Euskadi busca evitar «los errores del pasado»

Contenedores, en el Puerto de Bilbao./Pedro Urresti
Contenedores, en el Puerto de Bilbao. / Pedro Urresti

El informe económico Deusto-BBK invita a no dormirse en los laureles

José V. Merino
JOSÉ V. MERINO

No estamos como estuvimos, pero nunca hay que olvidar de dónde vinimos. Es el trasfondo del último informe de Deusto y BBK sobre el primer trimestre de este año, en el que Bizkaia y el conjunto de Euskadi mantienen el pulso en un contexto que empieza a preocupar.

Hay un pasaje del estudio con un título tan sugestivo como 'Aprender de los errores del pasado'. Y en él, el equipo dirigido por Guillermo Dorronsoro y formado también por José Antonio Campos y Virginia Gómez de Retana subrayan que «será preciso refrescar la lección que aprendimos hace una década, cuando las singularidades de la economía española hicieron que entrase en la crisis global unos meses más tarde, y las de la vasca, todavía con un desfase temporal un poco mayor».

«Pero es difícil asumir que el contexto negativo de la economía de los principales países destino de nuestras exportaciones no se acabe propagando y oscurezca los tonos de gris de nuestra economía, por más que ahora sigan pintando los tonos claros».

«Sin duda sería un error infundir el miedo a una posible futura recesión, que podría generar un parón brusco en la demanda interna y convertirse en una profecía autocumplida. Pero igualmente nos equivocaríamos si pensamos que las consecuencias del deterioro de la economía europea no impactarán en los últimos meses del año y en 2020, particularmente a los sectores industriales que concentran sus exportaciones en estos mercados».

«De lo que no hay ninguna duda, es que este año y probablemente el que viene, nos vamos a mover en un escenario de incertidumbre a la expectativa de lo que suceda en nuestro entorno, y cualquier decisión que mejore nuestras defensas y mejore nuestra competitividad será correcta».

«No son tiempos de celebrar que nuestra economía resiste mejor, son tiempos de prepararnos para el embate que llegará con algún retraso, pero llegará».