BBVA ganó 1.164 millones en el primer trimestre, un 9,8% menos

El presidente del BBVA Carlos Torres (i), junto al consejero delegado de la entidad bancaria, el turco Onur Genç. / Efe

El banco asciende a vicepresidente a José Miguel Andrés Torrecillas, el consejero cuestionado por su gestión en el 'caso Villarejo'

Manu Alvarez
MANU ALVAREZBilbao

BBVA cerró el primer trimestre del año con un beneficio neto de 1.164 millones de euros, lo que supone un descenso del 9,8% en comparación con el mismo periodo de 2018. Ese retroceso en los resultados está marcado por la venta de la filial chilena que en el primer semestre del pasado año sí consolidaba su actividad, pero sobre todo por los saneamientos realizados en Estados Unidos y en el banco Garanti. Si se deja a un lado el efecto de la filial chilena, el descenso del beneficio se sitúa en el 7,7%. Una tasa mucho más moderada de lo que habían anticipado algunos analistas hace tan solo unos días. Por otra parte, el consejo de administración ha decidido nombrar vicepresidente de la entidad a , cuyo desempeño como presidente de la comisión de auditoría había sido criticado por la asociación de exempleados de BBVA, Uniter.

En el informe remitido este lunes por BBVA a la CNMV para desgranar los resultados del trimestre, el banco asegura que el año ha comenzado «con unas dinámicas positivas. El margen neto crece por encima del 10%, gracias a la fuerte generación de ingresos recurrentes y a una importante mejora en la eficiencia. Además, seguimos obteniendo beneficios de nuestra transformación digital, tanto en crecimiento como en vinculación de clientes». La entidad financiera se muestra especialmente satisfecha de la evolución digital del negocio que, aseguran, permite ya que el 57% de las ventas se realicen a través de canales digitales, que son utilizados ya por la mitad de los clientes.

Descontado el 'efecto Chile', el margen de intereses -la diferencia entre lo que el banco ingresa por los créditos que concede y lo que paga a los ahorradores- avanzó un 5,8% en este primer trimestre, con respecto al mismo periodo del año anterior, hasta alcanzar la hasta 4.420 millones de euros. Por su parte, las comisiones se mantuvieron prácticamente sin variación en términos interanuales, con un ligero descenso del 0,6%. El banco aclaró que si se dejan al margen las variaciones de tipo de cambio de las diferentes monedas, el aumento de los ingresos por comisiones se situaría en el 2,6%.

Nuevo vicepresidente

Por otra parte, en la vertiente del gobierno corporativo, el banco ha reaccionado con una de cal y otra de arena frente a las demandas de algunos sectores. Así, el consejo de administración del BBVA ha decidido cesar a José Miguel Andrés Torrecillas como presidente de la comisión de auditoría, después de que la asociación de exempleados del banco, Uniter, hubiese criticado su comportamiento ante el escándalo del supuesto espionaje encargado al excomisario Villarejo. Sin embargo, el movimiento tiene también algo de premio porque el consejo ha decidido auparle hasta el cargo de vicepresidente. A partir de ahora, la comisión de auditoría será presidida por el exgobernador del Banco de España, Jaime Caruana. 

Uniter había criticado en una carta remitida al banco la inacción de Torrecillas desde que a mediados del pasado año se abrió una investigación interna en torno a los presuntos pagos millonarios que había recibido una empresa propiedad del expolicía. La asociación de exempleados del banco consideraba que el presidente de la comisión de auditoría debería haber liderado la investigación.

Además de la vicepresidencia, José Miguel Andrés Torrecillas pasará a presidir a partir de ahora la comisión de nombramientos y gobierno corporativo, al tiempo que abandonará sus responsabilidades como consejero coordinador. Una figura habitual en las sociedades mercantiles en las que el presidente ostenta poderes ejecutivos. La función será desempeñada a partir de ahora por Juan Pi Llorens.