«Las salidas de Damaris y Oroz nos tienen que hacer reflexionar y ver qué se nos ha podido escapar»

Agirre, en una imagen de archivo/Jordi Alemany
Agirre, en una imagen de archivo / Jordi Alemany

Joseba Agirre, director deportivo del Athletic, hace autocrítica por la marcha de dos de las mejores jugadoras y pone como solución para el futuro la detección «del talento en edades tempranas»

Juanma Mallo
JUANMA MALLO

Joseba Agirre, director deportivo del Athletic femenino, asumió este jueves como un error propio las marchas de Damaris Egurrola y Maite Oroz, dos de los principales pilares de la escuadra rojiblanco. Lejos de andarse con rodeos y de colocar sobre la mesa paños calientes como la entrada en escena del Real Madrid o el mayor potencial económico de los oponentes del fútbol español, el máximo responsable de la sección miró al interior de Ibaigane para explicar estas 'fugas'. Realizó autocrítica, en un discurso claro. «Estas salidas nos tienen que hacer reflexionar y ver por qué no las hemos podido convencer para que sigan en nuestro proyecto. Es importante entender qué se nos ha podido escapar para que se vayan«, expuso el último entrenador campeón de la Liga con un equipo que cada vez cuenta con mayor competencia, el músculo de los oponentes crece. ¿Qué hacer para poder mantener el nivel en estas circunstancias? Agirre lo tiene muy claro. «Debemos trabajar más en la base para detectar el talento en edades más tempranas y así que las jugadoras están más tiempo trabajando con nosotros. Y hay que pelear con ello, cada vez con más dificultades pero tener más fuerza y poner más trabajo en el tema de formación«, solicitó. Éste es uno de los puntos que recoge el plan estratégico de la sección hasta 2022.

El Athletic femenino vive en una situación de extrema dificultad. Con su particular filosofía, encuentra cada día más «amenazas» en el mundo exterior. El potencial económico de los adversarios crece, el nivel de la competición aumenta, con muchas internacionales de diferentes países. Además, se ha encontrado con que dos de sus futbolistas de mayor talento y con una sensacional proyección se han marchado a coste cero al haber excluido la Audiencia Nacional de la lista de compensación al club bilbaíno, al Madrid –destino de Oroz– y el Barcelona –donde parece que recalará Damaris–, por no haber firmado el convenio colectivo. Por las cinco temporadas que habían estado en Lezama, pedía Ibaigane 250.000 euros por los derechos de formación de las dos canteranas –esa cantidad también suponía un aumento en la ficha de 17.500 euros (el 7%) más el IPC a las dos futbolistas–, pero el órgano juridisccional estimó que la entidad blanca no tenía que abonar nada. Un jarro de agua fría para un Athletic, eso sí, que no se rinde, porque es cierto que la sentencia reconoce la validez de ese catálogo que establecía una cantidad a abonar al club de origen en futbolistas menores de 23 años que terminaban contrato. «Tengo claro que se ha validado la lista y estamos esperando a que el BOE publique el convenio colectivo de las jugadoras para ver si retroactivamente podemos hacer algo. No damos por cerrado nada. Es una oportunidad de defender los derechos de formación del club e iremos hasta el final», subrayó.

Narró Agirre, en este punto, lo sucedido con ambas futbolistas. Aseguró que a Oroz se le presentó una propuesta en verano. Nada. «Desde entonces, hemos estado hablando, intentándolo. Era un tema deportivo. Hemos hecho todo lo posible», indicó el preparador vizcaíno, que trató de sacar una lección sobre lo sucedido de cara al futuro. «Seguro que nos sirve para convencer a todas de que el Athletic es el mejor proyecto y equipo para competir. El discurso de Aduriz en su despedida tiene importancia: ganar a un grandes equipos siendo un grupo de amigas. Ellas tenían claro que a nivel deportivo no se les daba lo que pedían», aportó. Y, en este punto, también habló de otra salida, la de Amaiur Sarriegi, máxima artillera del filial, que fichó por la Real. »Su caso es diferencia. Iba a estar en la dinámica del primer equipo pero con ficha del B. Tiene que jugar. Y la Real le daba la opción de jugar en el primer equipo«, aceptó.

A pesar de todas estas circunstancias, Agirre tiró de optimismo. Habló del compromiso de Lucía, renovada. «Después de destacar en el Mundial dio un paso adelante. Es de agradecer lo que ha hecho». Y también aplaudió a Ane Azkona, Oihane Hernández y Valdezate, tres de las perlas de la cantera que seguirán hasta 2023. «Es de alabar. Pero nos tiene que hacer reflexionar –incidió–, y hacer ver a las jugadoras jóvenes que están en el mejor equipo del mundo, al menos para mí», destacó el exjugador de Ortuella.

Y perseveró en sus instrucciones para el futuro, para que el Athletic pueda competir contra los mejores, para que vuelva acceder a una semifinal de Copa de la Reina para la que todavía no existe fecha y no se convierta en una escuadra residual, de la mitad de la tabla, sin objetivos ni ambiciones. «Tenemos que abrir la puerta y dar lo mejor para el aspecto formativo. Debemos ser estrictos en la captación de talento, hacerlo en edad temprana. Además, hay gente en el filial para dar el paso. lo que supone de la marcha de dos futbolistas importantes hace que tengan oportunidad gente del filial para dar un paso adelante«, estimó.