«Convertiré Euskaltel en un operador nacional, pero con sede en Euskadi»

José Miguel García, el nuevo consejero delegado de Euskaltel, en la sede de la compañía en el Parque Tecnológico de Bizkaia./Luis Ángel Gómez
José Miguel García, el nuevo consejero delegado de Euskaltel, en la sede de la compañía en el Parque Tecnológico de Bizkaia. / Luis Ángel Gómez

En el País Vasco, Asturias y Galicia, la empresa mantendrá las marcas actuales de Euskaltel, Telecable y R

Manu Alvarez
MANU ALVAREZ

Es consciente de que su llegada a la cúpula directiva de Euskaltel ha estado rodeada de 'aparato eléctrico', de polémica y de muchas dudas. Quiere atajarlas cuanto antes porque tiene perfectamente claro lo que quiere hacer. Asegura que no trabaja con el objetivo de poner la empresa bonita para buscar una boda de conveniencia en el futuro. Su misión esta en la primera parte de la frase: ponerla bonita. José Miguel García, el nuevo consejero delegado de Euskaltel, está convencido de que la operadora puede tener un lugar destacado no sólo en el norte de España, como hasta ahora, sino en el conjunto del país. Convertir Euskaltel en el quinto operador nacional.

- ¿Siente que ha sido mal recibido?

- No, en absoluto.

- Si hay equipos de fútbol que son más que un club, ¿ha llegado a la conclusión de que Euskaltel es más que una empresa?

- Es una compañía, al igual que ha sucedido con Telecable en Asturias o con R en Galicia, que tienen una relación muy especial con su mercado. Y es lógico, el esfuerzo inversor que se ha hecho es tremendo y la relación con el entorno muy estrecha. Pero lejos de ser un problema, eso es una fortaleza sobre la que apoyarse.

- Tiene todas las miradas sobre usted. ¿Es consciente?

- Sí y también es lógico. El liderazgo es un honor y también una gran responsabilidad. Me he reunido con toda la plantilla. Por grupos, pero con todos. Les he explicado ya mi visión, la hoja de ruta, lo que quiero hacer. A partir de ahí, manos a la obra. Tenemos objetivos y son muy ambiciosos y era importante aclarar las dudas desde el primer momento.

Conservar el mercado

- Resúmame ese objetivo.

- El primer pilar de nuestra hoja de ruta es mantenernos fuertes donde ya estamos. El segundo, la expansión. Euskaltel se va a convertir en un operador nacional, pero con sede en Euskadi. Y no me refiero a la sede social, no. Me refiero a que va a seguir aquí la sede operativa, la que realmente importa. Mire, cuando yo dirigía Jazztel, teóricamente era una empresa española que dependía de una cabeza en el Reino Unido. Sin embargo, más del 90% de las operaciones estaban centradas en España.

- ¿Con qué marca harán la expansión?

- Euskaltel, Telecable y R son marcas que no se pueden tocar. ¿Por qué? Porque tienen una enorme fuerza en sus respectivos mercados. Sería desperdiciar el magnífico trabajo que se ha hecho durante muchos años. Para el resto hay que verlo, no está decidido aún.

- ¿Será una propuesta 'low cost'?

- No. Una oferta completa como la nuestra no puede ser 'low cost'. Este tipo de ofertas tienen lo que tienen. Es decir, muy poco. Al contrario. Quiero que nuestros clientes nos contraten porque aportamos mucho valor. Un buen servicio.

- Zegona había anunciado su deseo de usar la marca Virgin en los nuevos mercados.

- Estamos estudiándolo. Puede ser, pero también podemos usar R. Tenemos que decidirlo y aún no lo hemos hecho.

- Permítame volver a las cosas que rodean a Euskaltel. ¿Le resulta molesto que la compañía se vea envuelta en constantes debates de índole política? ¿Y que sea objeto de muchas discusiones en el Parlamento vasco?

- Responde a unas razones, no hay por qué sorprenderse. La sociedad vasca siempre ha prestado una gran atención a las telecomunicaciones, ha hecho un esfuerzo enorme por estar en la vanguardia y siente Euskaltel como algo propio. Insisto, lejos de ser un problema, vamos a usar esa misma fuerza, ese mismo empuje, para ser una gran compañía.

Ser atractivo no es malo

- Euskaltel es ahora una empresa dominada por fondos de inversión. No sé si lo sabe, pero en el País Vasco es una figura que genera temores, incertidumbre, recelos...

- Pues yo lo veo de otra forma. Creo que para el País Vasco es importante tener empresas que sean objeto de atención por parte de inversores internacionales. Es bueno que inversores de todo el mundo se fijen en empresas de aquí, porque eso ampliará las posibilidades de crecimiento de la economía vasca. No es malo, es bueno.

- No solo el Parlamento, también el Gobierno vasco se ocupa a menudo de la empresa. Seguro que no se ha encontrado jamás en una situación similar.

- Al contrario, no me resulta algo extraño. Yo dirigí una empresa en Panamá con una importante participación de capital público y nada de esto me es extraño. En el caso de Euskaltel su origen está claro y me parece perfecto que el Gobierno se preocupe por la empresa. Es más, siempre, en todas las empresas que he dirigido, he hecho grandes esfuerzos para buscar la implicación de los gobiernos. Así que lo que sucede en torno a Euskaltel es música para mis oídos.

- ¿Llega para protagonizar una operación de corto plazo?

- Mi trayectoria profesional, cuando he dirigido una empresa, no es de operaciones de corto plazo. A principios de los años 90 dirigía una compañía con la que diseñamos la primera red de telecomunicaciones del Gobierno vasco y estuve más de siete años. En Jazztel estuve diez años... Mis planes siempre son de largo plazo. Crear valor, pero a largo plazo. En mi esquema de trabajo siempre prima lo que está vinculado al cliente, el producto, el servicio, la propuesta que le hacemos. Créame si le digo que me dedico muy poco a los aspectos financieros de las compañías.

Los despidos

- Ya, pero Zegona, el accionista de referencia que le ha traído a usted de la mano, tiene un lema muy claro: comprar, arreglar y vender.

- Nunca me meto en la filosofía de los accionistas. Quiero hacer de Euskaltel una gran empresa, esa es mi misión.

- Euskaltel es, en el País Vasco, la plasmación de algo que se conoce como marketing emocional. ¿Teme que la polémica que ha rodeado al operador en los últimos meses provoque el desafecto de los clientes?

- Espero que no y lo mismo en las áreas de Telecable y R. Esos lazos, esa relación con la sociedad es una fortaleza y no se puede perder.

- Pero ha protagonizado usted un hecho inusual en el País Vasco. Me refiero al despido masivo de directivos, una veintena, en una empresa que está en beneficios.

- Admito que es un tema doloroso, no lo voy a negar. Pero cuando analicé la situación de la empresa vi con claridad que había cosas que no se podían sostener. Me encontré con tres organizaciones, tres formas distintas de hacer las cosas, ofertas distintas en función de la ubicación geográfica, hasta formas distintas de atender a los clientes. Tenemos un reto muy ambicioso y era necesario cambiar el modelo operativo. El modelo de tres empresas ya no servía si queremos ser competitivos. Y era fundamental implantar la nueva organización de forma urgente, porque esa es una responsabilidad de cualquier consejero delegado. Los equipos más efectivos son aquellos que tienen clara la hoja de ruta.

- En ese contexto, comprenderá que exista inquietud en la plantilla de la compañía. Seguro que todos se preguntan si va a haber ajustes. Yo también se lo tengo que preguntar.

- Mire, estas cosas también responden a criterios lógicos. Dado que había tres empresas, puede haber áreas en las que haya exceso de plantilla. Pero, por ponerle un ejemplo, vamos a potenciar la contratación on-line, lo que nos obliga también a incorporar nuevos perfiles profesionales. También vamos a iniciar una expansión nacional en la que necesitaremos gente y vamos a crecer en canales de venta. He sido muy claro con la plantilla para transmitirles la idea de que hay muchas cosas por hacer y para hacerles una recomendación. Que se enganchen, que atrapen las oportunidades que van a ir surgiendo en este proceso de transformación de la empresa.

- Entre las especulaciones que existen hay una que apunta a que venderán la red ¿Lo harán?

- No hay una decisión sobre ello. Hay que valorar las múltiples opciones para moverte en este mercado.

- Trabajará para colocar la compañía en manos de Orange o de Masmovil.

- Ni me lo planteo. Trabajaré para que Euskaltel sea la mejor compañía de telecomunicaciones. Siempre lo he hecho igual.

Más información