Entrenador de fútbol, estudiante de Derecho... y alcalde a los 20 años

Los padres de Julen han sido concejales /
Los padres de Julen han sido concejales

Así es Julen Karrion, el alcalde más joven de Bizkaia (PNV). Mañana coge la makila de Murueta tras desbancar al que ha sido el gobernante durante 24 años

Yolanda Veiga
YOLANDA VEIGA

La investidura de este sábado (12.00 horas) es un trámite. Y un hito porque cambian de alcalde después de 24 años. Pero el verdadero examen, el primero, será la sardinada de la víspera de San Juan, que con estas cosas también se juzga el quehacer de los gobernantes en los pueblos pequeños. Y Murueta lo es: 309 habitantes. «Es una fiesta muy importante, hay sardinas y chorizada. Así que hay que empezar a prepararla desde ya». Habla el nuevo alcalde, Julen Karrion, del PNV. En su currículum político, dos subrayados: le ha arrebatado la alcaldía a Javier Ondarza, de la plataforma vecinal Muruetako Independiente Taldea (MIT), que gobernaba desde el 95. Y es el alcalde más joven de Bizkaia: 20 años cumplidos el 17 de febrero. Vamos, que Javier ya gobernaba cuando Julen no había siquiera nacido.

Por un pelo la primera vez que va a votar no se vota a él mismo. Porque Karrion se estrenó como votante en las generales del 28 de marzo. En las del 26 de mayo lideraba la lista del PNV, en las que años atrás han ido sus padres. «Aita y han ama han sido concejales en la oposición, mi ama precisamente en la última legislatura». Así que su victoria es también la de una familia de partido. De partido y de mar, porque Julen sale a pescar, siguiendo una tradición que inició su padre. «Ahora viene él conmigo. Pescamos chicharros, verdel, lubina, a veces chipirón... Pero en plan 'chominguero' ¿eh? Cocina él, que siempre ha tenido buena mano en la cocina, pero el pescado me encargo de limpiarlo yo siempre. Es lo primero que me enseñó cuando empecé a salir con el batel por Bermeo, Mundaka...».

«Salgo con mi aita a pescar. Yo limpio los chicharros, los verdeles, las lubinas... y luego cocina él»

Con la política y la pesca le ha seguido los pasos al padre. Pero no le ha hecho caso con su empeño de que estudiara Medicina. «Tanto mi aita como mi ama son enfermeros y querían que estudiara Medicina, pero he elegido Derecho». Estudia en Deusto y justo ayer le dieron la última nota. «He aprobado todas». Su hermana también estudió para abogada, pero trabaja como profesora. Se va a perder la legislatura del hermano pequeño porque en unos meses se marcha a Estados Unidos por un tiempo.

Le cuesta ver a Julen con la makila de mando. Pero no será porque no fuera encaminado, que desde los 17 forma parte de la Junta municipal de Forua y Murueta. El PNV le confió este año presentar una alternativa sólida a los independientes, que han gobernado las últimas seis legislaturas. Y, un poco contra pronóstico, ha salido elegido. «Tanto Javier, el alcalde, como yo estábamos en el recuento. Sabíamos que íbamos a mejorar pero llegar a tanto...». El PNV obtuvo 127 votos el pasado 26 de mayo, 66 más que en los anteriores comicios municipales. Y MIT 114 (34 que menos). El tercer partido que se presentaba, el PP, no obtuvo ninguna papeleta. Así que aquí la política es cosa de dos.

«Seguiré yendo al pintxo-pote de los jueves en Gernika con la cuadrilla»

«El primero en felicitarme fue el propio Javier. Se acercó, me dio la mano y me dijo: 'Zorionak Julen'. Yo le dije que con su experiencia y mi ilusión íbamos a hacer muchas cosas por Murueta». Esas cosas son «farolas, mejorar la limpieza, el reciclaje...», que suenan a pequeñas pero dominan la actividad municipal en los pueblos como el suyo, donde el alcalde lo es pero sin sueldo más allá de las dietas. «Soy ahorrador y me saco un dinerillo entrenando al fútbol. Cuando necesito comprar algo me ayudan aita y ama».

Los 'colores' de Julen son el azul y el amarillo del escudo del pueblo. Pero tiene otros 'colores' también: el verde, blanco y rojo del Urdaibai, el equipo que entrena después de que una lesión de espalda le apartara del arbitraje. «Cuando entré a jugar eran obligatorias las clases de arbitraje para conocer las reglas y tal. Y me gustó el mundillo. Lo tuve que dejar y ahora entreno al equipo cadete». Será que este es su año, porque Julen los ha subido de categoría. «Hemos ganado la Liga de Bizkaia y ascendido a Primera Cadete».

- ¿También es del Athletic?

- Sí, sí. De vez en cuando voy a San Mamés. Me gusta De Marcos porque es muy trabajador. Lo hace todo por el equipo.

Y en esa línea va también el discurso que va a estrenar como alcalde mañana. «Tenemos cuatro concejales, tres mujeres y yo. Una de ellas, por cierto, también muy joven, que solo tiene 21 años. Los independientes son tres. Pero yo siempre digo que siete hacen más que cuatro y tres. Vamos a gobernar con la mano tendida». Otra cosa es que los interpelados recojan el guante. «No sabemos qué van a hacer, si van a presentar a su candidato mañana o no».

Lo hagan o no, Julen tiene el sillón garantizado. Y una legión de fieles también porque en la cuadrilla están encantados. «Cuando se enteraron de que me presentaba a la Alcaldía no se lo creían. Están muy contentos».

- Siendo uno alcalde, ¿se acabaron las salidas nocturnas?

- No, en absoluto. Uno es alcalde, pero sobre todo es persona. Los jueves seguiré yendo al pintxo-pote en Gernika. Y los sábados por la noche, a cenar con la cuadrilla y a tomar algo después. No he hecho burradas nunca de noche, así que tampoco las voy a hacer ahora.

- Y la carrera, ¿va a poder asitir a clase?

- La idea es ir todo lo que pueda, pero alguna vez tendré que faltar. Ya lo he hablado con los profesores, es el primer alumno alcalde que tienen, jaja. Y me han dicho que me van a poner facilidades.

El alcalde a examen, ¿sabes cuál es la tasa de paro del pueblo?

Aprovechando que tiene fresco lo de hincar codos, examinamos a Julen Karrion. No de Derecho, de cosas del pueblo. La primera, la tasa de paro de Murueta. «Umm... hice un trabajo en una ocasión, no sé exactamente el porcentaje, pero es bajo, menos del 10%». Aprobado, es un 7,5%. Una más difícil, la edad media de la población de Murueta. Se toma unos segundos... «Cuarenta y tantos supongo. ¿46 quizá?». Cerca, 42 y medio. Y la última, para nota. La renta media por habitante. «A una media de dos mil al mes, ¿24.000 euros al año?». En esta no le damos el aprobado, que se ha pasado por mucho, son 19.392 euros.