El Gernika se la juega ante rivales vizcaínos

El Gernika se la juega ante rivales vizcaínos
F. Romero

Cultural de Durango, este domingo, y Barakaldo, en la última jornada, serán árbitros del futuro del conjunto foral

FERNANDO ROMEROGernika

Gernika, Cultural de Durango y Barakaldo. El primero, con el agua al cuello. El segundo, ya descendido. Y el tercero, con la clasificación para el play-off bajo el brazo. Los tres serán protagonistas en estas dos jornadas que restan, absolutamente decisivas de cara al futuro del conjunto foral. Un calendario caprichoso ha querido que los de Urtzi Arrondo tengan que jugarse las habichuelas ante dos rivales 'vecinos'. Los precedentes dan una de cal y una de arena para los blanquinegros: Derrota en Urbieta ante los fabriles y triunfo ante los durangarras en Tabira. La balanza caería del lado foral si se tiene en cuenta también el choque de Copa del Rey ante los del duranguesado, en el que salieron ganadores.

Ese choque copero fue el que abrió fuego para los de la Villa Foral en esto de los derbis ante rivales del territorio histórico. Un choque disputado en los albores de la temporada, a primeros de septiembre, en el que Gernika y Cultural de Durango protagonizaron un enfrentamiento tremendamente equilibrado en Urbieta y que parecía abocado a la prórroga. Al menos hasta que apareció Gorka Larruzea para marcar en el 89' y dar el billete a la siguiente ronda a los suyos. También por la mínima se resolvió el choque liguero ante los de Igor Núñez, disputado en la jornada 18, antes del parón navideño de la competición. El solitario gol de Iñigo Pradera dio los tres puntos a los suyos, en la que entonces fue la tercera victoria de la temporada, la primera conseguida lejos de Urbieta. Se hizo esperar demasiado. Este domingo se vivirá un tercer asalto entre ambos conjuntos, con el Gernika jugándose todo a una carta y que saltará hipermotivado al césped, y la Cultural de Durango sin ningún tipo de presión que quiere despedirse de la División de Bronce con las mejores sensaciones posibles. La emoción está servida.

La próxima semana, veremos si aún con opciones de luchar por la permanencia, toca visitar Lasesarre para bajar la persiana al campeonato liguero contra el Barakaldo, único equipo del grupo que se ha mantenido todas las jornadas de liga dentro de la zona de play-off y que, finalmente, ha podido certificar su presencia en la fase de ascenso. En el duelo de la primera vuelta ante los de Aitor Larrazabal, se pudo disfrutar de una intensa batalla en Urbieta, pero el triunfo se lo llevaron los fabriles con un tanto de Fran García en los compases finales. Un resultado que no hizo justicia a lo vivido sobre el terreno de juego.

En general, los derbis ante equipos vizcaínos han dejado sensaciones agridulces en el seno del Gernika. El balance global de estos duelos 'vecinales' arroja tres victorias para los forales (cuatro con la de Copa), tres empates y cuatro derrotas. Y mejor en Urbieta que lejos del terreno de juego propio. Al abrigo de su afición, se lograron dos de esos triunfos, dos igualadas y la ya citada derrota ante los gualdinegros. Como visitante, han hincado las rodilla en tres ocasiones, han arañado un empate y solo han podido festejar una victoria, la de Tabira.

Entrando en detalle, las mejores sensaciones en este tipo de encuentros las encontraron los gernikarras en Urbieta. Ante el Arenas, entonces todavía dirigido por Jabi Luaces, sumaron tres importantes puntos con goles de Parra y de Pradera. Aunque para explosión de alegría en la grada, la vivida en el duelo ante el Bilbao Athletic. Pese a jugar con un hombre menos durante casi toda la segunda mitad por expulsión de Gorka Larruzea, los forales sacaron a relucir todo su carácter para sobreponerse a las adversidades y acabar victoriosos. Aquel encuentro tuvo un claro protagonista: Mikel Abaroa. El atacante lekeitiarra fue el encargado de abrir el camino con un gol a la media hora, y fue también quien se encargó de dejar en agua de borrajas la diana de Villalibre, fiel a su cita con el gol. Su tanto en el descuento, en la última jugada del encuentro, desató la alegría de la parroquia local.

Pero también ha habido sinsabores. El propio filial rojiblanco, en el choque de la primera vuelta, se impuso con un claro 3-0 a los de Urtzi Arrondo en Lezama. Por un resultado similar (3-1) cayó también el Gernika en Urritxe. Un tropiezo doloroso que vino a frenar la buena racha que había logrado enlazar el equipo, con siete encuentros sin conocer la derrota.

Pero si ha habido un resultado especialmente doloroso, ese ha sido el sufrido en Gobela. Ante el Arenas, el conjunto foral recibió su correctivo más duro de todo el curso. Un 4-1 que hizo añicos buena parte de las opciones de permanencia de los blanquinegros y que ahora les obliga a esperar a resultados de terceros, entre ellos el propio conjunto arenero. Aquel día, un mal arranque marcó por completo el desarrollo del choque. Verse con un 2-0 en contra antes del cuarto de hora fue una losa insalvable. Con la lección aprendida encara el Gernika estas dos últimas jornadas, dos duelos en los que no hay opción al fallo y en las que saber manejar los nervios y las sensaciones será clave.