Piezas vascas en los coches de todo el mundo

Piezas vascas en los coches de todo el mundo

El sector español de automoción cierra 2018 con un nuevo récord de exportación: 21.415 millones

José V. Merino
JOSÉ V. MERINO

Por todo el mundo circulan coches con componentes vascos. Piezas producidas en fábricas de Euskadi, que son el pilar de este sector en el conjunto de España, están desperdigadas por todo el planeta. Es un secreto a voces, y los datos así lo avalan. Sernauto, la asociación española de proveedores de automoción, acaba de hacer públicas las cifras del año pasado y su conclusión es contundente: las exportaciones de componentes alcanzaron un nuevo récord, 21.415 millones de euros, un 7% más que en 2017.

Los diez destinos más importantes, considerando la Unión Europea como un bloque, fueron la UE, que se lleva el 71%, seguida por Marruecos, Estados Unidos, China, Argelia, México, Turquía, Japón, Sudáfrica y Rusia.

Y si solo nos fijamos en el Viejo Continente, los principales destinos de nuestras piezas fueron Alemania, Francia, Portugal, Reino Unido, Italia, Polonia, República Checa, Bélgica, Holanda y Suecia.

Los analistas de Sernauto subrayan que los mercados tradicionales de la Unión Europea son vitales para España. De hecho, las ventas crecieron en nueve de los diez principales destinos. Alemania sigue en cabeza, Francia se consolida, Portugal sube al tercer puesto desplazando a Reino Unido, y funcionaron bien Polonia, República Checa, Bélgica, Holanda y Suecia.

¿Quién falló, entonces, entre tanta bonanza? Pues Italia, que decreció un 5,5%, con unas ventas que ni siquiera llegaron a los 1.000 millones. Muy poco para una de las grandes potencias de la UE.

Respecto a los mercados exteriores ajenos a Europa, Marruecos se afianza como primer destino, mientras que dos colosos, Estados Unidos y China, mantienen su segunda y tercera posición. Destaca, al entrar con fuerza en el cuarto puesto, Argelia, a la que siguen México. Destaca el crecimiento del mercado sudafricano, que crece a dos dígitos, y Rusia, que se recupera como uno de los principales destinos para los componentes españoles de automoción. El año pasado, en cambio, no funcionaron tan bien Turquía y Japón, al caer las ventas.