La insólita decisión de los jueces de 'Masterchef'

Los tres jueces de Masterchef, en la deliberación./RTVE
Los tres jueces de Masterchef, en la deliberación. / RTVE

Jordi Cruz, Samantha Vallejo Nájera y Pepe Rodríguez tomaron una resolución histórica ante los platos presentados por los participantes en el duelo final

Joseba Fiestras
JOSEBA FIESTRAS

«Queremos ser siempre justos», explicaron Pepe Rodríguez, Samantha Vallejo Nájera y Jordi Cruz ante la insólita decisión que habían tomado. Y es que los jueces de 'talent-show' culinario sorprendían a los concursantes con una resolución histórica. Todo comenzaba con una prueba en la que había que poner toda la carne en el asador. Los aspirantes debían elaborar un plato libre con carne en una hora. Pepe Chuletón, experto en estas lides, les explicó cómo se trata correctamente el producto. Y esta vez la recompensa era brillante porque el ganador se iba a llevar el codiciado delantal dorado. Teresa fue la vencedora y, por tanto, la portadora del mandil que concedía la inmunidad. Por el contrario, Samira no acertó ni un solo corte de carne de los expuestos en el mostrador y eso la condenó al temido duelo final. El que se salvó de milagro fue Carlos, que preparó unas chuletillas de cordero crudas que el tribunal consideró «una marranada». Jordi se lamentaba decepcionado: «Lástima que no tenga otro delantal negro para ti».

La prueba de exteriores trajo conflictos para casi todos los concursantes. 'Masterchef' trasladó sus fogones a los jardines de la Catedral de Zamora donde los participantes debían elaborar un menú por equipos -ambos capitaneados por Teresa- para sesenta ganaderos y agricultores de la zona. Hummus de manzana asada con sesitos o steak tartar de ternera de Aliste eran algunos de los manjares. Aleix, Aitana y Samira optaban por el rojo, mientras Valentín y Carlos competían vestidos de azul. Y la pareja tuvo varios encontronazos que culminaron con un choque de Valentín con Pepe Rodríguez, al alabar el experto el hummus que había elaborado Carlos.

Samantha lo pasó realmente mal durante el cocinado en Zamora al percatarse del desastre que el equipo rojo estaba realizando con su postre. La especialista en dulces tuvo que poner firmes a Aleix, Samira y Aitana, sobre todo porque la vasca no había puesto todos los ingredientes en la olla. Así, el jurado condenó a la prueba de eliminación a todos los concursantes, menos a Carlos. Teresa, a pesar de portar el delantal dorado, también participó en el desafío.

El combate final

El chef vasco Martín Berasategui fue el testigo ilustre del combate final. Los delantales negros tenían que batirse en duelos por parejas. Carlos escogió a Teresa y Aitana para el primer duelo, y la gallega superó con nota la propuesta preparando una exquisita ensalada de bogavante. Aitana escogió pelear con Aleix y les tocó cocinar un cremoso de leche de coco y naranja. Al catalán se le olvidó uno de los ingredientes y eso supuso su condena. Salvada Aitana, Aleix eligió a Valentín como rival. Un solomillo asado muy poco hecho sentenció al fan de Jiménez Losantos, que no estaba pasando por su mejor momento. «Me preocupa que la gente pueda verme como alguien arrogante y prepotente», decía Valentín sollozando. Y la última pareja la formaron él y Samira.

Al último dúo le tocó hacer una vieira marinada en ponzu, chile y kaffir. «Un resultado apoteósico», exclamó Berasategui al probar la receta de la chica, mientras el jurado admitía que el plato de su contrario era «impecable». Y tan buenos fueron los dos que el trío de expertos decidió no eliminar a nadie. La histórica determinación sorprendió gratamente a la pareja. «Por primera vez en la cocina de 'Masterchef' habéis hechos dos platos perfectos en una eliminación, así que no podemos expulsar a ninguno», argumentaron los jueces ante el aplauso generalizado.