Nico Serrano, la perla que viene

Nico Serrano y Kepa Uriarte./
Nico Serrano y Kepa Uriarte.

Fichado del Villarreal, el jugador solo tiene 16 años, pero en la factoría rojiblanca no dudan de calificarle como «el mejor»

JAVIER BELTRÁN

El extremo zurdo internacional Nico Serrano fue uno de los artífices de la primera victoria en el estreno del Juvenil de Honor del Athletic ante el Mutilvera a domicilio. Frente a sus paisanos, anotó tres goles, uno de ellos de penalti, que redondearon el mediocentro Kepa Uriarte, también internacional Sub 16, y López Goti. Serrano es la perla con más ímpetu de Lezama. El organigrama técnico del Athletic así lo piensa, pese a que todavía tiene 16 años. «Es el mejor», lanzan sin dudar sobre su proyección.

Nico Serrano, cosecha del 2003, junto al eléctrico Nico Williams, hermano de Iñaki, abanderan a la generación que patronea el técnico Imanol de la Sota (casi todos sus jugadores son de 2002 y 2001) en su regreso a los banquillos de Lezama. Serrano ya fue llamado por Julen Guerrero para disputar varios partidos con la selección española Sub 16, en los que selló una incidencia notable con goles determinantes. Empezará este curso ya integrado en la camada de la Sub 17 en su imparable escalada. Se trata de un futbolista singular, dotado de una técnica exquisita, con desborde y clarividencia en los últimos metros. Ibaigane abonó al Villarreal 300.000 euros de su cláusula hace un año y le blindó con 30 millones para ahuyentar cualquier tipo de fuga.

El presidente del Villarreal, Fernando Roig arremetió contra el Athletic por arrebatarle la pasada campaña a Nico Serrano, aunque sin nombrarle directamente. Nacido en Pamplona y formado en La Txantrea y Osasuna, el club amarillo le captó de Tajonar . Aprovechando un envite entre el Villarreal y el Athletic, Roig desvelaba que no había almorzado con la directiva del conjunto rojiblanco, entonces presidida por Josu Urrutia, por el enfado que se guardaba a causa del fichaje en verano de un cadete de su cantera. Un malestar indisumulado que extendió a Atlético y Barça por el mismo motivo, en concreto por el cadete Germán Valera que recalaba en la factoría colchonera. Es más, subrayó a modo de puntualización de la filosofía del Athletic que «no deberían quitarnos jugadores que tienen contrato en vigor en la cantera. No sé si el País Vasco llega a Navarra, porque era navarro», remató para zanjar el tema de Nico Serrano.

La nueva perla rojiblanca, alejado últimamente de los focos, también probó en su día por el Real Madrid antes de su travesía por la fértil Academia del Villarreal. Curiosamente, el Villarreal fichaba posteriormente a un par de sugadores del Santutxu. Nico jugó en Lezama el curso pasado a las órdenes de Iban Fuentes y después de Ander Breda en el seno del Juvenil Nacional, con un rendimiento destacado y corroborando su alianza con el gol (una veintena llevaron su firma) y con un último pase de fantasía. Clubes europeos, pese a su alto blindaje, no le pierden la pista.