«Tenía miedo a ponerme de nuevo el corsé», revela Castroviejo tras su caída en la Itzulia

Jonathan Castroviejo se recupera ya en su domicilio. /b. vergara
Jonathan Castroviejo se recupera ya en su domicilio. / b. vergara

El ciclista del Sky, que ha sido operado de la clavícula derecha, guarda reposo en su domicilio a la espera de que su recuperación le permita montar de nuevo en bici

Bruno Vergara
BRUNO VERGARABilbao

Se dice que los ciclistas están hechos de otra pasta. Cuando se caen en una carrera se levantan de inmediato. Es puro instinto, el deseo de seguir en la prueba y reincorporarse al grupo cuanto antes. Sin embargo, cuando un corredor no hace amago de coger la bicicleta siempre se piensa en lo peor. Así sucedió en la tercera etapa de la Itzulia cuando Jonathan Castroviejo se fue al suelo en un gran montonera, a seis kilómetros del final.

El ciclista de Getxo fue el peor parado, y quedó tendido sobre el asfalto sin moverse. Mal augurio. «En cuanto me caí sabía que era grave. No me podía mover, me dolían mucho las lumbares y las cervicales. Me vino a la cabeza el corsé y pensé en la lesión de hace unos años. Es lo que más miedo de daba», relata ahora, ocho días después de esa caída.

Y es que Castroviejo tiene en mente la grave lesión que sufrió en la Vuelta al Algarve de 2016, cuando se empotró contra un espectador mientras bajaba camino al autobús del equipo el puerto donde había terminado la etapa. Un golpetazo que le obligó a llevar corsé dos meses y que revivió tras la caída del pasado miércoles.

El parte médico desgranó una larga lista de lesiones cuando el ciclista vizcaíno llegó al hospital y fue examinado. Fracturas en la clavícula derecha, cabeza del radio de la muñeca izquierda, vértebras, una costilla, hematomas en el pulmón y un diente, un informe de los doctores que llevó a Castroviejo al quirófano el pasado lunes para ser intervenido de la clavícula por el prestigioso equipo de Mikel Sánchez, en Vitoria.

«Al tener la clavícula derecha rota y la mano izquierda con yeso, no soy autónomo»

La intervención debía durar 60 minutos pero se prolongó hasta las tres horas porque los médicos encontraron que también tenía los ligamentos rotos y el músculo desplazado. Por el contrario, el ciclista no fue intervenido de la muñeca izquierda, ya que con la semana parado que lleva y con las dos que le quedan, los especialistas esperan que el hueso del radio suelde bien sin necesidad de intervenir.

Ahora, tras dos días ingresado y con «muchos dolores», Castroviejo se recupera poco a poco en su casa de Getxo. «Hasta el día de la operación lo que más daño me hacían eran las vértebras L1, L2 y T1. Tengo afectadas dos lumbares y una torácica, esta última cerca de la escápula. Son las apófisis transversales que van integradas en los músculos», explica el corredor, que sabe que le queda reposo por delante porque su recuperación será lenta, aunque marcha por el buen camino.

El mayor inconveniente, además de los dolores que está sufriendo el ciclista del Sky, es que todavía no puede valerse por sí mismo. «Me da de comer mi mujer», relata. Y es que al tener la fractura en la clavícula derecha y la mano izquierda con yeso, «no soy autónomo», se resigna Castroviejo.

Ante este panorama, el corredor del Sky todavía no se pone plazos de volver a montar en bicicleta. Hasta el próximo día 25 de abril estará descansando, sin poder hacer nada. Ese día le pondrán una férula de plástico en la muñeca, y a partir de ahí valorará si puede hacer rodillo. «Todo depende de las lumbares», afirma Castroviejo. «No quiero ponerme fechas, lo importante es recuperarme bien», sostiene. Sin embargo, tiene en la cabeza el Tour de Francia que comienza en julio. «Si para antes del 30 de este mes puedo montarme en el rodillo sin dolor, creo que sí puedo llegar al Tour», subraya Castroviejo, quien mantiene contacto directo con el médico del Sky.

Pero hasta comprobar si las cosas marchan por el buen camino, al ciclista de Getxo solo le queda tener paciencia y ver a sus compañeros de profesión en la televisión desde el sofá. Es de lo poco que puede hacer hasta su próxima visita al médico Jonathan Castroviejo, quien quiso «agradecer los mensajes de apoyo recibidos estos días».

El Tour dará más bonificaciones en la montaña

Los candidatos al maillot amarillo podrán conseguir unos segundos suplementarios en ocho lugares fijados de bonificación en la montaña del próximo Tour, donde el primer corredor en pasar por uno de los puntos aprobados logrará 8 segundos, el segundo 5 segundos y el tercero 2 segundos, en lugar de los 3, 2 y 1 segundos atribuidos el año pasado.

Esos ocho lugares estarán situados este año en el punto alto de subidas o puertos del Tour de Francia de 2019.

Estarán repartidos entre la tercera y la 19ª etapa, en puertos entre los que destacan Hourquette d'Ancizan, en la 12ª, el Galibier en la 18ª y el Iseran en la 19ª, y supondrán un aliciente más para los favoritos en su lucha por la general.