El presidente de Colombia: «Nuestro deber es acabar con la dictadura de Maduro»

Iván Duque (d) escucha el himno de Colombia. /
Iván Duque (d) escucha el himno de Colombia.

Iván Duque aprovecha la inauguración de la asamblea de la OEA para lanzar un llamamiento a «liberar» el país caribeño

DAGOBERTO ESCORCIABogotá (Colombia)

Liberar a Venezuela del Gobierno de Nicolás Maduro, elevar la atención a la crisis migratoria de su pueblo y una invitación a innovar en el multilateralismo fueron los temas principales abordados por Iván Duque, presidente de Colombia, en su discurso de inauguración de la 49º Asamblea General de la OEA (Organización de Estados Americanos), que se celebra en la ciudad colombiana de Medellín. «No podemos mirar a la lejanía lo que realmente está ocurriendo. Nuestro deber es acabar con la dictadura, doblegarla y liberar a los venezolanos. La OEA debe ser capaz de denunciar a tiempo las 'dictocracias'», afirmó el mandatario.

Estaba anunciado que Venezuela iba a centrar la reunión de los 35 países pertenecientes a la OEA, aunque en el programa figure también un debate sobre la grave situación por la que atraviesa Nicaragua. La nueva ofensiva de Duque sobre Maduro pareció una respuesta inmediata a las acusaciones del líder chavista sobre otro intento de asesinarlo en un plan ideado por el líder opositor, Juan Guaidó, con la ayuda de Estados Unidos, Colombia y Chile. El supuesto plan, que fue abortado por la fuerzas de seguridad bolivarianas, ha terminado con varios militares y oficiales detenidos.

En la 49ª Asamblea de la OEA asisten también 17 representantes de trece países de la UE, cuya principal misión será observar que hace el Gobierno de Duque con los más de 300 excombatientes de las FARC que se acogieron al acuerdo de paz e intentan reincorporarse a la vida civil. La capacitación y reincorporación de estos antiguos guerrilleros es un proyecto financiado por el Fondo Europeo para la Paz, que actualmente cuenta con 125 millones de euros.

Exmiembros de las FARC

Duque es consciente que durante la asamblea también se producirán protestas de ONG y preguntas de algunos de los países participantes sobre la situación de los líderes sociales y defensores de los derechos humanos que cada día son amenazados y asesinados en Colombia. El presidente se adelantó ayer a ellas y dictó veintitrés medidas para reforzar la seguridad de los ex FARC.

Bajo el lema de «el que la hace la paga», el presidente advirtió de que «a todos los criminales que están detrás de asesinatos de líderes sociales, excombatientes y de cualquier colombiano los vamos a enfrentar porque este Gobierno tiene un compromiso con la legalidad». Entre las medidas adoptadas, Duque anunció la creación de un Centro Integrado de Información y Coordinación que evaluará las amenazas y condiciones de seguridad, así como también un decreto de control de riesgo y un cuerpo de élite de la Policía que investigará los 133 homicidios cometidos contra excombatientes.