¡Biodiesel a base de algas!

¡Biodiesel a base de algas!

El centro vasco Neiker-Tecnalia participa en un proyecto que ha obtenido combustible a un precio interesante: 3,3 euros el litro

José V. Merino
JOSÉ V. MERINO

Energía a base de algas. Suena futurista, pero no. El denominado 'proyecto CYCLALG' celebró ayer martes en las instalaciones de Neiker-Tecnalia en Arkaute (Álava) una jornada donde se puso de manifiesto el éxito de la iniciativa destinada a la obtención de biodiesel mediante el cultivo de microalgas.

La novedad del proyecto radica en el uso de microalgas heterotróficas, que no dependen de la luz para su crecimiento. Esto permite que la actividad productiva se pueda desarrollar en cualquier localización geográfica. El consorcio que conforma la iniciativa CYCLALG está liderado por Neiker-Tecnalia y cuenta, además, con la participación de otros cinco centros tecnológicos pertenecientes a Euskadi, Navarra y Francia.

La investigación concluye que el aceite extraído de esta microalga es de buena calidad y se puede transformar en un biodiesel que cumple con los estándares marcados por la ley que regula la venta de biocombustible.

Los resultados de esta última fase del proyecto, en la que se ha realizado un análisis de viabilidad económica, indican que 1 litro (Kg) de biodiesel obtenido de microalgas podría costar 3,3 euros. Si bien el coste es aún superior al del biodiesel convencional en Europa, los investigadores indican que «aún hay margen de mejora para hacer este producto más competitivo».

Ventajas de las microalgas heterotróficas

Estos cultivos, a juicio de Nieker-Tecnalia, pueden suponer una alternativa en un futuro próximo frente a cultivos agrarios oleaginosos, como la colza, que actualmente se destinan a la producción de biocombustibles. Las microalgas heterotróficas destacan por proporcionar una productividad de aceite por superficie 50 veces superior a la de la palma (la oleaginosa más productiva), mientras que ocasionan un impacto medioambiental mucho menor. A esto se suma que evitan la competencia alimentaria y la competencia por terrenos de uso agrario.

Además, en el proyecto se han combinado diferentes tecnologías para lograr una valorización integral de la biomasa de microalgas gracias al procesado de la biomasa resultante de la extracción de aceite para la obtención de aminoácidos, biogás y fertilizantes. «La obtención de multiproductos a partir de una única biomasa es un ejemplo de biorrefinería que se alinea con la demandas de la economía circular».

Las microalgas se han empleado tradicionalmente en el ámbito agroalimentario y en la acuicultura, por su óptimo perfil nutricional. Más de 50 empresas en Europa producen actualmente microalgas a escala industrial para la obtención de pigmentos, antioxidantes y ácidos grasos poliinsaturados, compuestos que, además de contar con un alto valor comercial, exhiben una demanda creciente en los sectores de salud y bienestar (alimentación, nutraceútica, farmacéutica y cosmética). En los últimos años también el sector energético ha puesto mucha atención en las microalgas, en este caso como materia prima para la obtención de biocombustibles.

Web del proyecto: http://www.cyclalg.com