El taponador Kingsley Okoroh, de 2,16, promete espectáculo en la zona del Araberri

Okorob (derecha) choca la mano con un compañero de su equipo universitario. / Twitter

«Posee la envergadura y agilidad gestual necesarias para proteger el aro», destacan los técnicos del club vitoriano

Sergio Eguía
SERGIO EGUÍA

El Sáenz Horeca Araberri anunció ayer la contratación del pívot británico Kingsley Okoroh. Es la segunda incorporación de los de Mendizorroza, tras la del base vitoriano David Soto. Se trata de un 'center' clásico, de 216 centímetros, que ha jugado en la NCAA con los Golden Bears de la Univerdidad de Berkley, en la que acaba de licenciarse.

La llegada del pívot nacido en East Walford hace 23 años para su primera experiencia profesional promete espectáculo en la zona defensiva de los alaveses. Mikel Ereño, entrenador ayudante de Antonio Herrera, destaca que Okoroh «domina el espacio aéreo con grandes aptitudes defensivas y posee la envergadura y agilidad gestual necesarias para proteger el aro». Es decir, que pone unos tapones como panes.

Internacional en las categorías inferiores de Gran Bretaña, los vídeos que hay en la red de sus apariciones internacionales son como la famosa escena del revólver de 'En busca del arca perdida'. Los contrarios botan, zigzaguean y tratan de penetrar en la zona para acabar recibiendo un monumental gorro del gigante de ascendencia nigeriana. En su último año como universitario promedió 5,6 puntos, 5,4 rebotes y 2,06 tapones. El curso anterior fueron 2,1.

«Ofensivamente aprovecha sus dimensiones para jugar por encima del aro y dispone de un abanico técnico de movimientos correcto para anotar desde la pintura», añade Ereño. Además, domina un arte cada vez más difícil de ver en las canchas de baloncesto. Okoroh aún ejecuta ganchos.

Es un pívot que suele tener «una buena compenetración con sus compañeros, con una buena visión y una buena lectura del juego».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos