Real Madrid

Isco vislumbra un cambio con Zidane

Isco, durante el acto. /Kiko Huesca (Efe)
Isco, durante el acto. / Kiko Huesca (Efe)

«Es una buena noticia para todos que vuelva al Madrid», subraya el malagueño, al que la salida de Solari y el regreso del marsellés le han alterado el horizonte

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOTMadrid

El retorno de Zinedine Zidane al banquillo del Real Madrid ha devuelto la alegría y el optimismo a un plantel alicaído con piezas clave del dorado último lustro cuya perspectiva ha mutado notablemente desde que escucharon la noticia. Pocos se han congratulado tanto del viraje en el timón como Isco, que ha pasado de estar condenado al ostracismo con Santiago Solari a reencontrarse con un técnico con el que logró abrirse un hueco en el once de las dos últimas finales de la Champions. El malagueño atisba la luz al final de túnel. El martes acudió a la Ciudad Deportiva de Valdebebas pese a que el plantel tenía día libre, el miércoles se le vio sonreír en el primer entrenamiento de la segunda era Zidane y este jueves, tras cumplimentar su segunda sesión a la vera del marsellés, se pronunció sobre la vuelta del preparador aprovechando un acto de Adidas, la nueva marca que le viste. «Es una buena noticia para todos que vuelva al Madrid. Dice mucho de él que vuelva en un momento complicado. Ojalá pueda llevarnos a la senda de la victoria», ha apuntado tras recordar que el galo «lo ha ganado todo» como entrenador y que ya fue «impresionante» en sus tiempos como futbolista del Real Madrid.

Llega Zidane con la misión de resucitar a un equipo que tiró la temporada con su eliminación a manos del Ajax en octavos de final de la Liga de Campeones tras caer días antes en semifinales de la Copa del Rey frente al Barcelona y ver cómo se diluían sus opciones en la Liga al tropezar también con el cuadro azulgrana.

Once partidos les quedan a los blancos, que ya planifican la próxima campaña y este jueves anunciaron el fichaje del brasileño Éder Militao. Planificar cuanto antes el futuro fue uno de los motivos que llevaron a Florentino Pérez a llamar a Zidane para que se hiciese cargo ya del equipo, aunque el galo desea cerrar el curso de la mejor manera posible para recuperar la moral de la plantilla. Por eso Isco quiso lanzar un mensaje a la afición. «Vamos a intentar ganar todos los partidos. La Liga está muy difícil, pero tenemos que sacar todos los puntos posibles. Acortar la distancia. Desde hoy empieza el cambio para la temporada que viene», indicó el centrocampista de Benalmádena en un acto en el que no se admitieron preguntas de los periodistas.

«Volver con más fuerza»

«La exigencia es máxima en este equipo. Hay que pelear todos los títulos. No ha sido nuestro mejor año, pero desde ya trabajamos para estar donde merece la historia del club, la que nos obliga a volver con más fuerza», abundó Isco, que sólo suma 1.155 minutos esta temporada, repartidos en 25 partidos entre todas las competiciones y que se ha convertido en el decimonoveno futbolista de la plantilla del Real Madrid en cuanto a participación tras ser orillado por Solari, con el que sólo fue titular en tres encuentros y se quedó varias veces fuera de la convocatoria. Una situación muy distinta a la que vivió en la campaña 2017-2018, cuando fue el duodécimo más empleado por Zidane, y en la 2016-2017, cuando fue el noveno y pieza clave de aquella 'unidad B' que resultó determinante en la consecución del histórico doblete Liga-Champions.

Más información

Durante el acto de Adidas, Isco se refirió al apodo por el que le conocen en el vestuario, 'Magia'. «Fue un mote de mis compañeros en el Madrid. Me lo empezaron a llamar Iker y Ramos. A partir de ahí todos mis compañeros me empezaron a llamar así», explicó. Y repasó los «millones de recuerdos estupendos» que tiene vistiendo la zamarra del Real Madrid, subrayando que de todos ellos se quedaría «con el día de la 'décima'».