Carmen y lola

Carmen y lola
BEGOÑA PÉREZ (PSICÓLOGA Y TERAPEUTA FAMILIAR)

Carmen y Lola. Primera película de la bilbaína Arantxa Echevarría. Fue seleccionada para la sección La Quincena de Realizadores del último festival de Cannes. Un gran logro estrenarse en el mejor festival de cine del mundo, y más siendo una obra en la que las actrices/actores no son profesionales excepto en un caso. La película ha generado polémicas en algunos ámbitos y es que aborda un tema que sigue siendo espinoso, o directamente tabú: el amor entre dos jóvenes gitanas, el primer amor sería más exacto decir. Esta historia de descubrimiento y valentía, queda muy bien encuadrada en el contexto social en que se desarrolla, dándonos sobre todo al principio, la sensación de que asistimos a un documental, donde la vida de estas dos chicas se nos presenta en los diversos espacios en que tiene lugar: familia, instituto, barriada, mercadillo, culto, asociación, celebraciones, etc.

En el mundo de estas dos jóvenes, todas sus relaciones significativas se dan con otros gitanos/as. Un mundo en el cual hay ritos que siguen siendo fundamentales, como el del pedío previo a la boda y donde, el orden de lo comunitario tiene gran peso frente a lo individual. En el que el papel de las mujeres viene marcado por unas pautas muy claras, y donde son minoría quienes consideran que estudiar sea importante para poder lograr una vida mejor. Pero cuando el amor llega, aunque sea de esta manera casi inconcebible para los suyos, pone todo patas arriba, y aún a sabiendas de que ha de esconderse, porque no va a ser entendido ni aceptado; cuando no cabe en el pecho, acaba por mostrarse, tanto ante la persona amada, como de forma inocente e inconsciente ante el resto del entorno.

Hay mucha lucha interior en los dos personajes protagonistas, puesto que sus puntos de partida son diametralmente opuestos. Idas y venidas, timidez, deseo, seducción, rechazo, dolor, valentía, toma de decisiones, sueños compartidos, ideas de futuro y demás. El nacimiento de ese sentimiento en ambas chicas y cómo va creciendo y consolidándose, está realmente logrado por lo emotivo, lo certero y lo creíble que se muestra en el film. Pero el suyo es un amor prohibido y como tal sólo puede vivirse con algo de tranquilidad y felicidad en la esfera de lo oculto. La película va aumentando la tensión a medida que se hace evidente que en cualquier momento pueden ser descubiertas. Es entonces cuando se viven las escenas más duras de todo el metraje, porque para unas familias cuya comunidad entiende la homosexualidad como un pecado o una enfermedad, y es motivo de absoluta vergüenza, las opciones para lidiar con eso, no son fáciles para nadie.

De ahí la importancia del personaje de Paqui, la trabajadora de la asociación. Alguien que manteniendo los vínculos con el grupo, ha conseguido ir más allá, estudiar ella misma y ayudar a estudiar a los niños/as gitanas, y a que las mujeres participen de distintas actividades. Un personaje mediador, motor de cambio, en el que se confía y que tiene una gran intuición para descubrir lo que pasa y prestar su apoyo a quién más lo necesita. Es la única actriz profesional, Carolina Yuste, y además de actuar, fue la profesora de interpretación de este elenco de 'actrices/actores' no profesionales que dan una verdad y una frescura a sus personajes realmente potentes. Es una alegría que está película se haya estrenado en cines comerciales el 7 de septiembre (eso sí, en no demasiadas localidades) y que en las tres capitales vascas ha estado cinco semanas en cartelera. Señal de que al público le ha tocado. Hace unos días comenzó su andadura por Francia. Le deseamos que llegue a muchos otros países.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos