El Gernika prolonga su sueño

El Gernika prolonga su sueño
F. Romero

El triunfo en el derbi ante la Cultural permite a los forales mantenerse con vida hasta la última jornada

FERNANDO ROMEROGernika

El Gernika no ha dicho su última palabra en la lucha por la permanencia. El triunfo de los forales en el derbi vizcaíno ante la Cultural de Durango gracias al solitario tanto de Gorka Larruzea, unido a la derrota del Real Unión en Lezama y, en menor medida, al empate del Arenas en Zubieta, permite a los de Urtzi Arrondo seguir soñando con salir del descenso directo. Dos puntos separan a los blanquinegros de los fronterizos y tres de los getxotarras, por lo que la última jornada será de infarto.

Siguiendo el guion esperado, fue el Gernika el que intentó poner un ritmo alto de partido desde el arranque del encuentro, con una salida fulgurante en la que gozó de un par de acercamientos peligrosos. Sin embargo, la Cultural de Durango, sin nada en juego, supo aplacar ese ímpetu de los forales para dar paso a una fase de juego más tranquila. Esa fue un poco la tónica de toda la primera mitad. Los de Urtzi Arrondo funcionaban a arreones ante un cuadro durangarra bien plantado que buscaba las bandas para inquietar a los locales.

1 Gernika

Carrio, Kevin, Arnáez, Koldo, Carracedo, Aimar (Enziondo, 46'), Ander Sáenz (Etxabe, 74'), Gorka Larruzea, Gandiaga, Abaroa (Ander Larruzea, 85') y Parra.

0 Cultural Durango

Errasti, Jurgi, Jagoba, Galarza, Aranda, Iparra (Unzueta, 46'), Zuazo, Javi Alonso, Gogeaskoetxea (Ekain, 46'), Alberdi (Molina, 76') y Unai Ariz.

gol
1-0, m. 24: Gorka Larruzea
árbitro
Saiz Pérez (comité cántabro). Amonestó a los locales Aimar, Parra, y a los visitantes Txopitea y Errasti.
incidencias
Urbieta, 750 espectadores

La primera ocasión de peligro nació de las botas de Gorka Larruzea, a la postre protagonista del choque. El centrocampista ejecutó con tino un libre directo que se fue a estrellar prácticamente en la cruceta en el minuto 9. Esa acción dio paso a un par de lances más para los blanquinegros. Primero, fue Gandiaga el que protagonizó una gran acción por línea de fondo para servir un balón al primer palo a Parra, pero su remate se marchó desviado. Y un minuto más tarde, Abaroa se adentró en el área y buscó conectar con Sáenz, pero la zaga blanquiazul estuvo rápida para evitar el peligro.

Mediada la primera mitad, tras otra serie de varios córners a favor de los de Urbieta, llegó el primer tanto del encuentro. Gorka Larruzea recibió un balón en la parte izquierda del área, acomodó el cuerpo y enganchó un disparo cruzado que acabó en el fondo de la portería defendida por Errasti. La Cultural, que apenas inquietó a Carrio durante los primeros cuarenta y cinco minutos, respondió con un disparo lejano de Jurgi que se marchó muy por encima de la portería local. También lo intentó con un libre directo desde el vértice del área que ejecutó Javi Alonso, muy desviado.

El Gernika pudo ampliar su ventaja en el minuto 33 cuando Abaroa cazó un balón en la frontal del área y disparó de volea en semifallo aunque con mucha intención, pero Jagoba Portillo se lanzó al suelo para salvar el gol prácticamente en línea de gol. Justo antes del descanso, una más para los forales. Zapatazo de Parra desde la corona del área al que Errasti respondió con una soberbia parada.

Los dos equipos movieron ficha en el arranque de la segunda mitad. En el Gernika, problemas físicos obligaron a Aimar a quedarse en la caseta, sustituido por Enziondo, y obligando a un cambio de sistema. En la Cultural, Unzueta y Ekain salieron para darle algo más de presencia al equipo. Y lo cierto es que funcionó. Porque la segunda mitad fue de claro color visitante, al menos en lo que a la posesión del balón se refiere. Aún así, el primer aviso fue para los gernikarras, tras una buena acción de toque, que terminó con un disparo de Parra por encima del larguero. La respuesta de los de Núñez no se hizo esperar, con una internada muy peligrosa de Portillo por banda izquierda, que sirvió un balón al punto de penalti para Unai Ariz, libre de marca, aunque la defensa local estuvo rápida para evitar mayor peligro.

A partir de ahí, el derbi entró en una fase de juego con un ritmo menor al esperado en el que apenas se llegó a las áreas. Toda la lucha se centró en la parcela ancha del terreno de juego, con una Cultural de Durango fiel a su estilo de posesión y un Gernika ordenado que buscaba presionar para forzar el fallo del rival.

Prácticamente hasta el último cuarto de hora de partido no se volvieron a ver ocasiones. Abaroa, en el 77', probó fortuna con un lanzamiento lejano que no encontró portería. Tres minutos más tarde, tras una falta colgada al área durangarra, el balón quedó suelto pero Enziondo no llegó a meter la puntera de la bota en lo que pudo haber sido el 2-0. Mucho más clara fue la ocasión de la que gozó la 'Cultu' casi a renglón seguido. Un balón filtrado a la espalda de la defensa para que Unai Ariz se quedara totalmente solo en el mano a mano con Carrio, que salvó los muebles para los suyos con una gran intervención. Ya en el tiempo de descuento, el Gernika tuvo la última a balón parado, un libre directo que lanzó Enziondo pero que terminó estrellando en la barrera.