Laboral Kutxa Emakume Master Cup

Una txapela para refrendarse

Arrizabalaga, Espinar y Aldai, las tres vizcaínas que jugarán la final de la 'jaula' el domingo en Azkoitia, han disputado por primera vez esta competición

JUAN PABLO MARTÍN

La segunda edición del Laboral Kutxa Emakume Master Cup de pelota mano femenina dentro del Cuatro y Medio tendrá el domingo (12.00 horas) en el frontón Gurea de Azkoitia nuevas campeonas en sus dos niveles. Tres de las cuatro finalistas, Olatz Arrizabalaga, Patri Espinar y Amaia Aldai son vizcaínas y todas comparten que han alcanzado el choque cumbre en su primera participación. Las dos primeras se jugarán la txapela de la máxima categoría, mientras que la tercera medirá sus fuerzas contra la guipuzcoana Oihana Orbegozo, que el año pasado jugó las semifinales, en la de promoción. En ambos casos serán duelos generacionales, aunque la experiencia acumulada entre las más jóvenes es distinta.

Una lesión impidió que Arrizabalaga (Gernika, 19 años) pudiera participar el año pasado, por lo que esta temporada arrancó con dudas «porque no había jugado nunca y desconocía el nivel que podía dar», admitió. Sin embargo, pronto comprobó que sus sensaciones «fueron buenas» y escaló peldaños con seguridad. Es una de las mejores exponentes de la evolución que ha sufrido este deporte en corto espacio de tiempo. «Antes no tenía confianza para jugarme determinados golpes y no me iba a inventar cosas que no sabía. Ahora tenemos una continuidad en los entrenamientos y trabajamos más la técnica. El nivel ha mejorado y los aficionados lo agradecen», destacó. Sabe que tendrá un duelo «complicado» porque tanto ella como su rival son de las que dan un paso al frente y se le juegan. «Una de las claves estará en cometer pocos errores porque nos gusta arriesgar y si lo hacemos defender será más complicada», señaló.

«Esto acaba de empezar»

Patri Espinar (Usansolo, 33 años) es otra de las mejores valedoras del juego de aire. Llega con la moral alta después de que dejar en la cuneta a las dos finalistas del año pasado. «No ha sido fácil. En cuartos hice los más complicado, pero tenía confianza en mis posibilidades y soy de las que pelea hasta el final. La semifinal fue bastante bien y ahora el objetivo es la txapela», apuntó. Conoce de sobra a su oponente y en el partido del domingo tratará de salir centrada, «sin arriesgar mucho al principio y cuando tenga pelota franca me la jugaré», reveló. Sin embargo, admite que el planteamiento con el que se llega a un choque así puede variar según las circunstancias.

Coincide con Arrizabalaga en que cada vez los partidos son más atractivos, «y esto no ha hecho más que empezar. Se juega a otra velocidad, aunque depende de las características de cada pelotari, pero se nota que hay más entrenamientos y que viene gente por detrás», manifestó.

Más dura la pelota

Amaia Aldai (Dima, 18 años) ha regresado a un deporte que dejó por el fútbol. Ahora los compagina. Animada por su entrenador, el torneo le pareció atractivo para volver a jugar a pelota y «me impactó ver a tantas mujeres juntas. Me sentí orgullosa», relató. También ha comprobado que el nivel es «alto» y no le ha sido nada fácil alcanzar la final de promoción. «En las disciplinas de grupo siempre hay alguién que te pueda ayudar o sustituir, pero la pelota es mucho más dura física y psicológicamente», reconoció. Habitualmente ocupa la posición de zaguera, por lo que en la final le conviene alargar el partido. «Todavía no finalizo bien las jugadas», señaló. Oihana Orbegozo tiene más experiencia, «pero saldré a disfrutar. Ya le gané en cuartos, pero en una final entran en juego muchos factores», concluyó.

 

Fotos

Vídeos