El Gernika asalta El Sardinero y sigue con vida

El Gernika asalta El Sardinero y sigue con vida
Roberto Ruiz

Los forales rompen la imbatibilidad del líder en su feudo para sumar tres puntos vitales en la lucha por la permanencia

DANIEL GARCÍASantander

El Gernika se ha ganado por derecho propio poder seguir soñando una jornada más con la permanencia. El conjunto de Urtzi Arrondo logró el más difícil todavía, convirtiéndose en el primer equipo en ser capaz de doblegar al Racing de Santander en El Sardinero gracias a un tanto de Koldo mediada la segunda mitad. Los forales, aunque pasaron apuros en la primera parte, corrigieron posiciones defensivas, mejoraron en rendimiento y fueron creciendo poco a poco hasta discutir la posesión al líder de la categoría para llevarse los tres puntos a base de buen trabajo en El Sardinero. El triunfo coloca a los blanquinegros con 36 puntos, a cinco del play-out, con tan solo dos jornadas por disputarse.

En el choque de este domingo en los Campos de Sport de El Sardinero, el Gernika salió valiente, con las líneas muy adelantadas, jugando con un 5-3-2, con Gandiaga y Abaroa en punta, pero que dejaba espacios atrás, circunstancia que trataron de explotar los cántabros. Óscar Gil mandó un balón largo a la espalda de Aimar y de Koldo, apareció Cejudo y, en el mano a mano, se estrelló ante el guardameta vizcaíno. El rechace lo despejó la zaga del Gernika fuera de peligro. En el minuto 20, una internada por banda izquierda acabó con Cayarga controlando el balón, pero una vez más Carrio volvió a evitar el tanto santanderino.

0 Racing Santander

Zárraga, Kitoko, Óscar Gil, Olaortua, Redru, Rivero, Sergio (64', Noguera), Cayarga (58', Enzo), De Vicente, Cejudo (70', Barral) y Dani Segovia.

1 Gernika

Diego Carrio, Kevin, Aimar, Koldo, Carracedo, Igor (90', Ander Larru), Ander Saenz (70', Enziondo), Gorka, Parra, Gandiaga (85', Etxabe) y Abaroa.

goles
0-1, m. 72: Koldo
árbitro
Fernando Bueno Prieto, del Comité Madrileño. Amonestó a los locales Kitoko y David Barral; A los visitantes Diego Carrió, Igor y Gorka.
incidencias
7.201 espectadores en El Sardinero

El encuentro transcurría con posesiones de ambos equipos. El conjunto foral trataba de alcanzar el área del Racing, pero la presión y defensa de los locales evitaba que las ocasiones con peligro llegaran a la portería. Sin embargo, también ocurría al contrario. El cuadro cántabro se veía incapaz de alcanzar la meta de un Gernika que se hacía fuerte en defensa. Parra tuvo una ocasión antes del final del primer tiempo en El Sardinero, pero Olaortua apareció para evitar el remate del jugador de la escuadra vizcaína.

Tras el paso por los vestuarios, el Racing intentó jugar más cerca del área, pero no terminó por aparecer el último pase. El Gernika cerraba líneas y Abaroa ponía algo de luz al ataque vizcaíno con gran criterio. En el minuto 67, Igor penetró por banda izquierda y sirvió sobre Gandiaga. La jugada terminó en Abaroa, quien remató buscando la parte baja del palo izquierdo de Zárraga, que tuvo que realizar su primera intervención clara del encuentro.

Cinco minutos después, llegó el tanto que sirvió para la victoria del Gernika. Gorka sacó una falta en la frontal del área y el balón quedó rechazado en el lado izquierdo. Igor recogió el esférico, colgó al vértice del área sobre Gandiaga, que tocó para Koldo. El central buscó sitio para armar el disparo y, con un potente remate, batía a media altura la portería santanderina.

A partir del tanto, el equipo de Urtzi Arrondo creció en juego y el Racing se vio incapacitado para generar peligro sobre la portería de Carrio. El Gernika tenía la posesión con mucha seguridad y confianza ante la protesta de jugadores cántabros y de la afición local, que pitó a su equipo. Los cambios de Iván Ania no surtieron efecto en el juego de los suyos de cara a buscar una posible remontada que no llegó ante un Gernika que sudó hasta el final para lograr tres puntos de oro.