Copa de la Reina | Cuartos de final

La ilusión del Athletic no bastó en un partido histórico

Las jugadas saludan al público al final del encuentro./Fernando Gómez
Las jugadas saludan al público al final del encuentro. / Fernando Gómez

48.000 aficionados responden al llamamiento del club y casi llenan San Mamés en una noche de récord, pero su apoyo no es suficiente para evitar que las rojiblancas digan adiós a la Copa

Beatriz Garnández
BEATRIZ GARNÁNDEZ

Partido de récord en San Mamés. 48.121 personas se acercaron al feudo rojiblanco para alentar a sus jugadoras ante uno de los favoritos a alzar el título de la Copa de la Reina. Rugió La Catedral y rugieron las jugadoras rojiblancas, que plantaron cara al todopoderoso Atlético de Madrid. Sin embargo, la suerte sonrió al conjunto madrileño, que gracias al gol de Sosa y la puntilla de Kaci consiguen su billete para semifinales de Copa.

En la primera parte el Athletic salió a morder. El templo bilbaíno estaba volcado con ellas y no era para menos, dada la importancia del choque. El Atlético se hizo con el control del juego y con la posesión y buscaba adelantarse en el marcador, pero la defensa rojiblanca estaba muy bien situada y no concedía opciones. Ludmila era la mejor baza de las colchoneras, que buscaban una y otra vez la velocidad de la brasileña para tratar de hacer daño.

0 Athletic

Athletic: Ainhoa, Moraza (Min. 85. Leia), Gimbert, Garazi (Min. 71. Marta), Eunate, M. Unzué, Damaris, Cirauqui (Min. 45. A. Sierra), Erika Vázquez, Nekane (Min. 82. Azkona) y Lucía García.

2 Atlético

Atlético: L. Gallardo, K. Robles, Laia, Tounkara, Menayo, Meseguer, Kaci, Sosa (Min. 88. Linari), Amanda (Min. 65 V. Calligaris), J. Hermoso (Min. 85. O. García) y Ludmila (Min. 71. Falcón).

Goles
0-1 (Min. 45. A. Sosa), 0-2 (Min. 93. Kaci)
Incidencia
48.121 espectadores
Árbitro
Ainara Acevedo. Amonestó a Damaris y Garazi. Expulsó a Robles.

Más información

El conjunto madrileño tocaba y las rojiblancas buscaban las contras para tratar de hacer daño. En las botas de Lucía García estuvieron las dos ocasiones más claras para el equipo dirigido por Joseba Agirre. La atacante mandó un balón alto cuando ya se cantaba gol en las gradas y en la siguiente jugada se internó nuevamente en el área pero su lanzamiento lo atrapó Lola Gallardo. El cuadro vizcaíno empezaba a venirse arriba y los aficionados presentes en San Mamés no dejaron de animar a sus jugadoras ni un solo momento.

Los ánimos estaban por las nubes y no era para menos, dada la importancia del partido y del gran escenario en el que se estaba disputando. Sin embargo, cuando el Athletic estaba en su mejor momento iba a llegar el tanto del Atlético en el momento más delicado, al filo del descanso. Ángela Sosa, que anotó en Liga en Lezama y también lo hizo en Madrid, volvía a vestirse de villana para tratar de arruinar la noche al equipo vizcaíno.

Robles, expulsada

En la segunda parte el Atlético se iba a quedar con una jugadora menos a los dos minutos. Una posibilidad que querían aprovechar las rojiblancas. Eunate estuvo a punto de adelantar a su equipo tras un gran lanzamiento de falta que repelió Lola Gallardo. Apretaba el Athletic en busca de gol del empate, conscientes de que tenían una jugadora más y de que jugaban en La Catedral.

El cronómetro corría en contra de las de Joseba Agirre, que tenían que marcar un gol si querían tener alguna opción de meterse en la semifinal. Las colchoneras, por su parte, trataban de matar el partido en una contra y se defendían como podían de las intentonas del Athletic, que contaba con todo el apoyo de un San Mamés entregado y que no dejó de animar en ningún momento del partido.

Un gol necesitaba el Athletic para forzar la prórroga. El cuadro vizcaíno apretaba y lo intentaba una y otra vez. Erika Vázquez se echó el equipo a la espalda y estuvo a punto de lograr el empate con un disparo que detuvo en dos tiempos la guardameta visitante. Las rojiblancas apretaban y el cuadro colchonero achicaba agua como podía consciente de que el partido estaba a su favor. Las gradas de La Catedral animaban a las suyas, que no dejaron de intentarlo hasta el final. De hecho, Azkona se plantó sola delante de Lola Gallardo en los últimos compases de partido pero cruzó demasiado el disparo. Cuando estaba el tiempo prácticamente cumplido, Kaci sentenció el encuentro para las colchoneras.

Un gran esfuerzo de las rojiblancas, que merecieron más que el Atlético, pero que no consiguieron batir a la guardameta del conjunto colchonero. Poco premio para las de Joseba Agirre, que siguen teniendo un asunto pendiente con la Copa de la Reina. Eso sí, pueden presumir de que jugaron ante 48.121 personas en San Mamés, récord de asistencia a un partido de fútbol femenino en España. Y es que el Athletic tiene una afición que ha demostrado que nunca falla.