Lourdes Oyarbide, ciclista

«Estoy encantada de ser gregaria»

Lourdes Oyarbide, con el maillot del Movistar, sonríe antes de una carrera. /
Lourdes Oyarbide, con el maillot del Movistar, sonríe antes de una carrera.

La alavesa debutó la pasada semana en Valencia y espera una temporada con «objetivos bonitos» como el campeonato nacional contrarreloj

Olga Jiménez
OLGA JIMÉNEZ

Lourdes Oyarbide (Egino, 1994) afronta su segunda temporada como ciclista profesional en las filas del Movistar Team. Tras debutar en Valencia, esta semana se concentra con su equipo en Calpe (Alicante) donde tratará de adquirir la forma adecuada para afrontar una campaña con muchas carreras por delante. Ciclista de equipo, asegura que le encanta «ser gregaria» y ayudar a sus compañeras más cualificadas, pero afronta el ejercicio con «objetivos bonitos» en el terreno individual. Como el campeonato de España de contrarreloj, modalidad que se adapta a sus características y en la que ya logró el título en 2017. Vive del ciclismo y se siente una privilegiada.

–¿Cómo fue el debut de la temporada en Valencia?

–Una carrera muy tranquilla, muy llana. Solamente había que tener un poco de cuidado con el viento, y en el circuito final donde dábamos cinco vueltas por el centro de Valencia, que era algo más complicado. Este año tenemos dos corredoras muy rápidas, Roxane (Fournier) y Sheyla (Gutiérrez) y todo estaba controlado para ellas, para que llegasen bien al final. El sexto puesto de Roxane supuso un buen resultado, pero tenemos que trabajar más. Hay mucho margen y empezamos a conocernos.

–¿Qué rol tendrá en su segunda temporada como profesional en Movistar?

–Soy bastante versátil y tenemos lideres muy claras para todo tipo de carreras así que me tocará trabajar para ellas. Para las clásicas tenemos a Sheyla (Gutiérrez), al sprint Roxane (Fournier) y en la montaña Mavi García y Eider Merino. Encantada de estar de gregaria porque ellas lo valoran y agradecen. Forma parte del trabajo de equipo. Y a nivel personal, seguir mejorando en las cronos, que ahí sí que es trabajo individual y cada uno tiene que hacer lo suyo. Es una modalidad que me gusta y sí es compatible con mi función de ayudar a mis compañeras. También llegarán momentos en los que tendré libertad en carreras y podré probar alguna escapada. A ver qué sale (risas).

–¿Se nota la exigencia en este segundo año?

–Sí, sí. El año pasado éramos todas corredoras nuevas, un proyecto nuevo. Pero en esta segunda temporada ya nos van a exigir resultados y mejorar nuestro rendimiento. Por eso, la estrategia de equipo será muy importante porque siempre saldremos con un plan. Es decir, no habrá tanta libertad como teníamos el año pasado. Nos toca a todas dar un paso adelante porque el equipo se ha reforzado, con corredoras muy fuertes.

–¿Sabe ya la planificación de su temporada?

–Sabía que empezaría en Valencia, pero el resto ya veremos. No tengo objetivos claros. Me toca estar bien durante toda la temporada y ser muy constante. Tendré un calendario muy repartido. Estaré en muchas clásicas a partir de marzo en Bélgica o Italia. Se adaptan a mi estilo y me gustan porque no hay mucho desnivel, carreras técnicas y el frío me va bien. Las disfruto mucho. Pero antes, me encantaría estar en la Semana Valenciana.

–¿En sus planes está el Campeonato de España de contrarreloj y después el Mundial?

–Sería un objetivo bonito. Quiero intentar conseguir un título nacional. Es una modalidad en la que disfruto y psicológicamente no me va a costar prepararlo. El Mundial dependerá de resultados y de la nueva seleccionadora Gema Pascual. Está claro que ser campeona te da más opciones de ir al campeonato del mundo, pero todavía queda lejos porque es en septiembre.

«La apuesta femenina»

–O sea que de la posibilidad de ser olímpica en los próximos juegos de Tokio 2020, ni siquiera hablamos.

–A todo deportista nos gustaría estar en unos Juegos Olímpicos. Es un poco complicado de explicar porque va por puntos y aún no se saben las plazas que tendrá España. ¡Claro que me gustaría! (sonríe).

–¿Sigue viviendo un sueño como ciclista profesional en esta segunda temporada en las filas del Movistar?

–Sin duda. En 2017, hace solo dos años, lo veía imposible. La temporada pasada las cosas salieron bien y la apuesta de Movistar por el equipo femenino es un hecho. Así que viviré con intensidad mi segundo año como profesional porque la vida del deportista es corta y en el caso de las mujeres, más. Luego ya se verá. Voy renovando mi contrato año a año. Pero ¡quién me iba a decir a mí que me ganaría la vida como ciclista! Por eso quiero aprovecharlo todo al máximo. Cada temporada las cosas van mejorando en el ciclismo femenino, más patrocinadores, más carrerasy más visibilidad. Los pasos se van dando.