Talgo ultima los trenes del AVE a La Meca, que arranca con éxito

El AVE entre las ciudades saudíes de Medina y La Meca comenzó ayer sus operaciones comerciales con todos los asientos vendidos./AFP
El AVE entre las ciudades saudíes de Medina y La Meca comenzó ayer sus operaciones comerciales con todos los asientos vendidos. / AFP

La planta alavesa remata el pedido para Arabia; al mismo tiempo, avanza en la producción para Renfe del modelo de 'muy alta velocidad' y empieza a transformar su tren-hotel

Juan Carlos Berdonces
JUAN CARLOS BERDONCES

El tren número 33 con destino a Arabia Saudí ya está preparado en las instalaciones de la planta alavesa de Talgo. Cuando se envíe, ya sólo restarán dos para acabar el pedido del 'AVE de los peregrinos' que cubrirá la ruta entre Medina y La Meca –el encargo era de 35 convoyes y uno VIP, para el rey y su séquito, más equipado y con una decoración más suntuosa–. Este proyecto ha sido «clave» para la factoría ubicada en Ribabellosa, «y nos ha servido para crecer industrial y tecnológicamente», asegura su director, José Ramón López.

Ayer hizo de guía para EL CORREO en una visita a esta fábrica que al mismo tiempo que culmina el 'tren del desierto', también avanza en la producción para Renfe del encargo de 30 trenes de los modelos AVRIL –las siglas responden a Alta Velocidad Rueda Independiente Ligero–, capaces de circular a un máximo de 363 kilómetros por hora; mientras que fuera de la planta aguardan ya unidades del tren-hotel que han de ser reconvertidas, también para Renfe, en convoyes de alta velocidad, ya que pasarán de circular a 220 kilómetros a hacerlo a 330.

Las instalaciones de Talgo le permiten fabricar dos proyectos distintos de manera simultánea, con lo que la cifra actual de 350 operarios crecerá de manera considerable dentro de medio año, ya que «hacia marzo o abril estaremos en un momento álgido de la producción», asegura López. Ahora Renfe es el principal cliente. «Confía en nuestra capacidad», destaca, lo que refuerza la posición de liderazgo en el diseño, la fabricación y el mantenimiento de trenes ligeros de alta velocidad y cercanías.

Material ligero como el avión

En la producción del AVRIL parten de cero y los operarios ya se afanan en fabricar los laterales, techos o bastidores de los coches para pasajeros –porque el término 'vagón' «lo empleamos para las mercancías», matiza–, que se integran en la estructura de cada coche. En el caso de la conversión de las trece unidades del tren-hotel, el trabajo consistirá en suprimir las cabinas actuales en las que hay camas y duchas –se emplean en viajes largos en los que pasar prácticamente toda una noche– y habilitar espacios con butacas «también muy cómodas»; además, desaparecerá el lugar para restaurante y sólo quedará la cafetería. «Hay que adaptar el tren a alta velocidad», recuerda el director de la fábrica alavesa, con lo que se requiere menos peso y estructuras ligeras, «casi como si se tratara de un avión. El ahorro en energía y en costes es muy elevado».

A la izquierda, el director de Talgo junto a un tren para Arabia.
A la izquierda, el director de Talgo junto a un tren para Arabia. / Jesús Andrade

Talgo tiene la «capacidad» de fabricar trenes para escenarios completamente diferentes «y que puedan soportar temperaturas de 50 bajo cero –como los modelos enviados a Rusia o Kazajistán– o de 50 grados en el caso de Arabia». Ayer se rozaron los 40 durante la puesta en marcha de los servicios comerciales del AVE entre Medina y La Meca –hace dos semanas fue la inauguración oficial y en diciembre se hizo el primer viaje de pruebas–.

Este jueves se vendieron todos los asientos, 417, tanto en el tren que salió de Medina como en el que lo hizo desde La Meca, a precios que oscilan entre 21 y 35 dólares. Por el momento, tendrá cuatro frecuencias diarias durante cuatro días a la semana. «De nuestra planta de Talgo en Ribabellosa salen los 465 coches para Arabia», concluye José Ramón López. Label vasco en Arabia.

 

Fotos

Vídeos