Beñat Rezusta tiene puesto el punto de mira en La Blanca

El pelotari Beñat Rezusta./E. C.
El pelotari Beñat Rezusta. / E. C.

Arranca hoy su quinto torneo consecutivo con la zurda mejorada ante Martija como rival atrás, y con la intención de pasar a la que sería su segunda final en el Ogueta

JUAN PABLO MARTÍN

El pasado domingo en el frontón de Bera, además de la victoria, Beñat Rezusta pudo constatar que su zurda ha mejorado. Retocó la posición de los tacos y acertó. Por primera vez desde hace algunas semanas, el día después de jugar un encuentro no tenía dudas de cómo iba a llegar al siguiente con lo que ello supone desde el punto de vista mental. «Estoy bastante bien para la semifinal de La Blanca», manifestó. Esta noche (22.15) regresa a un torneo «que tiene mucho nombre y que ha sido una alegría que se dispute después de todo lo que se oyó hasta que alcanzaron un acuerdo».

El zaguero de Bergara es un fijo en la competición de Vitoria a lo largo de los últimos cinco años y, aunque el pasado consiguió plantarse en la final, todavía no lo tiene en sus vitrinas. Y eso que durante el último lustro ha contado con compañeros de renombre como Irujo y Ezkurdia, en tres ocasiones. «El objetivo es ganarlo pero hasta ahora no ha podido ser. El primer paso es ganar esta noche. Hay que ir poco a poco», manifestó.

En esta ocasión formará junto con Irribarria, que se estrena en el campeonato. «No ha jugado antes porque, entre otras razones, ha tenido revanchas del Manomanista, que tampoco son una mala señal», apunta. El zaguero de Bergara vio a su compañero «muy motivado» en el último encuentro, y espera que puedan trabajar de la misma forma para obtener un resultado favorable. «Nos arreglamos bien, nos ayudamos uno a otro para taparnos los fallos, y el choque de Bera nos vino bien a los dos para entendernos mejor», señaló.

En un principio su rival en los cuadros largos iba a ser Zabaleta, pero el de Etxarren suspendió ayer a primera hora de la tarde tras realizar una prueba y constatar que su derecha todavía no está en condiciones de jugar. Aspe reaccionó rápido y nombró a Martija como el nuevo guardaespaldas de Ezkurdia. «No es fácil cubrir el hueco de un buen Zabaleta, pero Martija también es un zaguero muy fiable y estoy seguro de que vamos a tener un partido duro. Hay que salir convencidos a la cancha de que tendremos trabajo, pero si somos capaces de poner nosotros el ritmo nos tocará defender menos», señaló.

Exigente pero bonito

Está «ilusionado» ante el nuevo reto, y más viendo que su zurda evoluciona en el camino correcto. Sabe que el frontón Ogueta es exigente para sus protagonistas porque el delantero que más acertado tenga el día puede hacer mucho daño con el remate y los zagueros deben aplicarse, «pero a la vez es bonito. Es una cancha que me gusta a pesar de que en las anteriores ediciones no he conseguido ganar. Es rápida y si estás justo sufres, pero si estás bien cuando le sueltas a la pelota haces daño», destacó.

El pasado mes de julio disputó ocho partidos y tuvo que suspender el de Ermua. «Con el tema de la mano no he estado lo cómodo que me gustaría a la hora de jugar, pero espero darle la vuelta a la situación», apuntó. Agosto ha comenzado bastante mejor para el guipuzcoano, por lo menos en cuanto a sensaciones. Hasta mediados de mes tiene media docena de encuentros programados, que pueden ser más en función de los resultados que obtenga. «Quiero ir paso a paso sin mirar mucho más allá para ver cómo aguanta la mano», concluyó.

Además de Zabaleta, el festival de esta noche también tendrá otros cambios con respecto a lo que se anunció en un inicio. En el primer partido, Mendizabal III tendrá de guardaespaldas a Garmendia en lugar de Jaunarena, y se enfrentará a Elordi y Untoria. En el tercero también cambian los zagueros. Erostarbe formará con Retegi BI y Tolosa con Egiguren V.