Globe Testing abre oficina en Galicia

José Aracil, Eneritz Zubizarreta y Álvaro del Ser, fundadores de Globe Testing. /
José Aracil, Eneritz Zubizarreta y Álvaro del Ser, fundadores de Globe Testing.

La firma alavesa especializada en la realización de test de software inaugura delegación en A Coruña para atender a algunas de las grandes firmas del textil español

IRATXE BERNAL

La empresa alavesa especializada en la realización de test de software Globe Testing inicia el año a punto de abrir la que será su tercera oficina fuera del País Vasco. La firma, con sede en el Parque Tecnológico de Álava, sumará este mes a sus delegaciones de Madrid y Barcelona una en A Coruña para atender «más directamente a algunas de las grandes firmas del textil español» que ya son clientes consolidados de la firma. De hecho, Galicia ya aporta aproximadamente el 30% de su facturación, que en 2018 ha llegado a 2,5 millones frente al millón y medio del año anterior.

«Los clientes valoran mucho la cercanía, así que ya era hora de abrir oficina allí. Ya están trabajando allí dos personas aunque pronto se sumarán otras cinco, que unidas a cinco más que empezarán a trabajar en Miñano harán que Globe Testing alcance este año los 55 empleados», señala Eneritz Zubizarreta, cofundadora junto a José Aracil y Álvaro del Ser de esta 'startup' dedicada a poner a prueba el software que hay tras las páginas web, las aplicaciones móviles, los programas de organización de recursos de una empresa o los robots de un taller.

Desde la sanidad a la industria 4.0

Entre sus clientes destacan firmas de sectores tan dispares como la sanidad, la moda o las telecomunicaciones: Osakidetza, IMQ, Lantek, Euskaltel, Telefónica, El Corte Inglés, Bimba y Lola, Fagor Electrónica, Mundo Mascota… Globe Testing desarrolla para ellos simulaciones que comprueban que sus sistemas evitan que a un paciente se le prescriban medicamentos incompatibles con su historial o se le asigne una cama que no está disponible o que mejoran la experiencia del cliente al garantizarle que podrá realizar una compra a través de cualquier dispositivo conectado a Internet independientemente del navegador que emplee o que la web no se bloqueará porque entren muchos usuarios a la vez, nada raro por cierto en época de rebajas.

Sin embargo, el sector que más ilusión despierta ahora en la empresa es el desarrollo de este tipo de pruebas en la industria 4.0, concretamente en los entornos de trabajo totalmente robotizados en los que interactúan trabajadores y máquinas. «Ya no se trata sólo de una cuestión de eficiencia, sino también de seguridad. El otro día una de los robots que trasladan paquetes en un centro logístico de Amazon perforó por accidente uno que contenía un bote de aerosol con repelente de osos. Los trabajadores lo aspiraron y uno ellos está en estado crítico. Ese es un movimiento que el robot no tenía que haber realizado, luego es un error de software. Aunque nunca se pueda garantizar la seguridad al cien por cien, el testing reduce mucho los riesgos porque se prueban todas las combinatorias con que se ha programado el robot. Cuando hablamos de probar webs es más difícil acotar todas las opciones porque existe el factor humano; aunque queramos encontrar la misma funcionalidad en la misma web no todos la buscamos del mismo modo. Pero eso no ocurre en la robótica. Un robot no va a hacer nunca nada para lo que no le hayas programado. Sólo toma las decisiones que le has enseñado a tomar, de manera que se pueden estudiar casi todas las situaciones que se pueden llegar a dar en la planta cuando esté trabajando con personas», señala Zubizarreta.

Otros de los ámbitos en los que esperan más desarrollo, y en el que ya han trabajado con Euskaltel, es la domótica. «Si contratas un servicio para te mande avisos si te dejas el grifo abierto o para poder encender la calefacción desde el móvil y resulta que tu 'smartphone' no es compatible por muy buenos que sean los sensores que tienes en casa la tecnología no te sirve para nada», pone como ejemplo Zubizarreta

Globe Testing es una de las empresa participantes en la última edición de B-Venture, el congreso de emprendimiento que desde hace tres años organiza EL CORREO y que se ha consolidado ya como el mayor evento de financiación para'startups' del norte de España. «Conseguimos seis clientes nuevos, que está muy bien para una empresa joven. Es una oportunidad para lograr visibilidad entre un público objetivo muy interesante», dice su cofundadora.