Este contenido es exclusivo para suscriptores

Vive informado todo el año y que nadie te lo cuente. Tu suscripción anual por solo 49.95€

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidosNueva app exclusiva sin publicidadInteractúa con los periodistasNuevas newsletters de autorOfertas y eventos exclusivos

Lo más normal del mundo

«Buenazo». Así resume cómo se lo pasó Lucas Barron junto a su padre Jacques en su estreno competitivo en la Baja Inka. /Barronx2
«Buenazo». Así resume cómo se lo pasó Lucas Barron junto a su padre Jacques en su estreno competitivo en la Baja Inka. / Barronx2

Padecer síndrome de Down no frena al peruano Lucas Barron, que pondrá sus habilidades especiales al servicio de su padre como copiloto en el Dakar 2019

José Manuel Cortizas
JOSÉ MANUEL CORTIZAS

Viral. Como todo lo que se sale de los cánones de la presunta normalidad, entendida como rutina. Porque, ¿quién dice que atenta contra lo realmente normal que un muchacho de 24 años con síndrome de Down se vaya a embarcar en la aventura dakariana como copiloto de su padre? El hecho de ser el primero en la historia define su condición de elegido, que es como se siente en vísperas de cumplir un sueño. Lucas Barron es el protagonista de esta historia. Y de otras muchas que hablan de esa normalidad con la que su familia le trató desde que se cansó de recibir mil y una sugerencias que en poco o nada contribuían a sobrellevar lo que arrancó siendo «el aviso de que se nos iban a complicar las cosas».

 

Fotos