GP de Austria

Ducati busca seguir apretando a Márquez

Jorge Lorenzo, por delante de Marc Márquez, durante el GP de la República Checa. /AFP
Jorge Lorenzo, por delante de Marc Márquez, durante el GP de la República Checa. / AFP

Las miradas giran ahora hacia Dovizioso y Lorenzo, pero el catalán ve posible batir a las motos italianas en el Red Bull Ring

BORJA GONZÁLEZ Spielberg

El Mundial de MotoGP avanza, y carrera tras carrera, aunque sea poco a poco, Marc Márquez va aumentando su ventaja en la clasificación general. Tras caerse en Mugello mantuvo el liderato con 23 puntos sobre Valentino Rossi, tercero ese día. De Cataluña salió con 37 puntos sobre el italiano, con 41 de Assen, 46 tras ganar en Alemania y 49 con su tercero en Brno, siempre con Rossi por detrás. Un incremento de su margen vinculado a la sensación de manejo de todas las situaciones y de buen tono con su Honda, mientras que por detrás no termina de definirse si alguien será capaz de ponerle en apuros para el objetivo de llevarse la quinta corona en la clase reina. «La sensación de todo el año es que los dos pilotos Ducati son los rivales, pero luego en el campeonato está Valentino ¿no?», analizaba Márquez desde el Red Bull Ring, un trazado en el que se ha competido dos veces, las dos con victorias de Ducati. «¿Por qué? Por la experiencia, pues sabe que tiene que terminar todas las carreras, sabe que tiene que sacar todo el partido a las situaciones y lo está haciendo. Dovizioso ha fallado más de lo que nos tenía acostumbrados, pero yo creo que ya está planteando carreras diferentes. Está aprendiendo de los errores, pero yo creo que de momento el que va segundo es una Yamaha, y es Valentino».

Un discurso que mantiene a la vez que en Yamaha siguen sin encontrar la senda de la victoria, unos problemas que se han evidenciado en la situación vivida por Maverick Viñales en Brno, tanto en entrenamientos, porque la carrera se acabó en un abrir y cerrar de ojos por el error de Stefan Bradl que le llevó al suelo a él y a Bradley Smith, como por la crisis interna en su lado del box, con la polémica en la que participó también su técnico, Ramón Forcada. Con esas dudas en la fábrica japonesa, las miradas giran ahora hacia el tercero de la general, Andrea Dovizioso, ganador el pasado domingo, y el quinto, Jorge Lorenzo, segundo en la República Checa.

«El compañero de equipo es el compañero de equipo, pero estoy concentrado en el campeonato, no en el compañero de equipo. Todo lo que hago es por el campeonato y todos los rivales son competitivos», apuntó por su parte Dovizioso, que pasado el rifirrafe con Lorenzo, un 'enfrentamiento' muy trabajado por parte de Ducati para que no vaya a mayores, prefiere no pensar en el primer puesto de la general, una vez que la distancia respecto al líder es sobre el papel muy complicada de enjugar (en su caso, 68 puntos). «Ser el primer piloto de Ducati es mejor que no serlo, pero a partir de ahí prefiero terminar segundo el campeonato sea quien sea con quien tenga que luchar por esa posición, en el caso de que sea imposible coger a Márquez, que parece muy difícil», reconoció en este sentido Lorenzo, que afronta una buena opción de volver a ganar, incluso de que viva un duelo con su compañero de equipo. «Todo puede pasar, pero descartar sobre todo a Márquez, que no esté hasta el final luchando, sería estúpido», destacó el mallorquín. Y es que, desde que terminó la carrera de Brno, Márquez no ha ocultado que en esta ocasión sí que ve posible batir a las motos italianas en el trazado austríaco.

«Vengo con las buenas sensaciones del año pasado y sobre todo sabiendo que en este año estamos bien en todos los circuitos», señaló el líder de la general. «En Le Mans, que era uno de los circuitos donde sufríamos, hemos sufrido menos este año. Sí que es cierto que Ducati este año también está muy fuerte, pero veremos qué pasa durante el fin de semana ya que el año pasado estábamos aquí el jueves con dudas, veníamos de un año muy difícil, un año en el que habíamos sufrido, y no fue mal. Pero ya veremos. Quizás ahora salgamos y no podemos, pero la intención es esa, plantarles cara y luchar por la victoria», apuntó el catalán. Este viernes comenzarán, pues, los entrenamientos en el Red Bull Ring, con la previsión de que va a ser una jornada climatológicamente muy complicada, un factor que puede ser crucial.

También en las demás categorías y, concretamente, para un piloto, Jorge Martín (segundo de la general de Moto3), que se perdió la carrera de Brno tras caerse el viernes y tener que viajar a Barcelona para operarse de una fractura en el radio del brazo izquierdo, y que quiere probarse en el primer día de este gran premio, aunque buscando no arriesgar más de la cuenta y comprometer así su pelea por el título. «Me han declarado apto, pero de momento sólo para probarme en los entrenamientos, y después tendré que pasar otra revisión médica», explicó ya en Austria el madrileño. «La de hoy no ha durado mucho, unos cinco minutos, y han estudiado la movilidad en el brazo. Lo bueno es que a cada día que pasa voy mucho mejor y por eso no voy a arriesgarme a salir mañana si llueve, como dicen. Así que ya veremos si la próxima revisión la tengo mañana o ya el sábado», afirmó Martín.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos