Un rayo hiere a seis espectadores cuando el torneo estaba suspendido

Varios espectadores se vieron afectados. /AP
Varios espectadores se vieron afectados. / AP

Impactó contra un árbol en el green del hoyo 15 de East Lake y alcanzó a media docena de aficionados que tuvieron que ser hospitalizados en Atlanta

José Manuel Cortizas
JOSÉ MANUEL CORTIZAS

Seis aficionados que seguían en directo la tercera jornada del Tour Championship en el campo de East Lake (Atlanta) sufrieron heridas de diversa gravedad al encontrarse en el radio de acción de un rayo que impactó contra el tronco de un árbol cerca del green del hoyo 15. En ese momento el juego ya se había suspendido por la inminente llegada de un frente tomentoso con carga eléctrica. Teóricamente, jugadores, personal y aficionados saben, porque están informados, que deben ponerse a resguardo de inmediato fuera del campo. Los que tienen pases para algunas de las enormes estructuras con las que empresas potentes colman de atenciones y de un lugar de privilegio para el seguimiento de la actividad en algunos hoyos acuden a ellas, y el resto se refugian en sus vehículos a la espera de que la tormenta pase de largo.

Suelen ser muy precavidas las organizaciones americanas de golf con las amenazas naturales. Además de por velar por la seguridad de los practicantes y seguidores de ese deporte, entran en juego las posibles indemnizaciones millonarias que pueden derivar de la falta de celo en el control de la gravedad de los acontecimientos. Es habitual que con bastante tiempo de antelación suenen las sirenas por el campo indicando que se detiene la competición, lo que obliga a todo el mundo a ponerse a resguardo en tiempo récord.

Árbol donde impactó el rayo.
Árbol donde impactó el rayo. / Golf Channel

Hoy en Atlanta no ha sido el caso. Las imágenes de los circuitos cerrados de las cadenas televisivas dejan ver con total nitidez cómo surge cenitalmente una lengua de fuego de un rayo que impacta contra un árbol y provoca un pequeño incendio y una lluvia concentrada de metralla en forma de trozos, esquirlas y fragmentos varios de madera.

Los seis heridos reseñados fueron atendidos in situ por los servicios médicos del torneo, pero en vista de su estado se decidió su traslado a varios centros hospitalarios de la red sanitaria de Atlanta. Un parte oficial confirmaba esa evacuación y tranquilizaba al respetable diciendo que ninguna de sus vidas «corre peligro».

El juego ya fue suspendido durante hora y media el viernes por razones similares. En esa ocasión no hubo rezagados ni rayos 'sorpresa' y cuando el frente tormentoso siguió su camino jugadores y público volvieron al campo para que continuara la segunda jornada de la gran final del Circuito Americano, la FedEx Cup. Ayer, la jornada estaba siendo seguida en directo en East Lake por más de 35.000 personas. Dada la gravedad de lo vivido, la PGA decidió no continuar con la jornada, que ha sido pospuesta para que se reanuda a las ocho de la mañana (las dos de la tarde en España) con la conclusión de la tercera vuelta y acto seguido la disputa de la cuarta y decisiva para conocer la identidad del campeón, que se embolsará 15 millones de dólares.

Temas

Cnn, Atlanta