Gran Premio de España

Bottas, dispuesto a caldear el ambiente en Mercedes

El Mercedes de Valtteri Bottas, rodando este viernes sobre el trazado de Montmeló. /Lluis Gene (Afp)
El Mercedes de Valtteri Bottas, rodando este viernes sobre el trazado de Montmeló. / Lluis Gene (Afp)

El finlandés domina con autoridad el viernes del GP de España y se presenta un punto por delante de Hamilton y los Ferrari, con Sainz en el 'top 10'

DAVID SÁNCHEZ DE CASTROMadrid

La primera victoria de 2019 la celebró con un elocuente «A quien le corresponda: 'que le jod*n'», y desde entonces se ha mostrado muy competitivo. Valtteri Bottas recibió tantos palos en un 2018 en el que no logró subirse ni una vez a lo más alto del podio que en este 2019 va a desplegar toda su capacidad para intentar quitarse de encima el ingrato papel de escudero, que es una forma elegante de decir segundón.

Bottas entra líder a Barcelona y quiere salir de la misma manera. Sólo hay una forma de lograrlo: acabar por delante de un Lewis Hamilton que parece un león adormecido en esta campaña. Prueba de que Bottas no va a aflojar la presión es que está dispuesto a apretarle las tuercas a su compañero incluso en los entrenamientos libres. El finlandés fue el más rápido en la primera y en la segunda tanda de un viernes razonablemente tranquilo, sólo exaltado por la enésima demostración de torpeza de Lance Stroll, que dejó su coche estrellado en la curva 9 al final de la sesión matutina.

Mientras, Hamilton se mostró algo dubitativo. En la primera sesión ni siquiera se acercó al crono de Bottas, pero en la segunda, pese a quedarse a menos de media décima, sí que dejó imágenes que generan algo de dudas sobre cómo llega a esta carrera. No es normal ver a cualquiera de los 20 pilotos sobrevirar tanto en un circuito que conocen al milímetro, ya que es el que más kilómetros ruedan cada año. Sin embargo, el último cuarto de la tanda fue una pesadilla: apenas podía dejar el W10 en la pista, se salió varias veces y el 'culebreo' de su monoplaza fue constante. ¿Problemas con los neumáticos o simple exageración? Nadie se atreve a decir que el pentacampeón tiene problemas, pero lo cierto es que ni él ni sus mecánicos acabaron el viernes del todo satisfechos.

En Ferrari siguen con su ciclotimia. Tanto ellos como Renault y McLaren estrenaron en Barcelona las evoluciones importantes de sus motores, aunque en el caso de los italianos es una muestra de temor más que un calendario planificado. De tenerlo previsto para Canadá, a llevarlo directamente a la primera cita en Europa para intentar una hipotética remontada frente a los Mercedes, Leclerc y Vettel sí que se acercaron ligeramente en prestaciones a Bottas y Hamilton, pero no lo suficiente.

Habrá que ver si este sábado son capaces de evitar una nueva primera fila en parrilla de las flechas plateadas, ya que pocos circuitos menos propicios para adelantar que el Circuit de Barcelona-Catalunya.

Sainz quiere puntos

No es un objetivo sencillo, pero es lo mínimo exigible. Carlos Sainz y Lando Norris tenían apuntado en el calendario el Gran Premio de España como el que pueda marcar el devenir de lo que resta de temporada. La presencia de su nuevo jefe Andreas Seidl en el box por primera vez esta temporada ya es un soplo de aire fresco, que se debería traducir en mejorías para las próximas carreras.

De momento, del viernes salen con una sensación algo agridulce. Por un lado, Carlos Sainz sí que ha consumado dos 'top 10', pero la diferencia que hay con los de arriba se antoja imposible de recuperar. Más de un segundo con la cabeza, al menos en su pelea personal sí que está en una situación óptima. Al menos mucho mejor que un Lando Norris que ni se acercó al 10º puesto, algo que Sainz sí logró con solvencia para acabar el día 9º.

Las evoluciones de McLaren (aún es pronto para considerarlo mejoras) se han implementado de manera correcta y, al menos a primera vista, el coche no va peor que antes. Tendrán que vérselas con los Haas, cuyo rendimiento parece ligeramente superior al de fines de semana anteriores, y unos Toro Rosso que son una incógnita. Los datos que han obtenido de las más de 70 vueltas que han dado cada uno Sainz y Norris son la mejor noticia posible para el equipo británico.