La perspectiva de género en la construcción

Mireia De Diego
MIREIA DE DIEGOGerente de Excavaciones y Obras De Diego

Las Naciones Unidas nos señalan la necesidad de eliminar las desigualdades de género a través de programas y acciones que tomen en cuenta las experiencias y contribuciones de las mujeres, ya que a través de estas lograremos como sociedad erradicar la pobreza y la desigualdad actual.

En la industria de la construcción, tenemos por un lado unos indicadores de crecimiento muy optimistas, como el aumento del 10% de producción de fabricación del hormigón en el último semestre; o la previsión de una mayor inversión en obra pública derivada de una mayor recaudación. Y por otro lado nos encontramos con un envejecimiento de nuestros profesionales, sumada a la falta de oficios, perdidos en gran medida en época de crisis, y la marcha de muchos de nuestros técnicos a otros mercados no tan castigados.

Ante esta situación, y la evolución de la construcción hacia nuevos escenarios, donde la industrialización del sector y su smartización es ya una realidad, donde cada vez es mayor el binomio construcción y economía circular y donde el BIM ya está generando nuevos modelos, tenemos que entender se nos presenta una necesidad de crear nuevos puestos de trabajo que respondan a estas nuevas oportunidades. Además de seguir formando trabajadores de oficios clásicos.

Y es ante esta clara necesidad de talento, donde las mujeres que somos construcción, nos tenemos que dejar ver. Tenemos que, como las Naciones Unidas reclaman, exponer experiencias y animar al resto a formar parte de esta industria. Como sociedad, no podemos permitirnos perder el 50% del talento en un sector como la construcción, con una clara necesidad de puestos a cubrir.

Tenemos que hacer atractivos estos puestos de trabajo, vender las bondades de estos empleos a las nuevas generaciones (entre otras, buenas condiciones económicas y buen convenio), que niñas en las más tempranas edades de su educación académica, que estudiantes que han sido descartados por el sistema educativo, incluso mujeres que quieran incorporarse a la vida laboral retribuida, valoren la posibilidad de ser conductoras de camiones, mecánicas de maquinaria pesada, encofradoras, asfalteras, arquitectas BIM, técnicas de medioambiente… Son tantos los puestos de trabajo donde una mujer en la construcción tiene cabida, que tenemos que conseguir que esa posibilidad cale en ellas… ¿Y por qué no?..Eduquemos en igualdad, seamos capaces de entender que mismos derechos, mismas oportunidades y mismo reconocimiento es posible en el mundo de la construcción.

Y somos nosotras, las mujeres líderes en este sector, las responsables de que esta llamada se haga viral, que la 'sororidad' no solo sea un término de postureo, que sea una llamada real a la solidaridad entre mujeres. Es el momento, la construcción nos necesita… Y nosotras necesitamos de la construcción.

Para ello, solicitamos un gran pacto, de la Administración, de los centros de formación, de las universidades, de todas las asociaciones, fundaciones, colegios profesionales y clústeres afines a la gran industria de la construcción… cuyo objetivo sea la incorporación de la mujer en esta inminente necesidad de talento.

Temas

Onu