Andrea de la Hera, la reina del mar

Andrea de la Hera y Kimbo Vallejo, los ganadores de la segunda prueba de la Triple Corona, tras concluir la prueba./E. C.
Andrea de la Hera y Kimbo Vallejo, los ganadores de la segunda prueba de la Triple Corona, tras concluir la prueba. / E. C.

La nadadora vizcaína está a una prueba de hacerse con la Triple Corona de Illas Atlánticas, para culminar así tres años de éxitos

Jon Ander Goitia
JON ANDER GOITIA

Andrea de la Hera está a pocas brazadas de entrar a formar parte de la historia mundial de la natación. Y es que la vizcaína podría convertirse en la primera mujer en ganar las tres grandes -la Triple Corona, la Batalla de Rande y la vuelta a nado a la isla de Manhattan (en Nueva York)- en un mismo año. Un imposible que podría romper el verano que viene. Por el momento, ya ha dado los primeros pasos para lograrlo con la victoria del sábado en la Isla de Arousa. Supone su segundo oro en esta prueba gallega, después de subirse a lo más alto también en septiembre del año pasado. Por lo que, únicamente le resta una prueba para llevarse este galardón que se celebra anualmente. A esta competición le sumaría la Batalla de Rande y la cita que propone a los nadadores dar la vuelta a la isla de Manhattan, algo que ninguna vasca ha logrado hasta el momento.

Este complejo hito no le permite ni un solo respiro a De la Hera. Porque, ni siquiera habiendo ganado dos de las tres citas de la prueba gallega tiene asegurada la corona. «Hacen una clasificación final y de ahí sale la campeona». Por lo que se tendrá que batir el próximo septiembre con más de un centenar de nadadoras para hacerse con el primero de los tres trofeos. Aunque, por el camino va dando muestras de su poderío. El pasado sábado concluyó en primer lugar la carrera que les llevó desde O Grove hasta la Isla de Arousa. Más de 12 kilómetros que completó en 2 horas y 57 minutos. «No es para tanto», comenta con humildad. Lo cierto es que su más inmediata perseguidora terminó a 27 minutos de ella.

Y eso que la prueba no fue para nada sencilla. «Fue muy dura. Había unas olas tan grandes que nos ponían en vertical mientras nadábamos. Me tenía que parar para ver en qué punto me encontraba y seguido retomar», recuerda. Es por ello que EL CORREO quiere destacar a Andrea de la Hera como 'Campeona de la Semana' por su reciente difícil logro y objetivos que se ha marcado en el futuro próximo. «Es de agradecer, porque da mucha visibilidad al deporte femenino. Muchas chicas que tienen potencial logran así visibilizarse», comenta la vizcaína.

Tal eran las condiciones que incluso «los kayaks de la competición volcaban». Es por ello que los organizadores optaron por reducir la prueba de 19 a 12 kilómetros. Una peligrosidad en la que ella se mueve como pez en el agua. «Las condiciones en las que entreno aquí me han ayudado a ganar», confiesa. «Lo celebras, pero es algo contenido, porque todavía me falta una más para completar la Triple Corona». Un título que persigue para «dar a conocer mi nombre y conseguir nuevos patrocinadores», explica esta economista.

Primera vasca en Manhattan

No le quita ojo al móvil. Lo consulta cada pocos minutos. Está a la espera de un mensaje, aquel que le confirme su participación en la vuelta a la isla de Manhattan a nado. De lograrlo, Andrea se convertiría en la primera vasca en cruzar el charco para competir en esta prueba. Es más, hasta el momento ninguna deportista del país ha conseguido inscribirse en esta carrera. «Siempre ha sido mi sueño poder ir. Supone un gran esfuerzo físico, porque son 46 kilómetros nadando, y económico, porque por la inscripción hay que pagar 2.500 euros», señala. Y a pesar de que pudiese ser su primera vez, no se amedrenta: «Voy a ir a competirla, estoy en un momento muy fuerte», razona.

La tercera prueba en discordia, la Batalla de Rande, le volverá a llevar hasta Galicia. Será también el verano que viene, después de que hace unas semanas se quedase con la miel en los labios. Y eso que terminó en lo más alto de la clasificación femenina, pero su objetivo era otro. «Quiero entrar entre los tres mejores de la general, en la que también están los hombres». Se ve con opciones de conseguirlo, después de quedarse a apenas cinco minutos en el último intento. Y eso que tuvo varios contratiempos. «Primero se me olvidó el neopreno en el hotel, por lo que tuve que volver, y luego tuve vómitos durante diez kilómetros de la prueba. No estaba con fuerza y creo que si no llega a ser por eso podría haber acabado más arriba», se lamenta. Por eso, ahora «entrenaré duro» de cara al reto de la temporada que viene. Tres pruebas separarán a la reina del mar de su corona.