El Gernika quiere colarse en la fiesta del campeón

El Gernika quiere colarse en la fiesta del campeón
F. Romero

Los forales afrontan la complicada tarea de ser los primeros en vencer en El Sardinero y sumar unos puntos vitale

FERNANDO ROMEROGernika

Al Gernika le espera este domingo (18:00h) el más difícil todavía. A los forales, con un calendario caprichoso que les ha hecho medirse ante los equipos de la zona alta en esta fase decisiva de la temporada, todavía le restaba visitar El Sardinero. Pues bien, la cita ha llegado, y en qué momento. La situación del conjunto de Urtzi Arrondo es ciertamente delicada. A cinco puntos del play-out con nueve por disputarse, no les queda otra que ganar o ganar. Romper de una vez por todas esa racha de once encuentros sin conocer la victoria y sumar tres puntos vitales en su pelea por salvar la categoría.

Para ello, deberán colarse en la fiesta del Racing de Santander y no ser un mero convidado de piedra en medio de los festejos de los verdiblancos. Los de Iván Ania, con el billete para el play-off bajo el brazo hace días y con el título de campeón del grupo recientemente conseguido, querrán festejarlo al abrigo de su afición. «No queda otra que ir a por todas. Todavía nos quedan opciones y las opciones pasan por ganar. Será una salida complicada, posiblemente la más complicada de la temporada, pero no hay nada imposible. Estoy seguro de que vamos a ver un buen partido y de que vamos a ser competitivos», lanza Urtzi Arrondo.

«Para nosotros, es prácticamente la última opción. Si no conseguimos ganar, estaríamos casi matemáticamente fuera. Vamos a ver qué resultados hay también el sábado. Si el Real Unión, gana se pone muy difícil, aunque seguiríamos con alguna opción», comenta el técnico blanquinegro. «Tenemos que ganar este partido, pensar en nosotros, ser competitivos y, pase lo que pase la víspera, competir para ganar», añade con vehemencia. El vestuario, a pesar de los dos últimos golpes encajados y que han complicado su futuro, está con ganas de revertir la situación y poder seguir adelante. «Éste es un vestuario que le damos la vuelta pronto a las malas situaciones. El golpe del otro día fue duro. Pero ves la clasificación y ves que todavía tienes opciones. El equipo ha entrenado bien. Estamos con ganas de que llegue el día y hacer un buen partido», asevera.

Es bastante probable que el Ania rote algunas de sus piezas pensando ya en la fase de ascenso, como él mismo deja entrever al señalar que «queremos ganar los nueve puntos que quedan de aquí a final de liga. pero ahora es el momento de probar cosas». Aún así, la calidad de la plantilla cántabra hace que el cambio de peones apenas se note sobre el verde. «A este nivel, nunca sabes qué es mejor, si que salga gente que no está jugando habitualmente o gente que sí lo está haciendo. Quedando tan poco, no van a querer perder nivel competitivo, teniendo el play-off de ascenso tan cerca. Saldrán con esas ganas de ganar como siempre, no con urgencias pero sí con ganas. Sin esa presión de los resultados, jugarán más tranquilos», relata el míster de los forales. «Nosotros tenemos que hacer lo nuestro, ir a competir el partido, no como nos pasó en Getxo. Y mantenerlo vivo con opciones de poder ganarlo».

Ese partido de Gobela, condicionado desde el inicio por un par de errores, es lo que Urtzi Arrondo no quiere que se repita: «En cualquier partido, cuando cometes errores, ya es difícil darle la vuelta. Pero contra este tipo de equipos, que ya bastantes problemas te generan... como para hacer además regalos». «Nuestro partido pasa por hacer un partido perfecto tanto ofensiva como defensivamente, y que ellos tampoco tengan el día de cara, y así poder sorprenderles», añade.

Poco tendrá que ver este encuentro con el disputado en la primera vuelta en Urbieta, donde el Gernika logró secar al Racing para firmar un más que notable empate sin goles. En El Sardinero, un campo más abierto y donde los espacios pueden aparecer con mayor facilidad, los forales deberán redoblar sus esfuerzos. Deberán mostrarse sólidos en defensa y atinados en ataque ante un rival que rara vez perdona. «Si hay un campo ilusionante y motivante para ir a jugar, ese es El Sardinero, donde ellos van a intentar celebrar ese título de Liga. Va a ser un ambiente bonito para jugar. Sabemos que ganar allí es una tarea difícil porque nadie lo ha conseguido. Pero podemos pillarles por sorpresa. Nosotros vamos a encarar el partido de la mejor manera posible», señala Urtzi Arrondo. «Hemos ido a campos del estilo, como el del Mirandés o el Logroñés, y el equipo ha dado la cara, ha hecho buenos partidos».

El técnico foral está pendiente de las evoluciones de alguno de sus jugadores, a los que el esfuerzo físico está pasando factura en este tramo final de la temporada, como Ander Larruzea, que ya forzó para jugar ante el Izarra y que terminó el partido con problemas. Igualmente, Igor Arnáez apura también los plazos de su recuperación y tiene opciones de entrar en la lista. En el lado positivo, Arrondo recupera a los sancionados Kevin y Aimar para la línea defensiva. En el Racing, no estará Rafa Tresaco, al que tras lesionarse en Sarriena se le ha diagnosticado una rotura miofascial de grado II en el músculo semitendinoso de la pierna derecha.