El independentismo mantiene la incógnita sobre el futuro de sus diputados presos

El presidente de la Generalitat, Quim Torra (d), junto al conseller de Territorio de la Generalitat, Damià Calvet (i), a la salida este miércoles del centro penitenciario de Soto del Real. / Luca Piergiovanni (Efe)

El presidente del Parlament, Roger Torrent, insta a Sánchez a reunirse con Junqueras en la cárcel

CRISTIAN REINOBarcelona

El independentismo no quiso aclarar este miércoles cuál será su posición en el caso de que los cuatro diputados electos que están en prisión -Oriol Junqueras (ERC) y los postconvergentes Jordi Sànchez, Jordi Turull y Josep Rull- puedan ser suspendidos de sus funciones una vez recojan su acta. .

La exconsejera de la Presidencia de la Generalitat, Elsa Artadi, candidata de JxCat al Ayuntamiento de Barcelona, señaló que, en lo que respecta a los dirigentes postconvergentes, su intención es cesar como diputados en el cámara catalana para poder ser diputados en las Cortes. Mientras que el presidente del Parlament, Roger Torrent, aseguró que Junqueras recogerá su acta para poder ejercer su función. Aún se desconoce si el Supremo dará permiso a los diputados electos para salir de prisión y poder recoger su acta en el Congreso, pero el hecho de que el Alto Tribunal haya dejado libre la fecha del 21 de mayo enla agenda del juicio da pistas de que podrían recibir la autorización. Una vez recojan sus actas como parlamentarios, el Tribunal Supremo podría solicitar al Congreso la suspensión de sus funciones, como ya les ocurrió en el Parlamento catalán, de acuerdo a la aplicación del artículo 384 bis de la ley de Enjuiciamiento Criminal, que prevé la suspensión de cargo público para los procesados por el delito de rebelión como es su caso.

Los secesionistas no quieren dar pistas. Pero el Gobierno les mira de reojo, pues ya ha hecho sus cálculos y ha llegado a la conclusión de que si son suspendidos y no pueden delegar su voto, la mayoría absoluta requerida para la investidura bajaría de 176 a 174 y en consecuencia Pedro Sánchez podría ser investido en primera ronda con el voto de Podemos, Compromís, PNV, el Partido Regionalista Cántabro y Coalición Canaria, dejando a JxCat y ERC al margen. La situación sería distinta si los soberanistas decidieran correr la lista tras la suspensión de los diputados.

En la Cámara catalana, de hecho, la suspensión de los diputados procesados ha provocado un cortocircuito en la gobernabilidad pues JxCat y ERC, tras el desmarque de la CUP, han perdido la mayoría absoluta. En este caso, provocada también por la negativa de Puigdemont y de los diputados de JxCat de acatar la suspensión y asumir su sustitución para las votaciones, como sí han hecho Junqueras y Romeva (ambos de ERC).

Un gesto del candidato

JxCat y ERC, por tanto, corren el riesgo de no ser necesarios para la investidura. Aun así, los independentistas piden gestos a Pedro Sánchez. El presidente de la Generalitat, Quim Torra, le reclamó el martes que retome el diálogo con los secesionistas en el punto donde lo «dejaron». Es decir, en el acuerdo de Pedralbes y en la creación de una mesa de diálogo que estuviera supervisada por un relator. Torra visitó este miércoles a los presos.

Elsa Artadi reiteró este miércoles el emplazamiento a Sánchez, que a las primeras de cambio, ha excluido a los secesionistas de la ronda inicial de contactos con las fuerzas tras el 28-A. «Nosotros en el diálogo siempre estaremos, siempre hemos estado y seguiremos estando siempre ahí, por lo tanto depende de Pedro Sánchez la voluntad de dialogar y de encontrar una solución política a lo que es un problema político», dijo Artadi. «Tiene que decidir si va hacia la represión o si va hacia el diálogo», remató. ERC también reclamó guiños a Sánchez. Roger Torrent emplazó a Sánchez a reunirse con Oriol Junqueras en prisión como gesto de voluntad de diálogo.