Pelota

Altuna lo hace todo fácil

Jokin Altuna, tras su victoria de ayer en el Astelena de Eibar. Detrás, Peio Etxeberria. /Mikel Askasibar
Jokin Altuna, tras su victoria de ayer en el Astelena de Eibar. Detrás, Peio Etxeberria. / Mikel Askasibar

El de Amezketa doblega a Peio Etxeberria con una exhibición de primer orden y jugará la semifinal de Aspe contra Ezkurdia el viernes en Sopel

JOSEBA LEZETA

La magia de Jokin Altuna continúa intacta. Viéndole ayer en el Astelena, jugar a pelota parece fácil. Nada más lejos de la realidad. Lo que hace el amezketarra está al alcance de los privilegiados, de unos pocos. Pese a cuajar una actuación sin apenas tacha, seria y trabajada, Peio Etxeberria cayó 22-10 en cuartos de final del Torneo San Fermín del Cuatro y Medio. El mismo pelotari que había sorprendido ocho días antes a Elezkano II, buen especialista, vio esfumarse su ilusión de estar en la final del 7 de julio en el Labrit de Pamplona.

22 Altuna III

10 Etxeberria

Tiempo de juego
41 minutos y 56 segundos. 8:19 de juego real.
Pelotazos a buena
195
tantos de saque
Altuna III, 2. Etxeberria, 0.
faltas de saque
Altuna III, 1. Etxeberria, 0.
PASAS DEL CUATRO Y MEDIO
Altuna III, 1. Etxeberria, 0.
TANTOS EN JUEGO
Altuna III, 17. Etxeberria, 2.
TANTOS PERDIDOS
Altuna III, 6. Etxeberria, 3.
TANTOS DE DIEZ PELOTAZOS O MÁS
cinco, de los que dos cayeron a favor de Altuna III y tres del lado de Peio Etxeberria.
MARCADOR
1-0, 1-2, 5-2, 5-3, 13-3, 13-5, 14-5, 14-6, 18-6, 18-7, 19-7, 19-10 y 22-10.
MOMIOS DE SALIDA
100 a 50 a favor de Jokin Altuna. 30 a 100 por abajo.

Un cuarto de hora le bastó a Altuna III para ordenar el tráfico del Astelena. Ni siquiera le descentró la falta de saque del 5-3 al mandar a botar la pelota detrás de la raya del cinco, la antigua pasa. Ese error dio paso a una tacada de ocho tantos del delantero amezketarra, genial desde el 5-3 al 13-3. Tocó la pelota de derecha, la movió a todas las esquinas, remató, firmó acciones de saque-remate cada vez que se le presentó la oportunidad... Cortadas de derecha a la pared izquierda, ganchos, paradas al txoko inalcanzables... Eligió bien qué hacer en cada momento. Sencillez y efectividad a partes iguales. Mandó sobre la cancha con guante de seda y brazo firme.

Peio Etxeberria corría de un lado a otro en busca de recuperar el saque y, de paso, la esperanza. Con el 12-3 en contra, recurrió al arma que tan buen resultado le dio en el choque de Beasain ante Danel Elezkano. Se adelantó en busca de la volea... y topó con un saque al ancho de Altuna III, el más listo de la clase. La pelota viajó al espacio desocupado. El de Zenotz se limitó a seguir su viaje con la vista. No había forma de alcanzarla. Por si acaso, no volvió a intentarlo. Prefirió esperar atrás al bote de la pelota.

Esfuerzo aplaudido

Peio Etxeberria estrenó tarde su casillero de tantos de jugada, en el 19-9, ventilada la eliminatoria. Fue gracias al primer resto que entregó Altuna III al de Zenotz, quien resolvió merced a una dejada de zurda con efecto hacia el ancho. Preciosa. Aplaudida. Porque el público del Astelena no le reprochó nada. Al contrario. Recompensó su esfuerzo y su interés. Comprendió que no había manera de conseguir más. Avanzado el encuentro y con el sosiego propio de quien se ve superior en el electrónico y sobre la cancha, Jokin Altuna añadió un grado de ingenio y dificultad a sus jugadas.

Altuna, que ha recuperado la chispa y la frescura de sus mejores días, lleva cinco victorias consecutivas -cuatro por parejas y una en la jaula- desde que cayó frente a Iker Irribarria en cuartos de final del Manomanista. El viernes le espera en Sopela Joseba Ezkurdia en la semifinal del Torneo San Fermín del cuatro y medio correspondiente a la rama de Aspe. Reeditarán así la última final del Cuatro y Medio. Duelo de envergadura entre los dos últimos campeones de la distancia.