¿Por qué ganan siempre los kenianos en los maratones?

¿Por qué ganan siempre los kenianos en los maratones?
Gráficos: Josemi Benítez

Los corredores africanos marcan el ritmo en esta competición

Josemi Benítez
JOSEMI BENÍTEZ

Una de las claves de la superioridad de los atletas kenianos en el maratón está en su predisposición genética, aunque el verdadero secreto se encuentra en un entrenamiento extenuante y una vida dedicada por completo al atletismo. Así, casi con toda seguridad, el próximo en rebajar la marca de Kipchoge será del valle del Rift, entre Etiopía y Kenia.

1

El físico

Gastan menos oxígeno al correr porque son más ligeros. A 2.000 m. la sangre es más espesa, el valor de hematocrito se dispara y se producen muchos más glóbulos rojos que transportan más oxígeno a los músculos (el mismo efecto de la EPO).

Piernas muy delgadas

Hacen menos esfuerzo para levantarlas y así economizan (gastan un 10% menos energía por kilómetro).

2

Técnica depurada

Casi no tienen gemelo y eso hace que su técnica sea distinta. Buen braceo, poco peso, gemelos delgados y pantorrillas finas que facilitan la zancada. Hacen menos esfuerzo (gastan un 10% menos energía por km).

Están costumbrados a correr descalzos desde niños, aunque todos usan zapatillas. Consiguen unos pies muy fuertes que absorben el impacto y protegen al resto de las articulaciones.

3

El entorno

Las características de esta planicie situada a 2.000 metros de altitud en el valle del Rift son perfectas para la mejora en la resistencia. La mayoría de los corredores de éxito son de la zona del valle del Rift, en concreto de la tribu de los Kalenjis (4% de la población total). En Kenia hay 37 tribus.

4

Base aeróbica

Junto a los futbolistas, los corredores son los modelos a seguir en Kenia y una de las pocas vías para tener un futuro.

Los niños corren hasta 15km. diarios para ir a la escuela. Años más tarde, cuando empiecen a competir, tendrán cientos de kilómetros en sus piernas y soportarán los entrenamientos duros con facilidad. Correr es una disciplica académica del sistema educativo y forma parte de su cultura.

5

El día a día y el entrenamiento

Corren menos kilómetros, pero a una intensidad muy alta, al contrario que europeos y americanos. Casi siempre al 75-85% de su ritmo cardíaco. El entrenamiento rápido, en altura y bajo condiciones muy duras, les da ventaja en las competiciones a nivel del mar El centro de entrenamiento de Kaptagat acoge grandes atletas. Así, exceptuando las series más rápidas o los últimos kilómetros de una tirada larga de 25/30 kilómetros, el resto del entrenamiento lo hace acompañado.

Se levantan a las cinco de la mañana y el primer entrenamiento de la jornada suele ser una hora después. Es el más duro. Tres días a la semana hacen series de velocidad.

Comen menos proteínas y grasa y más hidratos de carbono, sobre todo los que aporta el Ugali, una especie de masa a base de harina de maíz. Verduras, arroz, cereales, judías, leche de cabra y algo de carne.

A las 16.00 realizan otro entrenamiento más suave acompañados de muchos corredores por pistas de tierra. Algunos atletas hacen hasta 3 entrenamientos, pero no Kipchoge.

Durante el día cada atleta tiene asignada una tarea en el centro como limpiar o recoger habitaciones.

6

Su lema: 'Haranbee' ('todos juntos' en suajili)

Los que destacan conviven en campamentos. Entrenan, comen, y duermen juntos. En competición corren para favorecer al mejor.