«¿La puerta de Berri Txarrak seguirá abierta? Claro que sí»

David González, Gorka Urbizu y Galder Izagirre, ayer, en la antigua estación de Lekunberri./Juan G. Andrés
David González, Gorka Urbizu y Galder Izagirre, ayer, en la antigua estación de Lekunberri. / Juan G. Andrés

«Necesitaba aparcar el transatlántico en que se ha convertido el grupo y explorar nuevas cosas», dice Gorka Urbizu antes de iniciar hoy en Gernika su gira de despedida

JUAN G. ANDRÉS

Berri Txarrak ofreció ayer la enésima muestra de su poder de convocatoria al atraer a una treintena larga de informadores a Lekunberri, el municipio navarro donde nació el grupo hace 25 años. «Sé que el periodismo no vive sus mejores momentos, así que os agradecemos mucho que hayáis venido a la periferia», bromeó Gorka Urbizu, escoltado por sus compañeros David González y Galder Izagirre, en la Kantina de la antigua estación de tren que hoy es parte de la Vía Verde del Plazaola. Ante una gran banderola con el logotipo del 'Ikusi Arte Tour 2019', hablaron durante hora y cuarto de los motivos del «parón indefinido», de las puertas que «siguen abiertas» y de la enorme gira de conciertos que hoy comienza en Gernika y que finalizará en noviembre enPamplona.

Como único miembro original del trío, Urbizu llevó la batuta. Comenzó recordando que la decisión ha sido suya y agradeció la «comprensión» de sus compañeros. Después, González e Izagirre reconocieron que para ellos también ha sido «complicado» digerir una medida «unilateral» pero, conscientes de que «las energías dentro del grupo son diferentes», mostraron «respeto» a su colega y se comprometieron a dar al grupo «el final que realmente se merece». «Responderemos desde el escenario al tsunami de cariño que hemos recibido», prometió el líder en alusión a la rapidez con que se han agotado las entradas y a las múltiples adhesiones recibidas.

«No queremos que la gira sera un velatorio, sino un motivo de celebración» Gorka Urbizu (Vocalista)

Gorka Urbizu confesó llevar un tiempo «entre la alegría y el desgaste» tras 25 años dedicado «sin pausa» a la música, siempre con un alto nivel de «autoexigencia».Ante la imposibilidad de seguir «al cien por cien», lo dejan «en el momento más dulce». «Por eso llega la hora de aparcarlo. No me he cansado de tocar, es lo que más me gusta del mundo, pero no me veía con la fuerza necesaria para dar el siguiente paso artístico de Berri Txarrak», dijo:«A veces hay que pulsar el 'pause'».

«No fue un calentón»

Ante la «sorpresa» que originó su comunicado de diciembre, aseguró que no fue fruto de un «calentón», sino una decisión muy meditada que llegó tras varios «hitos». Así, recordó que hace un año dieron su concierto número 1.000 en Nueva Zelanda y después llenaron La Riviera (Madrid) y Razzmatazz (Barcelona) para terminar reuniendo a 10.000 personas en el BEC. «Esa noche llegué al hotel con una sensación de satisfacción total, me tumbé en la cama y casi me parecía ver por la ventana un cartel de neón gigante con la pregunta:'¿Y ahora qué?'».

«Ahora sólo cabe estar a la altura y dar a esta banda el final que realmente merece» David González (Bajo)

La respuesta la halló en su instinto y en el inefable «impulso artístico». «Siento que debo dejar el grupo que ha sido el eje de mi vida para explorar nuevas cosas, seguir aprendiendo», agregó. «Es un parón indefinido porque no tiene fecha de vuelta. ¿La puerta de BerriTxarrak seguirá abierta? Claro que sí, precisamente porque lo dejamos ahora que estamos bien entre nosotros y la gente nos sigue respaldando», opinó.

Con todo, dijo desconocer qué le pedirá el cuerpo dentro de diez años o «en qué andarán metidos David y Galder». «Seguro que continuaremos en la música, a saber en qué formato y con quién, eso importa poco. Lo único que tenía claro es que necesitaba descanso, tomar distancia y aparcar el transatlántico en que se ha convertido Berri Txarrak, para seguir creando con otra firma, de otro modo», señaló un artista deseoso de «dedicarle tiempo a lo que vendrá, que aún es una nebulosa». Aunque no pudo desvelar mucho, admitió que ya tiene esbozos de nuevas canciones y que quizá las presente bajo su propio nombre pero en compañía de otros músicos. Ahora, sin embargo, quiere centrarse en una gira que se prevé tan larga como emocionante:«No queremos que sea un velatorio, sino una celebración».

El grupo anunciará en breve otro concierto «multitudinario»

Durante los próximos ocho meses, Berri Txarrak se despedirá del público con una larga serie de conciertos que incluyen fechas en España, varios países europeos, EEUU, México e incluso Asia. Al medio centenar de citas anunciadas podrían sumarse más. Para que nadie se quede sin disfrutar de una despedida que ha agotado las entradas en buena parte de los escenarios confirmados, la banda está preparando un concierto multitudinario que se anunciará en fechas próximas.