La parada de producción en Mercedes Vitoria afecta a 3.000 trabajadores

Empleados de Mercedes Vitoria abandonan la planta después de cumplir con su turno la tarde del domingo./ Jesús Andrade
Empleados de Mercedes Vitoria abandonan la planta después de cumplir con su turno la tarde del domingo. / Jesús Andrade

La mayor planta vasca suspende la actividad en la cadena de montaje hasta el jueves por la incertidumbre del diésel

José Ángel Martínez Viguri
JOSÉ ÁNGEL MARTÍNEZ VIGURI

Mercedes Benz Vitoria, la mayor empresa de Euskadi -emplea a 5.500 trabajadores- y la única que monta vehículos, llevó a cabo este lunes la primera de las diez paradas en su producción fijadas hasta final de año como consecuencia de la caída de las ventas por la llamada 'crisis del diésel'. El 85% de las furgonetas ensambladas en ella se alimentan de gasóleo. La medida deja en casa a 3.000 empleados, los que intervienen en la cadena, aunque los otros 2.500, básicamente de oficinas, siguen con su quehacer diario. Según las previsiones, se dejarán de fabricar unas 8.000 unidades de Vito y Clase -V.

La de este lunes fue la primera jornada de las cuatro de esta semana que Mercedes dejará de producir. Parará hasta el jueves. También lo hará el 19 de octubre. Ya en noviembre, la suspensión continuará los días 2, 9, 16 y 23 y en diciembre afectará al 21. Además, se suprimirá el turno de noche, uno de los tres, entre el 12 de noviembre y el 20 de diciembre, esto es, cuarenta días.

El ajuste del Programa de Producción viene dado por el descenso de las expectativas. La dirección de Vitoria se refiere a «la inestabilidad y volatilidad de los mercados» por las dudas en torno a los vehículos diésel. Como consecuencia del recorte de pedidos, Mercedes ha ajustado a 147.000 los que finalmente saldrán de su planta en 2018, en lugar de los 155.637 que preveía en septiembre, antes de que estallara la crisis.

Pese a la incertidumbre que se ha instalado en la factoría de Vitoria, desde su dirección se trasladó a los trabajadores un mensaje de tranquilidad cuando puso en conocimiento de los mandos intermedios y del comité de empresa las medidas correctoras. De hecho, se refirió a la actual suspensión de la actividad como si se tratara simplemente de un «bache puntual».

300 eventuales

Es más, las previsiones de Mercedes para 2019 hablan de un repunte en la fabricación alavesa que alcanzaría las 154.000 unidades, de nuevo con los tres turnos a pleno rendimiento. Aunque este volumen aún se sitúa por debajo de las expectativas con las que arrancó 2018 para la firma alemana -habló de 160.000-, al menos mejoraría en 7.000 las furgonetas con la que cerrará este año, una vez descontadas las paradas de octubre y noviembre y la supresión de la ronda de noche.

«Nos tenemos que creer lo que dice la empresa, que estamos ante un bache», aseguró Igor Guevara, presidente del comité, cuando la dirección anunció sus intenciones. Llegar a los 154.000 coches equivaldría a «volver a producciones altas», sostiene el sindicalista, aunque no olvida que los paros perjudicarán a los eventuales. Guevara recuerda que Mercedes dijo «que no aplicará un ERE», aunque «los compañeros que a final de año terminan su contrato -unos 300- no tienen asegurada su continuidad; más bien todo lo contrario».

Medidas correctoras

10
Días que se suspenderá la actividad hasta diciembre. Se suprimirá el turno de noche 40 días.
 

Fotos

Vídeos