provocar mayor conflicto social», ha añadido en tono más marcial.

En cualquier caso, la concurrencia a las elecciones del general golpista y el terremoto político que ha desatado la princesa Ubolratana con su candidatura no parecen los mejores ingredientes para la calma social. Y conviene recordar que los dos golpes de Estado que Tailandia ha sufrido este siglo son pocos comparados con la docena de ocasiones en las que el Ejército ha asaltado el poder desde que, en 1932, el país abolió la monarquía absolutista y aprobó su primera Constitución. La mayoría concuerda en vaticinar que tampoco serán los últimos.

 

Fotos

Vídeos