Música económica

'If I Were A Rich Man': una buena papada y una escalera para enseñar

Una imagen de la adaptación cinematográfica de 1971./
Una imagen de la adaptación cinematográfica de 1971.

En su retrato de los sueños de un humilde lechero judío, la canción de 'El violinista en el tejado' satiriza la ostentación y los privilegios de las clases altas: «Cuando eres rico, creen que sabes»

CARLOS BENITO

Canciones sobre el deseo de ser rico hay un montón, pero pocas desarrollan el asunto de manera tan exhaustiva (y tan hilarante) como el clásico 'If I Were A Rich Man', el 'Si yo fuera rico' de toda la vida. La compusieron el letrista Sheldon Harnick y el músico Jerry Bock como parte del musical 'Fiddler On The Roof' ('El violinista en el tejado'), de 1964, y se convirtió en la más popular del lote, versionada en incontables ocasiones con mayor o menor gracia. La historia que contaba el libreto obliga a ir todavía más atrás en el tiempo: la acción se situaba a principios del siglo XX en la Zona de Asentamiento del Imperio Ruso, la franja más próxima a Europa, en la que estaba permitida la residencia a los judíos, y relataba la historia de Tevye, un pobre lechero con cinco hijas y un caballo cojo.

'If I Were A Rich Man' tiene un prólogo hablado muy relevante, en el que Tevye se dirige a Dios: «Hiciste mucha, mucha gente pobre. Me doy cuenta, por supuesto, de que ser pobre no es ninguna vergüenza, pero tampoco es un gran honor. Así que... ¿habría sido tan terrible si yo hubiese tenido una pequeña fortuna?». Y, a partir de esa pregunta, empieza a desarrollar su ensoñación sobre todas las cosas que podría hacer si la vida le hubiese provisto de fondos más abundantes. «No tendría que trabajar duro», repite varias veces a lo largo de la canción, porque lo primero es lo primero, pero además va trazando proyectos más concretos. Empieza por lo material, con ínfulas de nuevo rico, en una estrofa que satiriza el gusto por la ostentación de tantas familias privilegiadas: «Construiría una casa grande y alta con habitaciones por docenas, / justo en mitad de la ciudad. / Un buen tejado de zinc y debajo suelos de madera de verdad. / Habría una larga escalera solo para subir / y una todavía más larga para bajar / y una más que no llevaría a ninguna parte, solo para enseñar. / Llenaría el patio de pollos y pavos y gansos y patos / para que la ciudad los viese y los oyese».

A continuación, el fabulador Tevye le da vueltas a lo feliz que sería su mujer: «Veo a mi esposa, mi Gilde, con aspecto de esposa de rico, / con una papada como debe ser, / supervisando todas las comidas que quiera. / La veo dándose aires y luciéndose como un pavo real. / Oh, qué contenta está / gritando a los sirvientes día y noche». Y, a modo de remate, nuestro protagonista se da cuenta de cómo cambiaría su relación con la comunidad e incluso con Dios: «Los hombres más importantes de la ciudad vendrían a adularme, / me pedirían consejo como al sabio Salomón, / 'Por favor, Reb Tevye...', 'disculpe, Reb Tevye...'. / Me plantearían problemas que dejarían bizco a un rabino / y no importaría nada si les contesto bien o mal. / Cuando eres rico, creen que sabes. / Si yo fuera rico, tendría el tiempo que me falta / para sentarme en la sinagoga a rezar».

Yabi dibi dibi dibi dam

La canción está salpicada de esos desconcertantes «yabi dibi dibi dibi dibi dibi dibi dam» que el propio letrista fue incapaz de escribir: quería remedar un canto hasídico y recurrió a unas onomatopeyas que le sonaban bien, pero el primer intérprete de Tevye, el actor Zero Mostel, tenía más contacto con esa tradición y las cambió por otro galimatías que le pareció más atinado. 'El violinista en el tejado' está basado en los escritos de Sholem Aleichem, un escritor en yidis que vivió a caballo entre los siglos XIX y XX, y la canción 'If I Were A Rich Man' se inspira concretamente en un monólogo de título más específico, 'Si yo fuera un Rothschild', en referencia a la dinastía judía que controlaba la banca en Europa Central. En Francia se solía hablar del 'gusto Rothschild', una decoración sobrecargada en la que quizá una escalera meramente ornamental pueda tener su sentido.

En el vídeo de abajo está una de las versiones canónicas, la de Topol en la adaptación cinematográfica de 1971, pero 'Si yo fuera rico' ha sido interpretada por los artistas más dispares, desde Herb Alpert hasta The Magnetic Fields, pasando por Peret o Nuestro Pequeño Mundo (los dos con la misma letra en castellano, que limita los sueños de Tevye a proyectos tan prudentes como levantar un pajar nuevo o comer con mantel). La samplearon Massive Attack, sonó en 'Seinfeld' (por citar un ejemplo de sus múltiples apariciones en la pantalla) y era una de las canciones favoritas del narco Pablo Escobar, que quizá encontró inspiración en las fantasías del piadoso Tevye.