Peio Etxeberria se pasea en el Adarraga ante Agirre

Peio Etxeberria corre a devolver la pelota mientras Agirre se queda quieto para no molestarle ayer en el Adarraga de Logroño./díaz uriel
Peio Etxeberria corre a devolver la pelota mientras Agirre se queda quieto para no molestarle ayer en el Adarraga de Logroño. / díaz uriel

El delantero de Zenotz, ágil de piernas y fresco de golpe, castigó con el saque a su rival y llevó la iniciativa del juego en un partido cómodo para él

ENRIQUE ECHAVARREN

Peio Etxeberria se quedó a gusto ayer en el Adarraga de Logroño. Pasó literalmente por encima de Asier Agirre en la eliminatoria de dieciseisavos entre los ganadores de las previas y accede a la ronda de octavos –la misma en la que se medirán Víctor e Irribarria el domingo en el Astelena de Eibar y no en cuartos como por error publicamos ayer–. Allí le espera Beñat Rezusta, el único zaguero que toma parte en esta edición del Manomanista de Primera. El partido se jugará el lunes en el Aitzuri de Zumaia.

El delantero de Zenotz abandonó el frontón de la capital riojana con una sonrisa de oreja a oreja. Aspe, su empresa, le había dado la oportunidad de intentar jugar con los mejores. Solventó el primer compromiso, en el mismo escenario, ante Zabala (22-11). Pero el duelo de ayer era diferente. Enfrente estaba un pelotari más curtido, al que las lesiones le han hecho pasar un calvario en las últimas temporadas. Agirre apenas había tenido que sufrir para dejar en la cuneta a Jon Ander Peña en la previa de Baiko ya que el tolosarra tuvo que retirarse por culpa de una lesión en el brazo derecho con 12-0 en el luminoso.

El Agirre que apareció en el Adarraga no fue, ni por asomo, el pelotari duro y correoso de otras veces. Más bien fue una imagen borrosa de sí mismo. La culpa la tuvo Peio Etxeberria, que cuajó uno de los partidos más redondos de su aún incipiente carrera profesional. Maniató por completo al contrario, no le dejó pensar e hizo lo que quiso con él en poco más de cuarenta minutos y 205 pelotazos a buena. Fue justo vencedor del duelo entre pelotaris navarros, del duelo entre debutantes en la máxima categoría.

Daño con el saque

Peio Etxeberria hizo los deberes que traía preparados desde casa. «Sabía que si quería ganarle a Agirre debía tratar de hacer mi juego y me ha salido bien. Él no ha tenido su día. Le he hecho daño con el saque y se ha notado», decía el de Zenotz que solo quería vivir el momento y al que el nombre de Rezusta le sonaba como algo muy lejano.

Le cuesta mover la pelota a bote con la derecha, pero es muy ágil de piernas, llega prácticamente a todo, y utiliza la volea como arma, tanto en ataque como en defensa. Si a todas esas virtudes le sumas que apenas pierde pelota, apaga y vámonos. Cometió falta de saque por tiro largo en el 2-7 y no pudo poner la pelota en el frontis con la zurda en el 5-21, cuando el pescado ya estaba más que vendido. Agirre trató de romper su ritmo a base de descansos, pero Peio Etxeberria estaba lanzado y no había forma de pararle. La imagen de Agirre apoyado con ambos brazos en la pared izquierda, a la altura del cuadro nueve, en el 3-17 fue el reflejo de su impotencia. Le habían sacado los colores...

6 Agirre

22 Peio Etxeberria

Tiempo de juego:
40 minutos y 22 segundos.
Pelotazos a buena:
205.
Tantos de saque:
Agirre, 0. Etxeberria, 4.
Faltas de saque:
Agirre, 0. Etxeberria, 1.
Tantos en juego:
Agirre, 4. Etxeberria, 12.
Tantos perdidos:
Agirre, 6. Etxeberria, 1.
Marcador:
1-0, 1-7, 2-7, 2-10, 3-10, 3-17, 4-17, 4-21, 6-21 y 6-22.
Momios de salida:
a la par con tendencia por Peio Etxeberria. 80 a 100 por abajo.
Incidencias:
un tercio de entrada en el frontón Adarraga de Logroño. 300 personas.