La Vuelta | Etapa 6

Etapa para ciclistas con pegada

Juanma Garate, director del Education First. / Jesús Gómez Peña

Con final en un puerto de tercera, la sexta etapa está hecha para el perfil de Valverde e Higuita

J. Gómez Peña
J. GÓMEZ PEÑA

De Rubielos de Mora, en la falda de la montaña de Jalavambre, a Ares del Maestrazgo hay casi 200 kilómetros de curvas, cuestas y asfalto gastado. Con dos puertos en su inicio y dos cuestas en el final, incluida la meta, es el decorado perfecto para que se forme pronto una fuga y para que, si la escapada no alcanza puerto, los ciclistas con pegada crucen puños en el repecho que sube hasta Ares. A ese perfil se ajusta, claro, Alejandro Valverde. Y también su versión colombiana, el joven Sergio Higuita. Casi les separan 20 años de distancia. Quizá se junten en este final.

En eso confía al menos Juanma Garate. El director del Education First tiene en sus manos a un portento como Higuita. Escalador y veloz. Hecho para las clásicas, el mundial y, probablemente con el tiempo, para las grandes vueltas. Como dice el técnico de Irún, Higuita se ha saltado varios cursos de formación. Llega desde Medellín con hambre de victorias. Y la etapa de hoy, si no se la arrebata una fuga, es para corredores de su perfil. El de Valverde.

Aunque no parece de montaña, la sexta jornada acumula más de tres mil metros de desnivel. Mucho. El puerto más duro, el de Nogueruelas, está situado casi en la salida. Eso acelerará la carrera. La cuesta final, ya en Ares, tiene cinco kilómetros con una pendiente media que ronda el 5%.