Podemos advierte de que es «determinante» para dar mayorías en el Ayuntamiento de Vitoria

Óscar Fernández cedió su voto en la jornada electoral del domingo./E. Podemos
Óscar Fernández cedió su voto en la jornada electoral del domingo. / E. Podemos

El concejal Óscar Fernández afirma que aunque PNV y PSE pacten, la coalición tendrá «la llave» para cuestiones como aprobar presupuestos

María José Pérez
MARÍA JOSÉ PÉREZ

Los resultados de las elecciones municipales de Elkarrekin Podemos, con tres concejales en Vitoria, convierten a la coalición de Podemos, Ezker Anitza y Equo Berdeak en «una fuerza determinante», ha resaltado su concejal Óscar Fernández. El PNV y el PSE, que si pactan se quedarán a uno de la mayoría absoluta, «van a tener que mirar a otras fuerzas para aprobar cuestiones tan estratégicas como presupuestos u ordenanzas fiscales. Y Elkarrekin Podemos tiene la llave», ha insistido.

Arantxa Abecia, portavoz de la formación en las Juntas Generales, ha asegurado sobre posibles pactos que «no desistimos de pensar que hay una posibilidad entre las fuerzas de izquierda, progresistas: el Partido Socialista, EH Bildu y nosotros mismos. Pero a ver el PSE para dónde se decanta, que tendrá que explicar a sus votantes porqué prefiere pactar con el PNV, si lo hace».

En este sentido, el número tres de la confluencia en el Ayuntamiento, ha indicado que «veremos a ver cuál es la portura de los socialistas. Una vez que se desvele su postura, nosotros también actuaremos en consecuencia».

Sobre los resultados electorales, Fernández se ha mostrado satisfecho pese a la pérdida de votos porque «nos hemos consolidado. Contamos ya con un suelo electoral sólido y reconocible que ha quedado afianzado» con tres concejales.

Arantxa Abecia, por su parte, ha reconocido los malos resultados obtenidos por la coalición en las elecciones forales. Entre las razones para justificar la pérdida de 13.000 votos, se ha referido al «efecto Sánchez, que ha beneficiado al PSE de una forma que ni ellos mismos se esperaban. Mucho del voto que recibimos en 2015 ha ido posiblemente al PSE», ha afirmado.

También ha admitido que las desavenencias internas en Elkarrekin Podemos han podido influir en los resultados y que la campaña se ha gestionado de forma polarizada entre el PNV y EH Bildu, y ha sido «difícil encontrar un hueco» para exponer el programa.