Mundial de China 2019

España, ansiosa, no mejora

España, ansiosa, no mejora

La selección de Scariolo, muy irregular e inconsistente, se atasca ante Irán y no se garantiza la victoria hasta el último minuto y medio

Amador Gómez
AMADOR GÓMEZMadrid

El que se presumía un trámite para cerrar la primera fase del Mundial se convirtió en un suplicio para la irregular, inconsistente y ansiosa España, que se atascó frente a la defensa de Irán y no mejoró, ni en el juego, ni en el acierto en el triple (9 de 30, para un 30%), ni en su estado anímico. La selección volvió a jugar a tirones, no consiguió mantener continuidad y volvió a sufrir para sumar su tercera victoria ante un rival muy inferior. España, que aspira a medalla y a un pasaporte directo para los Juegos Olímpicos de Tokio, sigue con numerosos defectos, y deberá experimentar un cambio radical de cara a la segunda fase. El viernes espera Italia y el domingo Serbia, la subcampeona del mundo candidata al oro en China, y con el nivel demostrado por la selección de Sergio Scariolo en su pobre primera ronda el pase a cuartos parece ahora bastante más lejano, aunque según la experiencia en anteriores grandes campeonatos se pueda mantener la esperanza.

Hasta el momento, el rendimiento de España, que ha ido de mal en peor, frente a Túnez, Puerto Rico e Irán, no invita al optimismo. La selección de Sergio Scariolo no tiene ninguna confianza y está muy incómoda en la cancha, por lo que debe agarrarse a la inspiración, talento y atrevimiento de alguno de los veteranos, como ocurrió de nuevo con Marc Gasol, a quien se sumaron en el tercer encuentro Juancho Hernangómez y Víctor Claver. España, en un duelo desastroso ante un selección liderada por Hamed Haddadi (10 puntos, 15 rebotes y seis asistencias), no se pudo garantizar el triunfo hasta el último minuto y medio de otro partido para olvidar, en el que se volvió a ver a una selección desorganizada, incapaz de encontrar soluciones ante adversarios que no le permiten correr, y en declive cuando no le entran los tiros.

73 España

Ricky Rubio (5), Rudy Fernández (9), Juancho Hernangómez (11), Víctor Claver (11) y Marc Gasol (16) -quinteto inicial-. Colom (2), Ribas (2), Willy Hernangómez (8), Oriola (4), Llull (3) y Beirán (2).

65 Irán

Jamshidi (15), Yakhchali (5), Bahrami (8), Zangeneh (7) y Haddadi (10) -quinteto inicial-. Geramipoor (5), Mashayekhi (2), Mozafarivanani (-) y Rostampour (13).

PARCIALES:
18-21, 15-10, 19-22 y 21-12.
ÁRBITROS:
Weiland (Canadá), Kom Njilo (Camerún) y Ye (China).
INCIDENCIAS:
Partido correspondiente a la tercera jornada del Grupo C del Mundial de China 2019, disputado en el Guangzhou Gymnasium.

España acarició el ridículo frente a la selección iraní, y después de llegar a ir perdiendo por cinco puntos (57-62) a falta de seis minutos, fue preciso esperar al tramo final para dejar sentenciada la triste victoria en el último y medio, cuando Sergio Llull acertó por fin el primero de cinco triples y una canasta de Claver permitió respirar a la selección de forma definitiva. Hasta entonces, España jugó siempre en el alambre, después de, una vez más, no comenzar concentrada el partido (un increíble 0-10 de parcial a favor de Irán en tres minutos y medio). Se ha malacostumbrado España a no entrar como debe en los encuentros y así le ocurre. Que después tiene que ir a remolque, obligada a reaccionar, pero sin la capacidad de juego ni mental para mandar de forma autoritaria.

El partido ante los iraníes debía servir, aparte de para progresar en el juego y pulir defectos, para recuperar sensaciones y soltarse la muñeca desde el exterior, pero ya la primera parte se cerró con sólo un 21% de acierto en triples (3 de 14) y ello hizo presagiar que las dificultades continuaría. Y más, si enfrente está una selección tan agresiva y que pone en tantos problemas a un equipo en el que esta vez sólo destacaron tres jugadores y se continúa echando muy en falta a los secundarios. No es esta España que acusa tanto las ausencias de Pau Gasol, Sergio Rodríguez y Nikola Mirotic una selección de nivel para aspirar a algo grande en este Mundial, aunque afortunadamente, cuando peor pintaba el choque, en el tercer cuarto, al menos hubo arrestos y efectividad de Claver en el lanzamiento lejano para, con dos triples, despejar un camino excesivamente espinoso ante la defensa zonal iraní.

Entonces, con Marc y Rudy enchufados, logró España su máxima ventaja de nueve (52-43), pero la selección volvió a aletargarse e Irán le endosó otro 0-10 de parcial para ponerse de nuevo por delante (52-53) y encender de nuevo las alarmas. La papeleta la solventaron entre Juancho, Llull y Claver. Así se evitó el fracaso en el tercer partido, a expensas de dos próximos choques realmente complicados y temidos, y con la obligación de ganar uno para no despedirse España en la segunda fase.