La trastienda del triatlón

El flujo de clientes y curiosos que visitaron las tiendas fue constante./Rafa Gutiérrez
El flujo de clientes y curiosos que visitaron las tiendas fue constante. / Rafa Gutiérrez

La plaza de la Virgen Blanca es el epicentro de la fiesta deportiva donde profesionales y aficionados pueden comprar material

JON AROCA

Julio se ha convertido por méritos propios en el mes del deporte gracias al triatlón. Además, ha logrado que los vitorianos se impliquen a conciencia en la carrera. En definitiva, el matrimonio que han formado Vitoria y el triatlón tiene visos de ser duradero. Hoy será la jornada principal, que paralizará la ciudad desde primera hora de la mañana. Pero durante toda la semana el ambiente que se ha vivido, especialmente en el centro, ha sido festivo y propio de un evento que involucra mucho más que la competición. Los atletas, acompañados de familiares y amigos, han podido conocer de primera mano todo lo que les puede ofrecer Vitoria.

También los locales se han sumergido de lleno en el mundo del triatlón. Desde actividades para los más pequeños hasta multitud de acontecimientos que han convertido a la ciudad en 'triatlón capital'. El mayor epicentro de esta fiesta ha sido la plaza de la Virgen Blanca, que se ha erigido como el centro de reunión de atletas y aficionados. Al más puro estilo de la Ciudad del Vaticano en Roma, la plaza ha conseguido convertirse en una entidad casi independiente, con el monumento a la batalla como su particular Basílica de San Pedro.

Las bicicletas se convirtieron en el principal foco de atención.
Las bicicletas se convirtieron en el principal foco de atención. / Rafa Gutiérrez

Algo que no podía faltar en un entorno así son las tiendas. Junto a la gran carpa por donde pasan todos los atletas para formalizar su inscripción, recoger el material y solucionar todas sus dudas de última hora, se erige una plaza, de formato rectangular, donde una veintena de puestos se suceden en una especie de mercadillo callejero. Eso sí, allí no se pueden comprar ni víveres ni cualquier tipo de artilugio habitual en este tipo de centros comerciales a pie de calle. Lo que sí que se puede adquirir es todo tipo de artículos relativos a la práctica del triatlón.

Para el gran público, las estrellas son las bicicletas. Al fin y al cabo, es uno de los elementos más identificables del triatlón. Los curiosos no dejan de asomarse para apreciar estos vehículos, que incluso consiguen levantar claras muestras de deseo. Un amor platónico, más bien, una vez que comprueban la pequeña etiqueta con el precio que cuelga de ellas. El triatlón es caro, y las bicicletas son, probablemente, el mejor ejemplo.

Más movimiento de dinero hay en otros puestos con materiales que van desde las gorras hasta los calcetines, pasando por una amplia gama de accesorios. «Aquí funciona muy bien el triatlón, y esto se ve beneficiado», sintetiza Jorge, de la tienda Ekeko Sport. Reconoce que el precio, en muchas ocasiones con importantes rebajas, es un factor que juega a favor de las ventas. Siempre hay algún corredor que 'pica', pero la mayoría de sus clientes son o turistas o locales a los que les ha llamado la curiosidad. «Venimos porque hay mucho turismo y te compran casi más que el triatleta, que tiene muchas unidades de cada material», explica.

Nuevos deportes

Las zapatillas son otro imprescindible de estas tiendas. El calzado es cada vez más importante para cualquier deportista, desde amateurs a profesionales. Bien lo saben en Running Fiz, una de las tiendas de referencia de la ciudad, que tampoco ha perdido la oportunidad de estar en la feria. «La gente entiende que si quiere salir a correr o hacer deporte y que esa rutina pueda perdurar en el tiempo tiene que llevar material bueno», analiza uno de sus responsables, Marc. A esta ecuación hay que sumarle la alimentación, cada vez con un papel más protagonista. Jorge, de la marca 226Ers, especialista en todo tipo de suplementos nutricionales, cree que eso se debe a que «la alimentación se cuida mucho y es cada vez más específica».

También hay espacio en la feria para el descubrimiento. Muchos de los visitantes ocasionales se sorprendieron al conocer en qué consiste el SwimRun, una prueba que alterna periodos de natación y carrera. Epic Landus SwimRun, un grupo de triatletas alaveses aficionados a estas pruebas, organizan desde 2016 una en el entorno del pantano de Ullíbarri-Gamboa. Juan, uno de sus miembros, cree que esta feria ofrece una buena oportunidad para dar a conocer la prueba. Todos ellos demuestran que el triatlón es mucho más que una carrera de un día.

Imprescindible utilizar unas zapatillas de calidad.
Imprescindible utilizar unas zapatillas de calidad. / Rafa Gutiérrez

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos