Leire Garai, campeona del Parejas

«Quiero ganarme la vida como pelotari»

Leire Garai (15 años), realiza un saque en el Ogueta./Igor Martín
Leire Garai (15 años), realiza un saque en el Ogueta. / Igor Martín

La joven vitoriana dio la sorpresa junto a Etxaniz en la reciente final de Zumarraga

Olga Jiménez
OLGA JIMÉNEZ

Leire Garai (Vitoria, 2003) acaba de hacerse con la txapela de parejas de la III Emakume Master Cup junto con Leire Etxaniz. En un visto y no visto, por 22-5, tumbaron a las favoritas Etxaniz-Arrillaga ante un público entregado en el frontón de Zumarraga. Esta niña pelotari cumple un sueño que empezó desde los 8 años y que sigue alimentando. Fan incondicional del retirado Juan Irujo, sus habilidades en el frontón pasan por la estrategia y una buena lectura de cada partido. Detrás de esa natural timidez, se esconde una joven que no renuncia a alcanzar el profesionalismo. Cree que tendrá esa oportunidad y pelea cada día por ello. «Sería mi gran sueño, ganarme la vida con lo que más me gusta», subraya.

–Con las pulsaciones más bajas, ¿es más consciente de la importancia de esta txapela?

–Sí, sí. Pero estuve muy nerviosa antes del partido. Después me tranquilicé y pudimos jugar como queríamos. Nuestra estrategia era cansar a la zaguera Miriam Arrillaga y desesperar un poco a Patri Espinar, porque sabemos que ella quiere hacer juego y si veía que no entraba en partido en algún momento querría entrar y fallar, como así sucedió.

–¿Con el 12-0 inicial se vieron ganadoras?

–Hasta el último tanto no se puede dar nada por hecho, porque en este deporte se han visto remontadas casi imposibles. Siempre hay que cerrar el partido hasta el tanto 22. Es verdad que habíamos puesto mucha distancia, pero no nos quisimos confiar.

–¿Les favoreció no ser las favoritas?

–Creo que sí. Patri Espinar venía de ganar el cuatro y medio de la Master Cup y todo el mundo pensaba que hacía una buena pareja con Mirian Arrillaga para llevarse el título. Pero eso nos ha ayudado a nosotras para ir a la final con menos presión

–Tiene 15 años y muestra una madurez impropia de su edad.

–(Risas). Bueno, estoy acostumbrada a enfrentarme a gente mucho más mayor. Con Patri Espinar, por ejemplo, me llevo 18 años. Algunas casi pueden ser mis madres (je,je).

–¿Quiénes son su referentes en la pelota?

–Siempre he dicho que para mí Irujo ha sido el mejor. Hace poco me hicieron una entrevista en la radio y de repente apareció para darme muchos ánimos en la final. Me emocioné mucho. En chicas, mi referente es Leire Etxaniz, con quien he ganado la txapela. Me parece muy estratégica, segura y muy tranquila. Me sentí muy bien junto a ella porque da mucha confianza. Para mí es la mejor zaguera.

«Me enfrentó a gente mucho más mayor; algunas pueden ser casi mis madres»

–¿Sigue empeñada en hacer historia en la pelota a mano?

–Hacer historia no lo sé. Sé que en esta Emakume Master Cup en promoción han ganado dos chicas de 13 años, pero en Primera, creo que soy la más joven. Quiero seguir jugando hasta cuando pueda, desde luego. Lo he tenido claro siempre, desde muy pequeña, cuando en edades más tempranas era la única niña que jugaba a mano y lo hacía con chicos. Afortunadamente se han ido uniendo más chicas y van saliendo más competiciones para nosotras. Son muchas horas en el frontón, en el gimnasio. Mucho trabajo y una gran recompensa. Estoy muy contenta.

«Apostarán por las chicas»

–¿Y ganarse la vida con ello?

–Ojalá. Sería mi gran sueño, ganarme la vida con lo que más me gusta. Hemos tenido un pequeño contrato con la empresa Garfe para disputar partidos en verano. Pero eso está lejos de ser un contrato profesional. Creo que poco a poco irá cambiando y que algún día las empresas apostarán también por las chicas. Tengo la esperanza de poder vivirlo.

–Es de las pocas pelotaris que prefiere la pelota de toque, ¿por qué?

–Al jugar con chicos estoy acostumbrada a la pelota de toque, a partir de cadete. En la Emakume Master Cup hemos jugado con goxua, no me gusta mucho la verdad. La prefiero para hacer manos, pero no para competir. No entreno con esa pelota. Se hizo una encuesta a ver qué pelota preferíamos, porque también había una opción de meter la mixta, que es menos dura que la de toque, pero la mayoría de chicas dijeron que goxua. A ver si algún día se cambia.

–¿Su vida seguirá igual tras esta txapela?

–Yo voy a seguir igual que siempre. Mi día a día es entrenar mucho, ir al gimnasio, correr y competir. Ya tengo muchos partidos programados y a ver si puedo ganar más torneos. Lo más próximo es el Gravni y voy a por todas. A ver si Álava gana a las otras provincias, Navarra y Gipuzkoa.