Carmen Aizpurua: «Me gustaría jugar contra Serena en Roland Garros»

Carmen Aizpurua golpea la pelota en el Mutua Madrid Open Junior./E. C.
Carmen Aizpurua golpea la pelota en el Mutua Madrid Open Junior. / E. C.

La bilbaína, una de las tenistas más destacadas de Euskadi, lucha por ser profesional en la prestigiosa Universidad de Georgetown

Laura González
LAURA GONZÁLEZ

En las mismas aulas en las que se formaron personalidades como Bill Clinton, el Rey Felipe VI y José Manuel Durao Barroso, cursa la carrera de Finanzas la bilbaína Carmen Aizpurua. Quizás algún día se haga un nombre como experta económica, pero a lo que sin duda aspira es a convertirse en una profesional del tenis, tras ser ya una de las figuras más destacadas de este deporte en Euskadi. Para ello no ha dudado en hacer la maleta, becada por la prestigiosa Universidad de Georgetown, en Washington D.C., donde entrena con técnicos de alto nivel todos los días.

La exintegrante del Club Jolaseta lleva allí poco más de dos semanas pero asegura que ya se ha integrado. «Aunque la cultura y la forma de vida es muy diferente estoy muy a gusto. Con toda la ayuda que recibo por parte de mi equipo y de mis entrenadores la verdad es que todo va sobre ruedas», afirma desde la capital de EEUU. Poder ir allí y continuar con su formación estaba ya en sus planes desde hace varios años. «Desde pequeña he estudiado en el Colegio Americano de Bilbao y su sistema educativo me gusta. Además, ir allí me permitía seguir jugando al tenis y hacer una carrera. En España no se puede entrenar las mismas horas que se estudia y algunas jugadoras han terminado por dejar el tenis».

Hija de exfutbolista

Por todo ello, por las facilidades para dar forma a su futuro, para compaginar vida académica y deportiva al más alto nivel, la bilbaína no dudó en lanzarse a por su sueño americano, el año en el que cumplió la mayoría de edad. «Creo que recordaré el resto de mi vida el día que me ofrecieron una plaza en la universidad, después de venir en octubre a hacer una prueba, para que la entrenadora me viera jugar». A partir de febrero, cuando empiece la temporada, defenderá el nombre de Georgetown cada vez que salte a la pista. Antes, en octubre, irá con el resto del equipo a Boston a jugar contra Harvard.

Ficha

Edad
18 años. Nació en Bilbao.
Ránking nacional
Puesto 152.
Palmarés
Ganadora del torneo TTK nacional en 2015 y del Open Kiroleta 2018, año en el que llegó a la fase final del Mutua Madrid Open junior.

Esta afición por el deporte es algo que ha vivido desde pequeña en casa ya que su padre, Roberto Aizpurua, fue futbolista, delantero del Sestao en los años ochenta. Coincidió con la temporada en la que el conjunto de la margen izquierda estuvo a punto de subir a Primera de la mano de Jabo Irureta. «Él siempre me ha animado a que practicara deportes. En verano jugaba a pádel, tenis, hockey hierba y natación. El que más me gustaba y el que mejor se me daba era el tenis y poco a poco cada vez quería entrenar más». Actualmente Carmen ocupa el puesto 152 en el ranking nacional, tras sufrir una lesión de rodilla que le obligó a parar varias semanas, de la que ya está recuperada. «Estoy totalmente preparada para lo que esté por venir».

De todos los torneos que ha ganado guarda un especial recuerdo del TTK nacional que consiguió en 2015. También de su participación en la fase final del Mutua Madrid Open junior el pasado año. Profesionalmente admira a Serena Williams, «no solo como deportista, sino también como persona. Nos enseña a todos en la pista pero también fuera, mostrando lo que significa el tenis y los valores que hay que tener. Si pudiera hacerse realidad me gustaría jugar contra ella en Roland Garros», confiesa la vizcaína.

También se considera una apasionada del juego de Federer, «pero la actitud que tiene Nadal y que tenía Ferrer en la pista son inigualables». De momento reconoce que no le preocupa en exceso su futuro. «Estoy concentrada en formarme como persona, en aprender de mis amigos, de los profesores y entrenadores, y después ya se verá. Lo que quiero es aprovechar al máximo la oportunidad de estar en Georgetown», afirma, pocas horas después de haber recibido toda la ropa deportiva del equipo. «¡Es increíble, nos han dado de todo! Zapatillas, faldas, camisetas, mochilas de viaje... Aunque llevo solo dos semanas tengo la sensación de que he aprendido muchísimo».