El Bilbao Athletic se desmelena en la segunda parte

Los rojiblancos festejan uno de los goles. /Luis Ángel Gómez
Los rojiblancos festejan uno de los goles. / Luis Ángel Gómez

El oportunismo de Villalibre y la magia de Iñigo Vicente allanaron la senda de los cachorros

JAVIER BELTRÁN LEZAMA

El filial se testaba ante el equilibrado UP Langreo, correoso y respondón, que causó muchos problemas en los balones lanzados al área de Unai Etxebarria. El oportunismo de Villalibre (nueve goles) y la magia de Iñigo Vicente, seis tantos y cinco asistencias de gol, allanaron la senda de los cachorros ante un rival que vendió cara la derrota, pero que se desintegró de manera asombrosa en el segundo acto, con el equipo de Gaizka Garitano ya sin cadena. Larrazabal y el propio Villalibre apuntillaron a los astures que entregaron la cuchara (5-1).

5 Bilbao Athletic

Etxebarria; Sillero, Vivian, Murua, Rojo (Arrieta, 83); Vencedor, San Bartolomé (Salado, min.65), Iñigo Vicente; Larrazabal, Villalibre y Morcillo (Córdoba, min 78).

1 Langreo

Elías; Cristian, Alain, Otia, Daniel López; Lavsamba, Riki, Héctor, Javier Sánchez (Aimar, min. 67); Allyson (Omar, min 72) y David (Ríos, min.74).

Goles:
1-0; Villalibre (min.16); 1-1; Dani López (min.16); 2-1; Iñigo Vicente (min.42); 3-1; Iñigo Vicente (min.46); 4-1, Larrazabal (min.60); 5-1, Villalibre, de pti (min.77).
Árbitro:
Subirats (catalán): Amonestó a Sánchez (min.40), Vivian (min.59),
Lezama:
500 espectadores.

Sin hasta seis titulares que no se pueden alinear, lo que obligaba de nuevo a un encaje de bolillos por parte de Gaizka Garitano. Murua de central, Morcillo, en banda izquierda, y Víctor San Bartolomé van cogiendo su sitio ante tanta ausencia. Los puntos se habían esfumado en los compases finales frente a Oviedo B, Real Sociedad B, Mirandes, Arenas, Racing y Barakaldo. Demasiados palos en las ruedas que soterraron ante el Langreo, romo en los compases finales, para romper la racha de 6 de 27 últimos puntos e impulsarse en la tabla con 22 puntos.

Poca expectación en las instalaciones de Lezama, con una treintena de ruidosos aficionados astures, con distintos cánticos, empujando al equipo de Hernán Pérez. Sin nada que rascar hasta ese instante, Asier Villalibre marcaba de cabeza al segundo palo a centro desde la izquierda de Jon Rojo. El octavo tanto de 'El Búfalo' de Gernika en 15 partidos. Dos minutos después, Allyson avisaba con otro testarazo que cruzó en demasía sobre el arco de Unai Etxebarria, que repetía titularidad.

El Langreo no había venido de paseo. Más bien todo lo contrario. Estaba respondón. A los 22 minutos, su capitán Dani López en un lanzamiento de falta de rosca que se fue envenenando entre una nube de defensores y compañeros, se colaba sin tocarla nadie. En plena confusión, Iñigo Vicente se marchaba solo a por Elías, que con el pie abortaba un gol cantado, de los que no falla el Mago de Derio. El Langreo seguía a lo suyo, con potencia y desparpajo, ganando metros. Nervios en la defensa rojiblanca y en la portería viendo a un rival crecido, que percutía en busca de la victoria.

El gol de los cachorros, lejos de animar, debilitó a los rojiblancos, con dudas y mucha perdida de balón. Un espeso Bilbao Athletic que en el 42, esta vez sí, en un error de Elías en el saque, con la defensa adelantada, en un rebote que captura Iñigo Vicente, cogía la moto con el balón cosido al pie y vaselina marca de la casa. Un 2-1 con un fogonazo que David González casi empata si no se llega a topar con el cuerpo de Unai Etxebarria. El Langreo bombeaba balones con peligro, y las caídas suponían un quebradero de cabeza para los pupilos de Garitano.

Pero la decoración cambió radicalmente. Nada más arrancar el segundo acto, avance por la derecha de San Bartolomé, pase de la muerte y de nuevo Vicente que la enchufa de nuevo, tocando ligeramente a un contrario. Un tanto psicológico que hundió al Langreo. Desapareció del mapa. El Bilbao Athletic, más suelto, sin grilletes, gozó de varias ocasiones a tumba abierta. Larrazabal, que no estuvo tan activo como en partidos anteriores hasta ese instante, la tuvo con dos recortes en el interior del área, que no puso culminar.

Villalibre, a pase de Vicente, se plantaba solo en su cabalgada ante Elías, que despejaba el peligro cuando se mascaba el cuarto tanto del envite. Y Larrazabal sellaba el cuarto en un balón largo que se acomodaba, burlaba a Elías y besaba la red con un Langreo ya desfondado. Un penalti a Larrazabal significó el quinto de Villalibre. Garitano hizo debutar al ex potrillo Oier Arrieta en los minutos finales.

 

Fotos

Vídeos