Música económica

'9 to 5': para tu jefe solo eres un peldaño

Dolly Parton, en la ilustración de portada del álbum que contenía '9 to 5'./
Dolly Parton, en la ilustración de portada del álbum que contenía '9 to 5'.

En esta canción de 1980, tema central de la comedia homónima, Dolly Parton refleja las frustraciones de las empleadas de oficina en un entorno sexista y alienante

CARLOS BENITO

Alrededor de la canción '9 to 5', nada es lo que parece. Se trata de un tema ligero, comercial, que bajo su engañosa intrascendencia oculta algunos versos demoledores sobre la relación de un empleado (o, mejor, de una empleada) con sus superiores en la jerarquía de la empresa. Forma parte de la banda sonora de una divertida comedia de 1980, titulada igualmente '9 to 5' (en España, 'Cómo eliminar a su jefe'), que en realidad resulta más reveladora sobre el sexismo en el sistema laboral que muchos filmes de más solemnidad reivindicativa. Y la firma Dolly Parton, una de las figuras más equívocas de la música popular, que combina una imagen de exagerada frivolidad, a veces casi autoparódica, con un cerebro talentoso y ocurrente y una voluntad de hierro: siempre está bien recordar que es una mujer de extracción muy humilde, que creció con once hermanos en una cabaña de un solo dormitorio. «No me importan los chistes sobre rubias tontas. Sé que no soy tonta y también sé que no soy rubia», dice una de sus frases más celebradas.

Empecemos con la película, que se basó en una idea de Jane Fonda. El título, 'De nueve a cinco', como el horario laboral, era el nombre de una asociación de trabajadoras de oficina fundada en Boston por una amiga de la actriz. Jane Fonda escuchó a algunas de las afiliadas charlar sobre su trabajo y se dio cuenta de que, en esas relaciones viciadas entre superiores y subordinadas, se escondía una buena película «que demostrase que puedes llevar una oficina sin jefe, pero no sin secretarias». Al principio iba a tratarse de un drama, pero el resultado sonaba «demasiado moralizante», así que acabó siendo una comedia en la que las secretarias secuestran a su jefe, «un abusón sexista, egocéntrico, embustero e hipócrita». El personaje de la chica atractiva de la oficina, a la que se atribuye erróneamente un lío con el detestado mandamás, se convirtió en el primer trabajo cinematográfico de Dolly Parton, entonces ya una estrella del country: la debutante memorizó el guion entero, no solo su parte, porque pensó que era lo correcto.

Dinero en su cartera

Como condición para aceptar el papel, Dolly exigió componer e interpretar el tema principal de la banda sonora. Así surgió la canción '9 to 5', que recoge las frustraciones de una trabajadora de oficina, aunque sus versos pueden ser válidos para los dos sexos y para cualquier sector económico: en la portada del posterior álbum, la vocalista aparece cargada con herramientas de diversos oficios. «Utilizan tu mente y nunca te reconocen los méritos, / es suficiente para volverte loca si lo permites. / De nueve a cinco, servicio y devoción, / podrías pensar que merezco un buen ascenso. / Quiero avanzar, pero no parece que el jefe vaya a dejarme», reprocha la letra, que incluye dos pareados especialmente relevantes y radicales acerca de la figura del trabajador como mera herramienta para las aspiraciones de quienes mandan. «Te permiten tener sueños solo para ver cómo se hacen añicos, / solo eres un peldaño en la escalera del jefe», dice uno. «Es un juego para hombres ricos, lo llamen como lo llamen, / y tú te pasas la vida echando dinero a su cartera», plantea el otro. La canción, por cierto, supone una de las contadas apariciones de la máquina de escribir como instrumento de percusión en la historia del pop.

El éxito de la película dio lugar a una serie y un musical, del que recientemente se ha estrenado en el Reino Unido una nueva versión. Incluye, entre otras composiciones de Dolly Parton, la canción que le da título, un 'hit' duradero que hace que a la artista le pregunten a menudo por la discriminación de la mujer. «Creo que siempre va a formar parte de nuestra sociedad -ha lamentado recientemente en una entrevista con la cadena ABC-, pero al menos ahora el asunto se ha traído al centro de la discusión».