El Ibex-35 sube un 1% con el impulso de Alemania

Sede de la Bolsa en Madrid. /Javier Lizón (Efe)
Sede de la Bolsa en Madrid. / Javier Lizón (Efe)

El precio del crudo bajó con fuerza después de que el rey de Arabia Saudí afirmara que su país está preparado para utilizar su capacidad adicional de producción según sea necesario

CRISTINA VALLEJO

Aunque durante los primeros cambios de la sesión el Ibex-35 dudó entre los números rojos y los verdes, a partir de las nueve y media de la mañana comenzó a subir sin freno hasta marcar máximos de la jornada a las doce y media de la mañana muy cerca de los 9.700 puntos. No logró conquistarlos y al cierre se tuvo que conformar con dar un último cambio en los 9.660,90 puntos, lo que supone una revalorización del 1,07%. Un avance nada despreciable el del selectivo español, en línea con el del resto de indicadores del Viejo Continente. El que más ganó fue el Ftse Mib de Milán, que se anotó un 1,57%. El Dax alemán, por su parte, sumó un 0,91% y el Cac 40 francés, un 0,76%. 

En parte, el avance pudo tener que ver con la solución de la crisis de Gobierno en Alemania. La canciller Angela Merkel ha llegado a un acuerdo con su ministro de Interior, Horst Seehofer, miembro de la CSU, partido históricamente hermano del de Merkel, la CDU, en materia de inmigración de acuerdo con el que se van a instalar centros de inmigrantes -para devolver a los demandantes de asilo a los países comunitarios en los que estén registrados- en la frontera con Austria, lo que pone en riesgo el acuerdo paneuropeo de Schengen, y amenaza con tener un efecto en cadena, puesto que precisamente su vecino austriaco ha avisado de que también reforzará sus propias fronteras. De hecho, el acuerdo que ha salvado el Gobierno germano exige la colaboración de los otros países de la Unión Europea, puesto que lo que pretende controlar es la libre circulación de los inmigrantes que han llegado a la Unión Europea. 

Pero en los mercados el acuerdo cotizó al alza. Y no sólo en las Bolsas. También en el euro. La moneda comunitaria, que a primera hora de la mañana se movía en el entorno de 1,1625 unidades, al cierre de la sesión se situaba en 1,1660 unidades. El posible cisne negro, una Alemania sin Merkel al frente, se ha logrado evitar, aunque su supervivencia pueda hacer aflorar más problemas de funcionamiento de la Unión Europea. 

Otro de los factores que pudo contribuir a la mejora del tono de los mercados fue el compromiso que mostraron las autoridades chinas con la estabilidad del yuan, lo que hace que se descarte que China vaya a utilizar la divisa para mejorar su competitividad. Ello fue lo que dio fuerza a los índices asiáticos en el último tramo de su sesión, a primera hora de la mañana, hora europea.

Sólo tres valores del selectivo español en rojo

En el Ibex-35, únicamente tres valores cerraron en negativo. El peor fue Merlin Properties, que retrocedió un 0,85%; le siguió ArcelorMittal, que se dejó un 0,55%; mientras que Acciona perdió un 0,17%.

En verde, el mejor fue Dia, que subió un 2,45%. Después se colocaron Mapfre, Telefónica e Iberdrola, que subieron más de dos puntos porcentuales. A continuación, Cellnex, que sumó un 1,76%, mientras que Siemens Gamesa, Viscofán e IAG avanzaron alrededor de un 1,6%. Más o menos un punto y medio se apuntaron ACS, Red Eléctrica, Colonial y Endesa. 

En el Índice General de la Bolsa de Madrid, Duro Felguera fue el valor más rentable, al sumar un 29,80%. A continuación se colocó Pescanova, que se apuntó un 13,68%. Biosearch ganó un 10,85%. En rojo, el peor fue Oryzon, con un retroceso del 5,37%, mientras que eDreams perdió un 4,72%. 

En Wall Street, más debilidad pendiente del crudo

En Wall Street la tendencia alcista era mucho menos sostenida en una sesión semifestiva, con sólo media sesión de operativa la víspera de la fiesta del 4 de julio. Aunque la apertura fue en positivo, las ganancias en la Bolsa de Nueva York se redujeron al mínimo pasadas las cinco de la tarde y ello se atribuía a la repentina caída del petróleo. Así, el barril de Brent, que se cambiaba por 78,50 dólares cayó de repente hasta los 77,35 dólares en cuestión de media hora. Ello, después de que el Gobierno saudí haya comunicado que está preparado para utilizar toda su capacidad de producción si es que cambian las condiciones del mercado. El rey Salman bin Abdulaziz ha respondido así al presidente Trump en una conversación telefónica, en la que ambos se han comprometido a mantener la estabilidad del precio del petróleo. El barril de West Texas, de referencia en Estados Unidos se replegaba también con fuerza rápidamente tras haber rebasado los 75 dólares por primera vez desde noviembre de 2014. El primer impulso lo encontró en las cifras de producción de crudo en el mes de junio: se había mantenido estable, pese al aumento de producción de Arabia Saudí, como consecuencia de los problemas de suministro de Libia y Venezuela. Las declaraciones que han trascendido del rey saudí han anulado el impacto de las cifras de producción del mes pasado. 

Quizás lo que ocurría en el mercado de crudo era lo que provocaba las caídas en los intereses de los bonos, a la vista de una menor presión inflacionista procedente del precio de los combustibles. Así, el rendimiento de los títulos americanos a diez años retrocedía desde el 2,87% hasta el 2,83%; el de los títulos alemanes bajaba desde el 0,30% hasta el 0,29% y movimientos similares registraban los rendimientos de los bonos de la periferia europea. 

Caídas en los intereses de los bonos americanos y eso que vimos buenas cifras económicas en Estados Unidos: los pedidos de fábrica crecieron un 0,4% en mayo, cuando se esperaba que se mantuvieran planos. En el Viejo Continente sí fueron un poco más decepcionantes, puesto que las ventas al por menor correspondientes al mes de mayo se quedaron por debajo de lo esperado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos