Xabi Otiñano: «La presión ahora la tienen otros»

Xabi Otiñano: «La presión ahora la tienen otros»
F. Romero

El centrocampista foral destaca la capacidad de sobreponerse a las adversidades demostrada por el equipo esta temporada

FERNANDO ROMEROGernika

El Gernika ha logrado lo que muy pocos fuera de la Villa Foral podrían imaginarse: llegar a la última jornada de competición con opciones reales de luchar por la permanencia. Escasas y dependiendo de terceros, sí, pero opciones al fin y al cabo. En el vestuario blanquinegro nunca se ha dejado de creer, en buena medida por jugadores como Xabier Otiñano. El veterano centrocampista gernikarra ha jugado un papel importante esta temporada, no sobre el terreno de juego, ya que no ha disputado demasiados minutos, pero sí como uno de los baluartes encargado de apoyar a sus compañeros en todo momento y dar pie a muchas de las iniciativas protagonizadas por el equipo a lo largo del curso.

- Parecía casi impensable, pero al final llegan con opciones a esta última jornada.

- Seguimos vivos. Después de acabar con el Izarra, la mentalidad era de que éramos equipo de Tercera. Pero el equipo ha respondido, ha cambiado la dinámica y llegamos vivos a esta última jornada, que hace tres semanas nadie lo hubiera dicho. Hay que dar la importancia que se merece a esa respuesta del equipo. Desde luego, que podamos estar en esta situación es una alegría y es un premio, en el sentido de que hasta la última jornada vamos a poder luchar por algo.

- Aquella derrota fue un palo tremendo para el Gernika, que parecía sentenciado.

- Sí, sobre todo por cómo se dio. Haces un partido con ocasiones para marcar y al final, con la necesidad, dejas un poco de lado lo que el partido necesitaba, que era un poco de orden y seguir trabajándolo. En ese momento es lo que se decidió, y si llegamos a meter alguna de las que tuvimos, no se nos hubiera escapado. También es verdad que igual hubiésemos estado en la misma situación. Pero hicimos méritos para sacar algo positivo. El golpe fue muy duro porque teníamos puesta mucha ilusión en ese partido.

Eso que comenta, es lo que les ha pasado en buena parte de la temporada. Muchos partidos siendo superiores, con ocasiones... pero sin lograr la recompensa deseada.

La tónica general es que ha habido partidos, tanto en casa como fuera, donde el equipo ha hecho méritos suficientes para ganar y no se han sacado adelante. Ahí están los 18 empates de todo el año. En la segunda vuelta, solo hemos perdido tres partidos, pero el problema es que hemos perdido dos muy claves. Aunque también es verdad que, si haces una mirada un poco objetiva del año, se ve que el equipo ha trabajado bien, que ha tenido buenos momentos de juego, que ha generado ocasiones... pero que en momentos puntuales, por errores individuales tanto en el área nuestra como la del contrario, no hemos sido tan eficientes como hubiéramos querido y como deberíamos. Si estamos ahí es porque en algo habremos fallado, y hay que asumirlo.

- Y ahora, se lo juegan todo a una carta, que es ganar en Lasesarre.

- Va a ser un partido muy difícil. Ellos vienen de una derrota dura y, aunque reserve a gente para el play-off, los que jueguen van a querer hacerlo bien para que el entrenador vea que puede contar con ellos. Buscarán llegar lo más fino o lo más positivos posibles al play-off. Porque no es lo mismo llegar con dos derrotas que habiendo ganado y teniendo buenas sensaciones. Y juegan en Lasesarre, que allí el público es muy exigente, no pasa ni una. Va a ser un derbi duro, largo y, sobre todo, exigente a nivel emocional, mental y físico.

- Y luego, esperar que acompañen los marcadores, especialmente el del Real Unión…

- Hay que confiar en que fallen, pero está difícil. Nuestra posición es simple. Como no depende de nosotros, 'solo' tenemos que ganar. Nosotros ya hemos llorado, ya hemos asumido la realidad negativa que teníamos después del Izarra. La presión ahora la tienen otros. Nosotros llevamos todo el año ahí peleando. La situación para nosotros no es nueva. Todo lo que venga va a ser positivo. Así que vamos a intentar acabar bien, ganar y a esperar lo que suceda.

- Si algo ha caracterizado a este Gernika es precisamente la unión del vestuario, que es un plus para el equipo. Y ahí usted tiene mucho que ver.

- La unión hace la fuerza, y en un equipo como el nuestro, en el que llevamos ya varios años los jugadores juntos, la relación va más allá del fútbol. Algunos son de la cuadrilla, amigos de toda la vida… y eso al final se transmite y se inculca. A la gente que ha venido este año hay que agradecerle la predisposición que ha mostrado para todas las dinámicas y las propuestas que hemos hecho, y la actitud que han tenido de respeto para asumir todos los roles que les han tocado durante el año.

- Habla de roles. El suyo esta temporada ha sido el de apoyar en todo momento desde fuera del terreno de juego, ya que no ha tenido demasiados minutos.

- En cuanto a minutos, sí que ha sido el año que menos he contado. Pero cuando no he estado jugando, los compañeros me han transmitido su cariño, su respeto… y si ellos lo han hecho cuando yo he estado mal, cuando ellos se han ganado el derecho a jugar, cómo no voy a estar yo al lado de ellos. Luego, sí que es verdad que yo estoy en todos los 'fregaos', pero el video o las ideas que al final surgen son trabajo de todos. Y son cosas bonitas. El fútbol es deporte y puedes ganar o perder. Pero lo que queda al final son las amistades, las relaciones que haces… y hay que darles ese plus que se merecen.

- En ese sentido, usted es el 'culpable' de algunas de las imágenes más entrañables que se han visto este año, con familiares entrando al vestuario, también los chavales de categorías inferiores, los 'bertsos' de hace una semana…

- Ellos me dicen que soy yo… Yo planteo cosas porque le doy mucha importancia a las relaciones, a lo emocional… y sí que puedo proponer una idea, pero luego cómo acaba esa idea es responsabilidad de todos. Y eso también nos une. El fútbol muchas veces es tan hermético… tenemos nuestra responsabilidad de hacer sentir parte de esto a todos los demás: a los niños del fútbol base, a las familias que nos han dedicado tiempo y se han llevado disgustos, a los aficionados que nos hicieron ver todo lo bueno que hemos hecho hasta ahora y nos dieron ánimos para seguir…

- ¿Algún mensaje que lanzar a esa afición blanquinegra de cara a lo que queda?

- Lo primero es que sean ellos mismos, que nos lo han demostrado, que siendo ellos mismos sabemos que poder contar siempre con ellos, a las buenas y a las malas. Y que el camino sigue más allá del domingo. Todos juntos tenemos que agarrarnos a la esperanza y engancharnos al sueño de que el Gernika siga otro año en Segunda B.